Páginas vistas en total

sábado, 27 de febrero de 2010

MUSICA DEL BLOG. Pulsa play para escucharla

QUE ES LA REALIDAD Y QUE NO ES

Debido a las preguntas que he recibido con mucho cariño sobre qué es la realidad, publico nuevamente esta entrada que es bastante científica.

Para comenzar el viaje hacia las tierras cuánticas, es imprescindible quitarse los zapatos. Si no te los quitas, no podrás maravillarte ni abarcaresta mágica escala dónde tú y yo somos la misma cosa, hecha de vacío. Existes en múltiples capas de inteligencia e información. El hombre o mujer que eres existes, claro, pero voy a hablarte de un nivel más profundo y de este entendimiento tu tarea como creador, se volverá mucho más “optimizada”. Los zapatos que debes dejar en el rellano, queridos amigos, es el de los 5 sentidos y tu percepción del tiempo como flecha disparada en el tiempo, incluidos los zapatos del sentido común. Con ellos, no podrás viajar conmigo. Vamos allá.

Primero vamos a echar mano de nuestro amigo Deepak Chopra, quien nos ha facilitado mucho el camino a los que buscamos entender qué es eso que llamamos realidad, porque es un excelente “traductor” dellenguaje matemático a un idioma legible. Voy a describir “el antiguo paradigma” en el que la mayoría acordamos aceptar y es nuestra manera “normal” de ver el mundo. Según el médico indio Chopra,expuestos en su libro:Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo, verdadera cumbre del pensamiento humano que demuestra su conocimientoprofundo en física cuántica, estos son los parámetros que “nos han enseñado” para percibir el mundo.

1- Existe un mundo objetivo, independiente del observador y nuestros cuerpos son un aspecto de este mundo objetivo.

2- El cuerpo está compuesto por masas de materia, separadas entre sí en el espacio y el tiempo.

3- Mente y cuerpo son cosas separadas e independientes la una de la otra.

4- El materialismo es primario, la consciencia es secundaria. En otras palabras somos máquinas físicas que han aprendido a pensar.

5- La conciencia humana puede ser explicada por completo como producto de la bioquímica.

6- Como individuos somos entidades desconectadas y auto-suficientes.

7- Nuestra percepción del mundo es automática y nos brinda una imagen adecuada de cómo son realmente las cosas.

8- Nuestra verdadera naturaleza queda totalmente definida por el cuerpo, el yo y la personalidad. Somos briznas de recuerdos y deseos encerrados en paquetes de carne y huesos.

9- El tiempo existe como absoluto y somos cautivos de ese absoluto. Nadie escapa a los estragos del tiempo.

10- El sufrimiento es necesario, forma parte de “la realidad”. Somos víctimas inevitables del envejecimiento, la enfermedad y la muerte.

Estos diez supuestos son invenciones de la mente humana, no describen acertadamente nuestra realidad. Confiamos en ellos por superstición, por conveniencia acordada y por desconocimiento de la escala ínfima de la materia.

Cada supuesto del antiguo paradigma se puede reemplazar por uno nuevo, por una versión más completa y expandida de la verdad. Estos supuestos son también creados por la mente humana en base a nuevas observaciones hechas en laboratorios dónde se estudian las partículas, pero nos dan una refrescante libertad y poder para cambiar nuestras circunstancias. Para acceder a la paz mundial y reescribir nuestras vidas cuyos hechoscreemos son inevitables y cambiar nuestra percepción del mundo y las personas. Son los siguientes según Chopra:

1- El mundo físico, incluido el cuerpo es una reacción del observador. Creamos el cuerpo según creamos la experiencia de nuestro mundo.

2- En su estado esencial, el cuerpo está compuesto de energía e información, no de materia sólida. Esta energía e información es un afloramiento de infinitos campos de energía e información que abarcan el Universo.

3- La mente y el cuerpo son inseparablemente uno. La unidad que soy YO, se separa en dos corrientes de experiencia. Experimento la corriente subjetiva como ideas, sentimientos y deseos. Experimento la corriente objetiva como mi cuerpo. Sin embargo en un plano más profundo las dos corrientes se encuentran en una sola fuente creativa. Es a partir de esa fuente desde donde debemos vivir.

4- La bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia. Creencias, pensamientos y emociones crean las reacciones químicas que sostienen la vida de cada célula. Una célula envejecida es el producto final de la conciencia que ha olvidado cómo mantenerse nueva.

5- La percepción parece ser automática, pero en realidad es un fenómeno aprendido. El mundo en que vives, incluido tu cuerpo está completamente inspirado en el modo en que aprendiste a percibirlo. Si cambias tu percepción cambias la experiencia de tu cuerpo y de tu mundo.

6- Hay impulsos de inteligencia que crean tu cuerpo de nuevo a cada segundo. Lo que tú eres equivale a la suma total de estos impulsos y, al cambiar tus esquemas, cambiarás tú.

7- Aunque cada persona parezca separada e independiente, todos nosotros estamos conectados a patrones de inteligencia que gobiernan el cosmos entero. Nuestros cuerpos son partes de un cuerpo universal. Nuestras mentes son un aspecto de la mente universal.

8- El tiempo no existe como absoluto, sólo la eternidad .El tiempo es eternidad cuantificada. Atemporalidad cortada por nosotros en fragmentos y trozos (segundos, horas, días, años) Lo que llamamos tiempo lineal es nuestro modo de percibir el cambio. Si pudiéramos percibir lo inmutable, el tiempo dejaría de existir tal como lo conocemos. Podemos comenzar a metabolizar lo inmutable, la eternidad, lo absoluto. Al hacerlo estaremos listos para crear la fisiología de la inmortalidad.

9- Cada uno de nosotros habita una realidad que se encuentra más allá de todo cambio. En lo más profundo de nosotros, sin que lo sepan los cinco sentidos, existe un íntimo núcleo de ser. Un campo de inmutabilidad que crea la personalidad, el yo y el cuerpo. Este ser es nuestro estado esencial, es quien realmente somos.

10- No somos víctimas de la enfermedad, el envejecimiento y la muerte. Estos son partes del escenario, no del espectador, que es inmune a cualquier forma de cambio. Ese espectador es el espíritu, la expresión del ser eterno.

Como no hay cualidades absolutas en el mundo material, es falso decir que existe siquiera un mundo independiente “ahí fuera” El mundo es un reflejo del aparato sensorial que lo registra.

