Páginas vistas en total

sábado, 1 de abril de 2017

LOS TRES CEREBROS DE PAULA (Y DE TODOS)

Esta joven es una de mis musas, uno de mis referentes. Paula Gonzalvo es arquitecta como yo, y una mujer que tiene lo que yo llamo: "un cerebro integrado". Lleva un proyecto náutico que se llama "Allende de los Mares. Es una mujer "coherente con la vida". No es bohemia, no es "hippie", no es una mujer sin propósito y que por eso navega, es una mujer que integró sus tres cerebros y ya no vive sólo desde el cerebro reptil y el límbico que nos hace ser personas miedosas y que sólo vivimos para aquellos que llamamos "los míos". Tiene rumbo, meta y sentido. Para ella y para todos.
Te lo explico mejor.
LOS TRES CEREBROS INTEGRADOS DE PAULA.
Todos tenemos "tres cerebros". Uno es el reptiliano que nos hace vivir desde la más absoluta supervivencia y casi toda la sociedad, pese a las máscaras de que no lo hacemos así, vivimos sólo desde esta parte de nuestro cerebro. Desde el miedo más profundo a la supervivencia. La persona que sólo vive desde aquí, no tiene más pensamientos que buscar la supervivencia. Vivimos desde la voz del ego, y no hay más.
Luego tenemos el cerebro límbico, este se encarga de nuestras relaciones, de nuestro bienestar emocional. La persona que vive desde la supervivencia y el cerebro límbico sólo tiene una meta: sobrevivir y relacionarse con "los míos". Cuando funcionamos desde aquí, es raro que nos movamos del sitio en el que hemos nacido y sólo nos interesa "nuestro bienestar y el de lo que nosotros llamamos "los míos". No nos interesa nada más.Y nunca alcazamos la meta, ya que la vida está diseñada para cambiar y moverse. Vivimos con estrés, y sólo para la familia y lo que nosotros consideremos nuestro ecosistema. Sufrimos continuamente, porque este ecositema de los "los míos" nunca puede mantenerse todo el tiempo estable como deseamos. Ya que nadie es parte de los "míos" como percibimos desde el ego y no logramos jamás que ese ecosistema no tenga "fallos". Tarde o temprano alguno de los míos se enfermará, tendrá sus propios retos vitales, ya que ese ser viene a la vida a evolucionar aunque nosotros lo hayamos metido en el corralito de los "míos" y nuestro deseo sea que esa persona no cumpla con su destino, lo que incluye algún tipo de sufrimiento. Todos somos hijos de la vida y estamos sujetos a las leyes de la impermanencia y la evolución. Todos son los "míos", cuando nos abrimos a la vida y su voluntad. Es aún un estadio muy primitivo de evolución vivir las relaciones sólo desde la seguridad de algo llamado "los míos".
Y por último tenemos el neocortex, el lóbulo frontal, es la parte de nuestro cerebro que es creativo y tienes las grandes ideas, las grandes visiones. Es la base cerebral de nuestra grandeza y en la que trascendemos el miedo del ego y tenemos un sentido de vida que va más allá del entorno, el tiempo y el cuerpo. Somos capaces de reflexionar sobre si lo que nos dice el entorno es válido o no para nosotros.
EL MARAVILLOSO NEOCORTEX: LA SEDE DE TU GRANDEZA.
Desde el lóbulo frontal, estamos en condiciones de crear un legado, tener pensamientos diarios constructivos que no sean del cerebro reptil, y no estar sólo centrados en el bienestar IMPOSIBLE, de la familia, los hijos y los amigos cercanos, ya que esto es imposible. Aquí nos damos cuenta que estamos en la vida para algo más que tener miedo a todo y vivir según los dictados de la época. Somos capaces de pensar por nosotros mismos y trascender el miedo a morir básico de sólo vivir desde el cerebro reptiliano. Cuando hemos integrado el cerebro reptiliano que nos hace creer que vamos a morir todo el tiempo, el límbico que nos hace pensar sólo en "los nuestros" y ya tenemos desarrollo en nuestro neocortex, es cuando la vida adquiere todo sentido. No nos interesa lo que la "sociedad" dice que hay que hacer, nosotros creamos nuestra visión y nos volvemos "solidarios" con todo el ecosistema de la vida, sin pensar sólo en "la familia y los nuestros". Esto ya no es viable. Se desarrolla un gran sentido de legado y contribución social y la persona comprende porqué ha temido toda su vida. Si escaneamos el cerebro de una persona como Paula, veremos que los tres cerebros están integrados. No es una tarea titánica. Es para lo que estamos aquí y para lo cual hemos sido diseñados por una inteligencia superior que se "hace cargo de todo".
TODOS TENEMOS LA CAPACIDAD QUE PAULA DESCUBRIÓ Y DESARROLLÓ.
Paula ha evolucionado hasta tan punto que no le parece inusitado ser arquitecta para dedicarse a navegar. De hecho lo considera imprescindible. No tiene miedo a la incertidumbre, sino que la considera una aliada y su capacidad de aprendizaje y neuroplasticidad están intactas. Sabe porqué hace lo que hace y está dejando un legado a los demás. Este cerebro se ha integrado. Se ha vuelto trascendente. Ha desarrollado el neocortex y es un cerebro que aporta significado a los demás.
Todos tenemos esta capacidad, pero debemos permitirla. Debemos ir más allá "Allende de los mares de nuestra mente", más allá del miedo a no sobrevivir y del miedo a "los demás me hacen daño por eso sólo estoy al lado de los míos". No existe eso de los "míos", porque si uno de ellos te traiciona, pues ya lo pondrás fuera de ese corral- Sólo existe la Vida única y la voluntad de ir hacia ella, o de huir de ella. Para una mujer con el cerebro integrado, como Paula, o Teresa de Calcula, o cualquier persona con visión, los "míos" son todos a los que uno aportará con su única e intransferible contribución y eso "incluye" a los familiares cercanos. El Papa Francisco no está pensando en "Los Bergoglio" como me preguntan una y otra vez los periodistas. Está pensando en toda la vida sin apellido. Está contribuyendo para todos. La vida, no tiene apellido. Eso es un invento de la mente en estado de supervivencia. Paula no navega "sola y sin su familia" por los mares del mundo. Ella permite que la familia Vida, la utilice como instrumento. Como dijo una vez aquel pobre de Asís, que era inmensamente rico: "hazme un instrumento de tu paz"
Suelta la supervivencia.
Suelta a los tuyos.
Permite que la vida te utilice para todos.
Gracias Paula, por tu ejemplo para tantas mujeres que aún temen ser lo que pueden SER :)
El Mundo interesado en las experiencias de Allende los mares.
Paula Gonzalvo aparcó su carrera para empezar una vida en el mar, de barco en barco y de destino en destino. El caso es que de lobo de mar, esta…
ELMUNDO.ES

No hay comentarios:

Publicar un comentario