Antes de hacer una observación o una medición, el objeto ya existe como probabilidad de onda (técnicamente función de onda) No tiene una ubicación ni una velocidad específicas (principio de incertidumbre de Heinsemberg). El objeto en ese estado de función de onda, contiene la posibilidad de estar aquí o allá cuando sea observado en una medición. El objeto tiene posiciones y velocidades potenciales, pero no sabremos cuáles son hasta que “sea observado”

Desde ese punto de vista- escribe Brian Greene en el Tejido del Cosmos-, cuando medimos la posición de los electrones no estamos midiendo un rasgo objetivo y preexistente de la realidad. El acto de la medición, por el contrario, está profundamente envuelto en la creación de la realidad misma que estamos midiendo. El físico Capra concluye: “ el electrón no posee propiedades objetivas independientes de la mente”. Todo esto sirve para desdibujar una distinción tajante entre el observador y el mundo objetivo “de ahí fuera”. Ambos se co-crean mutuamente y son inseparables.

En términos prácticos y un poco burdos, y con una analogía podemos explicar el fenómeno de la percepción del universo imaginando a cada humano con unas gafas de realidad virtual. Cada observador con esas gafas “cree que está en ese mundo que ve”, pero en realidad lo está creando en su mente.

Esta interpretación, confirmada innumerables veces en laboratorios, el más importante llamado La interpretación de Copenhague, lleva al extremo la idea de que el acto de la observación consciente es el factor clave en la formación de la realidad.

Las tradiciones metafísicas y espirituales más antiguas han sostenido siempre, en palabras de Amit Goswani, “la consciencia es el fundamento de todo ser”. Los protones y los neutrones se han incorporado al debate hace relativamente poco.

Conclusiones: Nos cueste aceptarlo uno o mil años, se ha comprobado que creamos la realidad con la mente y las emociones a través de la frecuencia de nuestros pensamientos y sentimientos. Cada emoción humana viene asociada a un recuerdo almacenado en la memoria y tiene una frecuencia específica como “energía en el acto de observación”. Cada emoción humana es lo que constituye: la atención hacia determinadas frecuencias del campo cuántico. Y de cada emoción humana se derivan pensamientos con su frecuencia asociada, los cuales constituyen “la intención” . La intención es la información (quiero un violín rojo) y la emoción lo hace manifestar en el mundo físico (me siento bien porque sé que puedo conseguir un violón rojo).

Las implicaciones personales de comprender estos conceptos son insuperables. La implicación de conocer que adiestrando y educando la mente humana y saneando las emociones derivadas de ella, podemos alterar nuestra realidad cotidiana, nos deja para siempre fuera del ámbito del victimismo y nos pone en el mundo de la magia cuántica, de la realización personal y de la iluminación espiritual.

No somos seres humanos que tienen experiencias espirituales ocasionales. Somos seres espirituales que tienen experiencias humanas ocasionales.

No podemos permanecer impasibles y no divulgar estos conocimientos que están experimentando millares de personas y que no están experimentando millares de personas.

OBSERVA SIN JUZGAR, TU NEGATIVIDAD

Observa sin juzgar tu negatividad

La negatividad en nosotros es parte de nuestra dimensión humana, del mundo de las formas que percibimos desconectadas debido a los sentidos. Recuerda que el aparato sensorial siempre te está devolviendo una interpretación que haces de las fuerzas abstractas de la Vida que eres debajo de la forma que crees ser. Cada vez que reacciones con negatividad ante cualquier situación, si eres capaz de observarla, entonces te has vuelto un testigo de ese dolor. Y el dolor no puede permanecer en presencia de la Presencia. En presencia de la consciencia que eres en realidad. Cada vez que la negatividad se apodere de ti, en forma de ofuscación, irritabilidad, celos, envidia, auto-compasión, desasosiego, sensación de privación amorosa o material…observa esa emoción, observa ese estado como quien observa a un perrillo ladrar o llorar y te dan ganas de ir a acariciarle. De ese modo te vuelves altamente consciente y testigo de esa experiencia, sin perderte en ella. Si la emoción te lleva a llorar, llora, habla con la persona implicada, intenta apaciguarte, o aléjate de la situación, pero intenta no quedarte varado emocionalmente en la experiencia, porque así se alimenta el parásito psíquico que todos llevamos en la cabeza: el ego y sus interminables conflictos con la Vida. No te juzgues por ser presa pasajera de la negatividad, ya que estás en la dimensión humana como experimentador. Pero lo más importante es que no te ancles en la tristeza, en el dolor, en la rabia. No que no las sientas, sino que no te vares en ellas mucho tiempo, es lo importante. De este modo no creas tiempo en tu mente. Porque el ego se alimenta del tiempo, del pasado, de los recuerdos, de la sensación de victimización, de la interminable interpretación del ego “lo que ellos me hicieron”. Si te deshaces cuánto antes de la negatividad cuando esta emerja en forma de cualquier emoción de baja frecuencia, eres una flor para este mundo. La limpias, la descontaminas. Eres en ese caso, al volverte un testigo de tu falsedad, la consumación de todo lo bello y verdadero, de la inteligencia que eres, de la Vida Infinita que eres por debajo de todos los insaciables debates del ego. Entonces tu perímetro pequeño se expande hasta las mismas galaxias, ya que tu perímetro es aquel que tú decidas y tú decides todo el tiempo, qué cosas son triviales y cuáles no lo son. Al ser un testigo de tus comportamientos adictivos sin juzgarte, tu perímetro es el real, el de todo el universo contenido en el Ahora.

martes, 16 de febrero de 2010

LAS FRECUENCIAS VIBRACIONALES.

A continuación expongo un artículo de sumo interés y que creo es quizás, el más importante de este blog. Los autores son dos de mis maestros. Uno de ellos es la autora mexicana Olivia Reyes Mendoza, una mujer a la que admiro profundamente porque es una de los pocos coach de sexo femenino que conozco que se ha tomado el tiempo y el compromiso en estudiar el nuevo paradigma a nivel científico y el segundo (incluido en el artículo de Reyes Mendoza) es el afamado médico y autor Wyne Dyer, con quien nos hemos formado muchas personas debido a su intenso aporte a la evolución humana
La ley de la atracción responde a todas las vibraciones que emitimos y no tiene criterio ni puede discernir si lo que atraemos es benéfico o no, "simplemente es un sirviente".

Existen varias frecuencias vibracionales, en su libro "There's a spiritual solution to every problem" el Dr. Wayne Dyer nos proporciona la siguiente escala para explicarnos el campo de energía a un nivel subatómico y en ese mismo libro el Dr. Dyer nos dice que en los niveles mas bajos de energía (10,000 ciclos por segundo) es donde se crean los problemas, mientras que en los niveles mas altos ( 100,000 ciclos por segundo) todo problema desaparece, he aquí la escala del Dr. Dyer:

10,000
Ciclos por segundo
vibración baja A
Enfermedad
Miedo
ansiedad
conciencia egótica

20,000
ciclos por segundo
vibración baja B
libre de síntomas
sentido normal
conciencia social

100,000
ciclos por segundo
vibración alta C
Salud
Incapacidad de
permanecer inmóvil
ó estancado
conciencia divina o de unidad


Lo anterior nos ayuda a entender con más detalle muchos de los casos que observamos en la vida diaria.

Por ejemplo una persona que es pobre ó está enferma (se encuentra en la parte A 10,000 ciclos por segundo conciencia del ego), sin importar lo buena, noble y caritativa que sea no puede tener acceso a la riqueza o a la salud, si no logra un cambio de conciencia.

Para lograrlo tendría que moverse desde:

A_______________________B____________________ C____________________

Una persona que se encuentra enferma y sumida en una conciencia de miedo, ansiedad, estrés etc. no puede sanar estando en ese mismo lugar, debe hacer un cambio.

Al igual una persona que no tiene dinero y se encuentra en la misma conciencia del ego, tiene miedo, ansiedad y depresión. No puede hacer dinero por mucho que trabaje y por mucho que pida a Dios, porque se encuentra en los mismos 10,000 ciclos por segundo que observamos en la letra A.


El Dr. Dyer nos dice también en su libro que nos encontramos en la baja densidad de 10,000 ciclos debido a que hemos dado demasiado poder a nuestros sentidos (ojos, oidos, tacto, olfato etc), él dice que éstos sentidos pertenecen al mundo de las frecuencias bajas y por ello no podemos dejar toda nuestra conciencia en manos de nuestros sentidos o confiar totalmente en lo que ellos nos permiten observar o percibir, debemos creer en lo invisible, en lo que no podemos oír y en lo que no podemos tocar aún.

Por eso es importante mantenerse alerta a las vibraciones que ofrecemos, ya sea negativas o positivas, obtendremos mas de ellas, todo el tiempo estamos enviando vibraciones externas, que no se ven y no percibe el ojo humano.

Por ejemplo al observar una flor o un paisaje hermoso ofrece una vibración de alta intensidad y por el contrario cuando te concentras en un hecho que molesta o te hace sentir depresión, enojo, escacez etcétera, ofrece una vibración de baja frecuencia.
Olivia Reyes Mendoza. Autora mexicana.

PARA ATRAER EL AMOR DE PAREJA. ESPECIALMENTE DEDICADO A MUJERES


PARA ATRAER EL AMOR DE PAREJA. ESPECIALMENTE DEDICADO A MUJERES.

Querida amiga: cómo en toda área de tu vida, para atraer lo que deseas desde el alma, primero tienes saber lo más profundamente posible quien eres en realidad. Voy a recordarte quien eres apoyándome en otras de las entradas de este blog que se titula :"LOS TRES PACTOS DE AMIGABILIDAD CON EL UNIVERSO":

Primer pacto con la amigabilidad del Universo: No le creas a los sentidos: nada es sólido, o al menos no tan“sólido” como parece. Somos energía vibrando en distintas frecuencias. Pero que ese conocimiento se convierta en sabiduría, no es indiferencia hacia la vitalidad del juego que jugamos en la Vida. Si logramos que este “conocimiento” intelectual colabore con el corazón, y vamos por la vida con la inocencia de un niño pero con la sabiduría de un maestro, todo en la vida nos será amigable.
Segundo pacto con la amigabilidad del Universo: No le creas a los demás. Cada persona vive su propio sueño personal, con su propiosparadigmas en interpretaciones de la totalidad. Según lo fuerte que haya sido su “domesticación hacia el olvido” de lo infinito que es, reaccionará ante ti. Pero no es nada personal hacia ti. Reacciona según su aprendizaje, según su dolor emocional acumulado. Según su fardo de pasado. Según sus elecciones sobre la felicidad y el sufrimiento. Si te agrede, si te dice que no vales, si te dice que eres feo, tonto, que no puedes, que la sociedad dice que no puedes, que te odia, que todo va mal, recuerda: no es nada personal hacia ti. Está en su propio sueño y te mira con sus gafas. Así que no le creas cuando te habla de tu valor. Ni para enaltecerte ni para hundirte tiene autoridad. Eso no significa que no podamos agradecer cumplidos o aceptar amistosamente críticas. Ambas pueden construir nuestro pacto con la libertad. Pero creer las creencias sociales es una forma de romper el pacto de amigabilidad con el Universo, ya que la mayoría de las creencias sociales no provienen de la amigabilidad con el universo sino del miedo hacia el Universo. Todo depende del grado de amigabilidad con el que reaccionamos nosotros, no el otro. Debemos hacernos cargo de nuestra mitad en este pacto de amigabilidad. Nuestra mitad en el pacto es la única que nos vale a nosotros, ya sea con la pareja, con los padres, con los colaboradores, con los dependientes, incluso con nuestro perro.
Tercer pacto con la amigabilidad del Universo: no te creas a ti mismo. Hemos sido domesticados para no percibir directamente nuestra amigabilidad con nuestra infinita Belleza y Potencial. Pero quienes nos han domesticado también han sido domesticados. Así que no vale culparles. Sólo cuenta este momento en este pacto con tu diálogo interno, no las voces del pasado ni las de nuestros educadores. Has sido domesticado para tener un severo juez interno, que se juzga permanentemente por todo, por su cuerpo, por sus actos, por su pasado, por sus palabras. No has sido domesticado para amarte, porque casi toda la sociedad vive en el paradigma equivocado. La inteligencia que ha creado toda la existencia te ha creado a ti, eso es un hecho que no necesita de ninguna creencia ni nombre ni título para etiquetar esa inteligencia. Estás en el planeta como creación, es un hecho. Es indudable que la inteligencia que te ha creado, que ha creado la perfección de cada una de tus células, te ama. Por lo tanto, no te creas a ti mismo, cuando tu diálogo interno dice que no vales, que nadie te amará, que no tienes el cuerpo o el talento apropiado, que no tienes el dinero apropiado, que no tienes la salud apropiada, que no tienes las herramientas apropiadas. Todo eso puede ser cierto sólo para algunos otros soñadores que te exigen una perfección que no existe. Nadie es perfecto en la superficie, pero sí en la profundidad, dónde cada creación es bella e infinita. Pero recuerda cuando te juzguen y esos juicios te lleven a juzgarte: ellos están en su sueño y no es nada personal. En este infinito ahora, en este infinito espacio que abarcas, lo tienes todo. Y todo en ti es Belleza. Por lo tanto si no le crees al juez interno, estás dejando que hable el sabio interno. La voz que susurra , cuando se calla el juez. Y esa voz te irá guiando paso a paso si la escuchas. El tercer pacto de amigabilidad con el universo es este: no le creas al juez interno que juzga todo lo que haces como “bueno o malo”, esa es la voz de la domesticación. Si has tomado una decisión que no ha traído felicidad para ti y los demás, lo sabrás porque el cuerpo te lo dirá con señales de incomodidad. Se está expresando el corazón a través del cuerpo. Hazle siempre caso al cuerpo, en su malestar hay un gran mensaje. Pero culparse no sirve de nada, es romper el pacto de amigabilidad contigo mismo. No lo volvamos a hacer, pidamos disculpas siempre que podamos y continuemos el viaje sin darle de comer al juez interno. ¿Qué parte de tu cuerpo es “fea” en esta magnífica creación que es tu cuerpo individual e irrepetible?. Nada es ti es feo, es literalmente imposible que haya algo feo en ti. Verás que cuando celebras tu infinita belleza, cuando la agradeces de verdad sin juzgarte, (aunque en el momento haya desarmonía),el cuerpo se estabiliza en su peso y en su bienestar porque “se alinea” con los ritmos del universo, que siempre son bellos.
Estos son los tres pactos de amigabilidad con el universo, siempre son pactos con el momento presente, el único momento que existe. La joya. Si logramos serle leales a estos pactos, la amigabilidad del universo que es su verdadera voluntad, se expresará a través de nosotros en nuestro sueño personal y único.

Una vez que has comprendido que tú eres el universo entero y has logrado ampliar intelectualmente "tu perímetro", puedes usar el poder femenino que tienes a tu alcance para atraer amor masculino a tu vida. Todos los maestros dicen: "ámate a ti mismo". Pero yo siento que casi todas las mujeres del planeta que estamos haciendo desarrollo personal comprendemos esta frase dentro "del viejo paradigma" que reza que " mismo" es el ego, ese yo de perímetro escaso que todos tenemos la ilusión de ser, debido a que todos tenemos la "sensación" de que existimos como un observador independiente de lo observado, del mundo. Pero si has leído mis entradas anteriores, la más importante es "qué no es la realidad y qué si es" en la cual desgloso a tu Yo profundo, ya tendrás una percepción de " misma" de un perímetro mucho más amplio que pensar que uno es sólo el cuerpo físico que experimentamos e incluso creamos "con los sentidos". No quiero ser científica en este artículo, tú estás leyendo ilusionada esperando que te enseñe y me enseñe a mí misma a que ese caballero maravilloso que anhelas llegue a tu vida. Pero es fundamental que entiendas primero cual es tu verdadera identidad. Eres, fuiste y serás siempre CONSCIENCIA PURA SIN ETIQUETAR. Eres el campo de todas las posibilidades cuánticas. Eres la diosa primordial. La mujer infinita, la Afrodita Universal. Tu esencia femenina está contenida en toda las partículas de la Vida, porque tú eres "en realidad"todas las partículas de la Vida. Todo lo femenino en el universo vibra cuando tu ser femenino esencial vibra. Y todo lo masculino en el universo "atiende" a tu vibración cuando tu ser esencial femenino vibra. Por eso es fundamental que siempre amplíes intelectualmente y emocionalmente desde el corazón tu perímetro y te conectes con la fuente de todo lo manifestado. Porque la única relación que importa es la que tienes con La Fuente, con Dios, con el Ser en ESTE MOMENTO. Recuerda los tres pactos de amigabilidad con el Universo. Lo que debes es sanear tu relación amorosa CONTIGO MISMA. Y como hemos estudiado juntas Contigo Misma, es un concepto que estamos ampliando al estudiar el nuevo paradigma científico. En realidad debes enamorarte y sentir que se ha enamorado de ti La Fuente. Debes dejar de ver a Dios como algo masculino, si lo masculino es amenazante para ti, ya que el Dios de la niñez, tiende a ser un objeto mental masculino. Jamás estás sola en un universo que está interconectado y es holográfico dónde cada parte está en todas partes. Es literalmente imposible estar solo en este universo. Sólo te "sientes" sola, debido al condicionamiento social, y educativo que has recibido. Pero ahora te estás re-educando, y gracias por hacerlo también conmigo. Esto que te digo ES ESENCIAL. Porque todo lo que manifiestas viene de tu ESTADO EMOCIONAL. Ya hemos estudiado que la matriz cuántica ATIENDE A TUS SENTIMIENTOS, ese es el SOFTWARE, que usa la matriz cuántica para "cocinar y servir realidad". Si cuando piensas en atraer tu pareja te sientes: sola, desconectada, desamparada, poco bonita, abandonada, y anhelante, la matriz cuántica que es EXACTA a través de la ley universal de la atracción, no tendrá otra opción POR LEY de devolverte más de lo mismo, es decir lo que vibra en esa frecuencia emocional. Recuerda siempre que este universo es DE EMOCIONES, parece que así lo ha diseñado la fuente juguetonamente para que los humanos experimentemos EL GRAN JUEGO DE LA VIDA. Entonces es fundamental que al pensar en esta área de tu vida EMITAS VIBRACIONES. ¿y qué es eso? Cómo hemos visto consiste en SENTIR. Debes emitir vibraciones de romance, de belleza, de ternura, de compañerismo, de intenso romanticismo. Y este universo que es holográfico, es decir que en cada parte está el todo, responderá a la parte co el todo. Todo lo que vibre en consonancia con tu sentir, lo experimentarás. Los hombres te mirarán por la calle, se acercarán antiguos novios, las personas te encontrarán carismática, hasta es probable que se te acerquen animalitos en la calle. ¿Porqué? Porque estás haciendo un gran pacto de amigabilidad con el Universo Ahora. Y el universo responderá a tu amigabilidad con amigabilidad. Es esencial que entiendas esta palabra: AHORA. No esperes a que llegue tu hombre para experimentar esas sensaciones de conexión romántica con la Vida Ahora. Porque entonces la ley de la atracción pospondrá infinitamente tu felicidad. Sólo tienes este momento. Si quieres profundizar más en este tema del tiempo, te invito a leer la entrada AHORA. Ahora, siéntete amada, deseada, y sostenida por la Fuente, porque así es. Ahora pasemos a otro punto esencial. Hasta ahora hemos tocado dos temas: quien eres es uno, tu postura energética EMOCIONAL es el segundo tema, pero viene un tercer punto fundamental para la creación consciente de tu pareja ideal: LA INFORMACIÓN. La materia, como hemos estudiado en otras entradas, es ENERGÍA E INFORMACIÓN. La energía es lo que manifiesta, pero la información es la que LE DA FORMA A ESA ENERGÍA. A la hora de pensar en tu hombre, y mientras eres feliz AHORA, debes captar y DISFRUTAR todas las señales que te manda el universo, MIENTRAS TE CENTRAS EN LA ESPERA. Para que la cocina cósmica sepa bien qué clase de "pastel"debe cocinar para ti, tienes que ORDENAR LA INFORMACIÓN QUE LE DAS. Cuánto más orden en el pedido, igual que en un restaurante, más orden en la entrega y más rápido lo obtendrás. Haz una lista de las cualidades que deseas en un compañero, pero dedica a esta lista varios días e intenta diferenciar entre los deseos del ego herido y los deseos del alma. Dedica tiempo a pensar qué necesitas exactamente EXPERIMENTAR CON UN HOMBRE. Y porqué deseas experimentar esas cosas. Recuerda a cada momento que no nos enamoramos de personas (recuerda que tú eres todo el universo) sino de EXPERIENCIAS QUE DESEAMOS TENER. Porque aún cuando él llegue, no podrá darte felicidad. Ya sabes que tú eres todo el universo y que ERES FELICIDAD. El universo de las formas se acoplará siempre al universo emocional de las no formas. Debes emitir felicidad tú primero, DEBES SER FELICIDAD, para que el universo pueda a través de sus leyes exactas, pasar de la dimensión no formal a la formal, tu experiencia romántica. Esta experiencia, recuerda, es SIEMPRE CONTIGO, tú emites, tú recibes. Enamórate de ti. La Vida ya es tu amante. Ahora tú permite ser tú la amante de la Vida. No olvides los pactos de amigabilidad con el universo y que esta relación es la más importante. De hecho, es la "única" relación que has venido a manifestar en los diferentes disfraces que llamas: mis relaciones. Me curo contigo.

lunes, 15 de febrero de 2010

LAS RELACIONES SENTIMENTALES

Las relaciones sentimentales: porqué producen tanta ansiedad y desazón.

Estos días he recibido algunas cartas de personas con la que estoy aprendiendo a ser feliz y muchas de ellas me han expuesto que las relaciones sentimentales les producen mucho dolor e incertidumbre. Por supuesto yo también he tenido y tengo esas emociones. Pero cierta curación interior se ha dado en mí estos días y le he sentido bastante real a esa curación. Aunque no es total la cura, la percibo bastante completa. Intentaré explicarte porqué creo que las relaciones íntimas producen tanto placer y tanto dolor a la vez y que juntos investiguemos como podemos hacer que esta parte de la vida espiritual con experiencia humana, no nos rompa por dentro. En primer lugar tener ego es percibirse separado del todo, es decir que nos percibimos irrealmente. El ego es el yo que se percibe a sí mismo separado de la Vida que Es. En las relaciones íntimas, es dónde esta ilusión de la separación está más evidente. Es una herida que compone lo que sabiamente Eckhart Tolle (le considero uno de los mayores maestros vivos del momento) llama: “el cuerpo del dolor”. Este parásito psíquico que en algunas personas es muy denso, está hecho de todos los residuos energéticos que han dejado en ti experiencias afectivas en la que esta voz ha sonado: “no soy amado”. Es un parásito psíquico, no es real, es como un fantasma que nos acompaña pero que nosotros decidimos darle solidez y realidad. En algunas personas todas sus relaciones son motivadas en el 100 por cien por estas energías residuales del pasado. En la relación con el otro sexo, o del mismo sexo si eres homosexual, esta herida está muy expuesta. Porque el ego se expone y su identidad está en juego. La mayoría de la gente que me ha comentado su historia sentimental estos días me ha dicho esto: “El o ella son responsables de mi infelicidad”. Si él o ella “actuaran de otro modo” yo “entonces “estaría en paz. Lo cierto es que él o ella no son en absoluto responsables de tu decisión de estar en paz con el momento presente y el momento presente es dónde se juega “el partido de la Vida”. Si eres capaz de ver que cuando eres presa de un alto grado de infelicidad por lo que él o ella crees que te “está haciendo”, entonces, en ese acto de observar esto, estás dando lugar a la Conciencia, Espacio o Calma para que te curen y te lleven a tu estadio real cuya voz dice: “pase lo que pasa, yo soy amado”. Esto le llaman los budistas “la mente observada”. Es decir que tú, el Yo real, “observa” a la mente y sus interminables conflictos afectivos. Llevar consciencia al Ahora, te pone en otra frecuencia vibratoria que puede transformar tu realidad afectiva o sencillamente que lo que esté pasando en tu realidad afectiva “no te quite paz”. Tanto los maestros espirituales con pareja y los sin pareja, tienen una relación sentimental con el Ahora, de extremo romanticismo. Tanto los que han manifestado su alma gemela (es decir una relación sentimental totalmente basada en el respeto y el compromiso) y los que seres muy conscientes que ya no buscan la experiencia sentimental, tienen un intenso romance con la Vida y el momento presente. Y esto es lo que hay que entender para lograr una vida sentimental que no nos quite la paz cada cinco minutos y para no culpar a él o ella, de nuestra relación disfuncional con el Ahora. Sólo nosotros somos responsables de nuestra relación amorosa con el Ahora. Mientras te escribo esto, yo me curo contigo. Yo también “deseo” esa pareja mágica, porque es una experiencia en el mundo de las formas muy hermosa: la sensualidad, el diálogo y la entrega son hermosas experiencias. Pero si buscamos obtenerlas de lo externo, siempre tendremos relaciones disfuncionales. El romance debe nacer en el interior: tú contigo mismo y tú y la Vida. Cuando estás en Calma, eres el Amor. Cuando estás en paz estás siendo tú realmente. Es aceptar la amabilidad innata. La inteligencia que nos creó nos ama con total pasión y para que esto se refleje “fuera” estas sensaciones de romance deben nacer “dentro”. Tú, eres amable sólo ya por existir. No debes volverte digno ni hermoso antes, ya sólo por el hecho de ser parte de la Inteligencia y del Amor, eres digno de ser amado. Digamos que ya somos amados, pero el ego no nos deja ver ese amor y estamos permanentemente buscando fuera el amor que ya somos. Yo me curo contigo al escribir estas cosas. Muchas gracias.

jueves, 11 de febrero de 2010

COMUNICARNOS DESDE EL SER

Cuando dos seres se encuentran hay dos partes en ellos que buscan y entablan la comunicación: el Ser y la parte humana: el ego. El Ser no necesita en realidad establecer la comunicación, porque se reconoce a sí mismo en lo que el ego llama “el otro”. Para el Ser, no hay otro, es sólo una corriente de vida. Es su expansión. Para el ego, sí hay otro y ese otro viene con otro ego. Ambos egos, por definición, están heridos. Porque ego es el yo falso que se nutre de las voces interiores heridas en continua cháchara: no valgo, no soy bastante bueno, no estoy a la altura, o estoy por encima, estoy por debajo, soy más, soy menos, soy bello, soy feo, etc. El ego cuando ve a otro ego inmediatamente se pregunta: ¿qué puede darme este humano? ¿Qué puedo obtener de él, cómo puede completarme, salvarme, nutrirme, darme más identidad? El Ser, el yo verdadero que sustenta cualquier forma de vida, se hace otra clase de pregunta cualitativamente diferente: ¿qué puedo aportar a este “otro” humano (otro es sólo una palabra que usa el ego) qué puedo brindarle, cómo puedo nutrirle, cómo puedo cuidarle y embellecerle, sin esperar nada en absoluto a cambio y sin sacrificarme? ¿Qué puedo aportarle aunque su forma externa no le guste a mi ego hambriento, a las expectativas de mi ego herido? Si dos personas van a un encuentro ligeros de toda demanda, de toda expectación y fantasía “sobre cómo deberían estar ocurriendo las cosas”, y aparcan por un momento sus egos hambrientos de atención, sus ansias de salvación…entonces ocurre la Belleza. Dos personas se encuentran desde el Ser y el Ser quiere dar porque en el dar incondicional ha encontrado su poder. El Ser jamás puede decirle a otro: dame determinada cantidad de amor y de esta manera que es lo que mi ego conoce y considera ser amado y atendido. El ego hambriento de atención es el que entabla la relación desde la demanda de sus expectativas. A los 20 minutos, dos días, o dos años, el ego se da cuenta que el otro no está haciendo lo que “debería” y es cuando comienza el reproche: no eres lo que yo deseaba o esperaba. Pero el yo que desea en la mayoría de las personas no es el Ser, sino el yo egotista. Si miras el encuentro entre dos flores en un jardín, no verás que ellas tengan un ego humano que piense: “esta señora flor que se ha creído, ¡pero haberse visto, qué desagradecido!, con todo lo que yo le he dado”. Si una tarde calurosa de verano, te refugias bajo un árbol, cuando te vayas el árbol no ha pensado: ¡pero bueno, le he dado mi sombra y siquiera lo agradece!. El árbol te la dará en su plenitud, sean cuales sean tus sentimientos hacia el árbol. Te está amando sin apego. Ningún animal que ya haya superado el peligro de la depredación tiene esta clase de dialogo interno. Cualquier forma de vida sin ego ya sea animal o vegetal, se comunica desde la Belleza. Es Belleza conversando con Belleza. Esta clase de comunicación no es carente de pasión, todo lo contrario, tiene la verdadera pasión del Ser que es amor sin demanda. El ego considera que si pierde identidad, pierde fuerza y pasión la vida. Pero el ego es todo lo contrario a la Vida. La Vida es la Belleza inherente a todo ser sintiente. Cuando dos humanos se comunican desde el Ser, nada puede salir “mal”, nada es “esto no debería estar ocurriendo”, nada es “esto no es lo que yo esperaba”, nada es “esto no es lo que me prometiste” porque el Ser sólo pregunta: ¿en qué puedo ayudarte? Y esta es la verdadera magia del amor que está presente en toda la Naturaleza. La flor se ha iluminado para ti y en esa cumbre de su Belleza, exhala su perfume seas o no testigo de ella, le des o no… tu perfume.

sábado, 6 de febrero de 2010

EL PAJARILLO CUÁNTICO

EL PAJARILLO CUÁNTICO …O TUS IDEAS SON TU LIBERTAD

Cuando nacemos somos totalmente naturales. Completamente conectados con nuestro aspecto sabio, fluido, intuitivo, poderoso. Observa cualquier bebé. El intelecto aún no ha opacado su instinto, su sentido común. Su conexión con la existencia, con el universo, con todo lo que le rodea es plena. La mente adulta en su ignorancia, considera que el bebé “aún no sabe nada” y es todo lo contrario, en la inocencia del bebé está contenido todo el conocimiento del humano, desde el inicio de la tierra, de las estrellas, de las galaxias. Si Adolf Hitler le hace una caricia o una mueca, y posteriormente se la hace el Dalai Lama, el intelecto del bebé aún no ha aprendido a discernir si ese aspecto de la existencia que le sonríe a través de esas bocas, es “bueno o malo”. El bebé celebrará a ambas sonrisas y sonreirá. No las juzgará. Porque sencillamente la intuición del bebé, que es el aspecto incognoscible, trascendental de todos nosotros, aún no ha sido eclipsada por la razón y el juicio que más adelante aprenderá a través del intelecto. Cuando un pájaro viene a cantar a tu ventana, el pájaro no piensa: “este humano es un idiota, no cantaré para él y si no hace caso a mi canto, me marcharé de su ventana”. El pájaro cantará para ti le correspondas o no, le juzgues o no, seas o no testigo de su belleza. La realización plena del pájaro como criatura de la vida no se verá en absoluto alterada por los juicios de tu mente ni por tus sentimientos hacia el pájaro. Él está totalmente realizado en sí mismo, no duda de su potencial como cantor, no tiene complejos por el color o calidad de sus plumas, no tiene un debate interior sobre si otros pájaros le verán bello u horrendo, no se siente solo por ir de rama en rama cumpliendo su misión que es embellecer la vida y cantar, no está preocupado por si otras criaturas le aplaudirán cuando emita su voz o serán indiferentes, no tiene ninguna duda de que es amado y sostenido por la inteligencia que lo ha creado, no alberga ningún rencor hacia otros pájaros cuando éstos se llevan una migaja de pan antes que él pueda alcanzarla, porque el pájaro sabe que la inteligencia que le ha creado le dará de comer, le proveerá de materiales para que construya su nido, le dará una familia donde tendrá todo lo que necesite para alimentar a sus crías. No se siente solo ni improductivo varado un rato largo en una rama o en un cable eléctrico admirando la infinita belleza de la creación, no teme por su futuro, no se está cuestionando o culpando por su actuación de ayer o antes de ayer. No alberga remordimientos por ningún suceso pasado, no alberga ninguna ansiedad por los sucesos futuros. El pájaro está inmerso en su presente, el único momento que existe, a gusto a solas y en compañía de otros pájaros. No siente envidia hacia ninguna otra criatura porque sabe que él puede brillar en su máximo esplendor si se entrega a la existencia, a lo que para el pájaro pueda llamarse Dios, de hecho el pájaro siquiera piensa si debe “creer o no creer” en su poder interior. Para el pájaro Dios o la Vida o poder interior es una realidad cotidiana, permanente, incuestionable que siquiera necesita formularse como un interrogante a responder. El pájaro no necesita sacerdotes ni doctores ni teólogos que le adoctrinen en la fe en sí mismo, porque el pájaro ya es en sí mismo su propia religión. No ve diferencias entre la calidad y sustancia entre sí mismo y el resto de la existencia. Jamás te atacará, solo se defenderá si pones en peligro su sustancia, sus crías, su vida, pero jamás te atacará. Incluso si le atacas, el pájaro lo permitirá sin violentarse más allá de lo que le permita su instinto, pero no acuñará una rabia prolongada hacia ti. No deberá ir al siquiatra a relatar cuánto te odia. El pájaro seguirá adelante, olvidándose totalmente de tu ataque y continuara otorgándote su canto sin rencores, ni venganzas ni estrategias. Seguirá maravillado contigo, porque para él eres una criatura maravillosa y con un potencial increíble, le hayas hecho lo que le hayas hecho en el pasado, le insultes o le adules, lo ames o no, le cantes tú a él o no. Sólo que él sabe lo infinito que es y tú lo has olvidado. Pero cuando eras bebé lo sabías, solo que ahora, lo has olvidado. Si el pájaro que tiene un intelecto más sencillo que el tuyo, si su cerebro es menos complejo que el tuyo y logra esas proezas ¿Cómo no vas a lograrlo tú que eres un humano? Para adentrarte en el terreno de la creatividad como una cualidad del universo, de la plena realización como una cualidad de ti mismo que eres una partecita del universo, debes abandonarte a la magia de la intuición. Debes ser como ese pájaro.

Y para adentrarte en el territorio de lo desconocido que implica el gran salto hacia la creatividad y el genio dónde encontrarás tu vocación como nuestro amigo el pájaro, primero debes saber qué eres, quien eres en tu naturaleza esencial y qué narices es eso que llamas “realidad”. Si te pregunto quién eres, me dirás: me llamo fulano de tal, vivo en tal país, estudio o trabajo en tal cosa, deseo ser bombero o arquitecto, etc. Todos esos son rótulos y etiquetas “reales” en la superficie, pero en la profundidad no eres ningunas de esas etiquetas. En la profundidad de ti mismo eres el campo de todas las posibilidades. Para hacer conocible por tu intelecto ese campo dónde todas las posibilidades son “posibles”, necesitas comprender la escala más pequeñita de ese material desconocido que te conforma a ti y a todo lo que existe. Si no tienes unas nociones básicas de los ladrillos que te construyen a ti mismo, a las plantas, los animales y a todos los seres, ¿cómo vas a dar una descripción que sea fidedigna a la pregunta: ¿quién y qué soy? Y la escala más ínfima, más pequeña y accesible al intelecto que poseemos los humanos hoy para conocer el idioma de la creación, es la física de las partículas, la física cuántica. La experiencia del mundo físico es una superstición que hemos aprendido, confiando exclusivamente en nuestros cinco sentidos. Esta superstición acepta la experiencia sensorial como la prueba definitiva de la "realidad" del mundo físico. En este paradigma, en el cual todos estamos atrapados por condicionamiento social, solo es "real" lo que podemos tocar, ver, oír, oler, palpar y degustar con nuestros órganos de percepción. Sin embargo, desde hace ya muchos años, los físicos cuánticos, nos develan una realidad más mágica e incluso más "real", donde hasta la idea de que un objeto es sólido y desconectado de lo demás, es un absurdo, en un caos de energía, vacío e información que parece ser, efectiva y experimentalmente, el universo que habitamos. Déjame que te aclare sencillamente estos conceptos porque son de una importancia tremebunda. De hecho comprender la naturaleza cuántica de la realidad es el descubrimiento más importante que puedas realizar en tu vida para cambiar tu realidad cotidiana y alcanzar tus sueños. Para ello te propongo un ejercicio mental que llamaremos: ver a través de la máscara de la materia. Te garantizo que comprender las implicaciones de este ejercicio te pondrá ante las puertas de la magia que siempre has deseado experimentar. Mira tu mano detenidamente. Sigue sus líneas y pliegues, palpa la textura de tu piel, el color de esa piel, los poros, la sensación de suavidad y blandura de la palma de tu mano. Esa es la mano que te revelan tus sentidos: un objeto sólido, compuesto de carne, huesos y sangre. Ahora intentaremos mirar esa mano con un microscopio gigante que pueda “ver” los componentes más pequeños de tu mano. Imagina a un microscopio de altísima potencia. En la potencia más baja puedes ver un grupo de células, tejidos, y otros componentes orgánicos. Imagina que ajustas la potencia de la lente de nuestro maravilloso microscopio cuántico y comienzas a ver la escala de tu mano en la que se perciben los átomos. Cuando en la escuela se habla de átomos, normalmente nos dicen que tienen un núcleo con protones y neutrones, y que los electrones giran
alrededor de aquél en órbitas fijas y ubicadas a diferentes “distancias”. Pero la distancia entre ese núcleo y la nube de electrones es la proporcional a un cacahuete en medio de un estadio de fútbol, o sea que lo que llamamos sólido, no es sólido en absoluto sino que es prácticamente “algo” lleno de “nada”. Pero esa “nada” es una nada inteligente, de una energía extraordinaria. Y se ha demostrado en laboratorios recientemente que una misma partícula subatómica puede estar en dos sitios a la vez. No distintas partículas, sino “la misma”, aunque nuestro intelecto nos diga que esa información es absurda. ¿Dónde ha quedado tu mano ahora? ¡La hemos descongelado en un maravilloso mundo cuántico! Resulta que esa mano, tu mano que creías sólida y con bordes definidos no es más que manojos fantasmales de energía e información, porque recuerda que ese vacío es “inteligente”. Es decir que nosotros mismos, que “somos esas partículas” podemos estar en dos sitios a la vez. Para ello debemos dejar de percibir al Universo como una serie de entidades separadas en el espacio y en el tiempo, sino como un todo continuo, que es totalmente sincrónico, interconectado y simultáneo en el tiempo si miras lo que llamas “realidad” con este increíble microscopio cuántico. .
Comprendo perfectamente que aceptar estas nociones implica un cambio total de percepción y que implica aparcar en un cajón, le llamaré “el cajón de los sentidos de Newton” el resultado totalmente ilusorio de la experiencia sensorial que nos hace ver como entidades separadas, inconexas en su material esencial y en una secuencia temporal para abrirnos a una idea de universo fluido, cambiante, simultáneo y totalmente interconectado en el espacio y el tiempo, al que llamaré: “el cajón sin los sentidos de Einstein”. Tal como aprendimos en la clase de ciencias, esas partículas sólidas también pueden comportarse como ondas. Aprendimos que las unidades más pequeñas de la materia, como los electrones del átomo, eran “partículas” y que las ondas como la de la luz y el sonido, eran “ondas”. No había confusión entre ambas: las partículas eran partículas y las ondas, ondas. Lo que los científicos descubrieron posteriormente es que una
partícula subatómica es lo que se conoce como paquete de onda. Imagina una onda con sus crestas y valles separadas uniformemente. Un paquete de onda es una concentración de energía de “esa onda”, imagina la misma onda pero que las depresiones y crestas estén muy juntas y vibren muy rápido, eso es lo que llamamos partículas. Le llamaremos cariñosamente: ONDÍCULAS. No puedo en este artículo dar una disertación profunda del complejo mundo cuántico que siquiera el Premio Nobel de Física ha logrado respuestas concluyentes, pero puedo decir con seguridad que lo más cercano y directo para conocer el idioma de Dios es la física cuántica. Tu mano ¿ha dejado de existir? No, en absoluto. Sólo ha ocurrido que al mirarla con tu gafas cuánticas has cruzado el límite entre la materia y la energía y la conclusión que podemos sacar, gracias a los últimos paradigmas científicos, es que tu mano y todo “tú” no es más que unos puntos diseminados de energía en medio de un inmenso espacio vacío. ¡¡¡Cada partícula de materia “sólida” se compone en un 99,999 por ciento de espacio vacío!!! ¿Qué no lo crees? Ve a los laboratorios del Gigante Acelerador de Partículas del Cern y te dirán que sí, efectivamente esa mano que llevas “puesta”, está hecha de nada. Que no te extrañe que esos científicos te miren con picardía y estén ojerosos, porque ni ellos mismos pueden creerlo con la mente racional. Ahora que hemos tocado el espacio cuántico que compone “todo” deseo que te sientas más a gusto allí. Ya sabes que todo está hecho de energía e información, pero hay una “materia prima” con la que plasmas en tu mundo la realidad “física”. Esa materia prima con la que se construye tu mundo y todo lo que hay en él son tus pensamientos y sentimientos. Se ha demostrado en los laboratorios dónde trabajan incansables nuestros ojerosos amigos físicos, de modo irrefutable que el observador influye en lo observado. Es decir que cada vez que miras al campo cuántico con un pensamiento, es decir cada vez que piensas, éste tiene una frecuencia que se emite al universo como si se tratara de una central de radio y lo que vuelve a ti, no son canciones sino imágenes tridimensionales que no son las imágenes de una película de cine sino que son las imágenes de tu vida. Pero que lo que realmente “plasma” en tu realidad esos pensamientos, son tus sentimientos. Tus pensamientos dan forma y tus sentimientos “los hacen manifestar en el mundo físico”. Me dirás, ¿entonces para ser feliz, se trata de que controle mis pensamientos? Eso sería una locura. No puedes controlar el increíble flujo de pensamientos que tienes al día, alrededor de 60.000. Casi todos son los mismos día a día y por eso experimentas una realidad que “parece fija y separada de tu implicación como observador. Digamos que la mente “confunde” el espejismo de la realidad producto del interior y la ve como una realidad objetiva fuera de ti mismo” Pero puedes controlar tus sentimientos que son los indicadores de cuál es la “frecuencia” de lo que estás pensando. Sólo hay dos clases: sentirse bien o sentirse mal. Los sentimientos que te hacen sentir bien, como los amigos, una bella y alegre canción, mirar a un bebé (uno que no llore, claro) atraen a tu mente pensamientos que son positivos y eso se “plasma” en tu realidad porque los pensamientos buenos y positivos son de una frecuencia alta. Hay un método sumamente práctico que he ideado para que sepas siempre en qué frecuencia estás. Imagina una escala del 1 al 10. Los buenos sentimientos que producen buenos pensamientos son de una frecuencia alta, digamos que superior a 5. Si piensas por ejemplo: “qué bonito día hace hoy, tengo problemas pero sé que hay una solución para ellos. ¡Qué bellas son las personas aunque algunas no me quieran como yo deseo!” Esos sentimientos y pensamientos derivados de ellos no tendrán más remedio que manifestar formas de realidad semejantes a esa frecuencia. Todo lo que sea 8 en el universo acudirá a ti como si fueras un imán que atrae cosas positivas. Por el contrario si tienes sentimientos de dolor emocional, de pesimismo, de rencor u envidia, de auto-conmiseración, de baja autoestima, de intolerancia y rabia, esos sentimientos producirán pensamientos de frecuencia baja. Digamos que de una frecuencia 3. Por ende la infalible ley de la atracción no tendrá más opción que manifestarse en formas de realidad negativas. Todo lo que tenga una frecuencia 3 en el Universo acudirá a ti en forma de experiencias negativas. Pero tranquilo, sólo se trata de pensamientos y sentimientos que puedes cambiar en un instante. No importa cuán desesperada sea la situación en la que te encuentres, ésta es producto de tus pensamientos y sentimientos actuales y estos pensamientos derivados de tus emociones negativas son moldeables y su frecuencia de 3 puede pasar a 10 si usas tus recursos interiores. Ponte ropa bonita, escucha una alegre canción, mira una fotografía que te traiga buenos recuerdos, celebra que estás vivo. Ámate tal como eres. La creación te considera infinitamente bello y perfecto. Esos son recursos para cambiar tu frecuencia y elevarla. No te preocupes por tener pensamientos y sentimientos negativos, ¡eres un humano! Se ha demostrado científicamente en numerosos experimentos en muchos laboratorios y en muchas universidades del mundo, que un pensamiento positivo es sumamente más poderoso que uno negativo. Sencillamente tiene una frecuencia más elevada. No debes preocuparte si no entiendes esto a la primera. Yo no entiendo la gravedad y sin embargo sé que es una ley que nunca deja de funcionar, ¡aunque yo no la entienda! Las vacas no salen volando por ahí porque yo no entienda bien la ley de la gravedad. Y este nuevo entendimiento es la magia de la realización. Vuelve al ejercicio de la mano si te has perdido, recuerda que en la escala más íntima del universo, todo es energía que vibra en distintas frecuencias. Por eso todas las personas sabias te dicen que debes “pensar en positivo”. Los sabios de verdad no te lo dicen para que te resignes a tus problemas, enmascarándolos con esos pensamientos, sino están mentando una ley universal que se conoce como la ley de la atracción, de la que te he hablado. Lo semejante “ATRAE” a lo semejante. ¡Sentir y pensar en 9 atrae experiencias 9! Recuerda que lo que debes controlar son tus sentimientos, no tus pensamientos, ya que éstos son derivados de los primeros. Es una ley infalible del Universo que jamás cesa y que ha hecho que hayas atraído todas las experiencias de tu vida, las buenas y las malas, pero de modo inconsciente. Digamos que conocer a Dios es conocer la naturaleza cuántica de todo lo que existe. Conocer la naturaleza cuántica de las cosas es conocer la ley de la atracción y es la clave para la paz mundial y la realización personal, ya que se trata de aprender a “pensar y sentir mejor”. ¡Hay que sentir y pensar por encima del 5! Los pensamientos que son productos de buenos sentimientos como la compasión, la alegría, el optimismo, la tolerancia; por obra y gracia de esa ley infalible traerán a tu vida experiencias positivas. Te pondré un ejemplo. Haz este ejercicio mental: imagina por un momento a la persona por la que más hostilidad sientas. Imagínate frente a esa persona. Esa persona parece distinta a
ti, separada de ti por un espacio, con bordes definidos, cuyo material se mantiene estable y la naturaleza de ese material, parece efectivamente, sólido. Recuerda tu mano cuántica que ahora sabes que es fluida y conectada con todo lo demás. Ahora imagina que te pones otra vez las “gafas cuánticas”, unas gafas que te permitieran ver a esa persona que tanto te irrita, en su escala más pequeña. Harías el más sorprendente de los descubrimientos. Con esas “gafas cuánticas” verías que tus partículas subatómicas están ahora en el cuerpo cuántico de tu antipático amigo-enemigo y que el material que a los ojos “normales” parece distinto al tuyo, ahora está en tu cuerpo. En el nivel cuántico, tú y tu peor enemigo sois el mismo cuerpo y ambos cuerpos intercambian su “material” todo el tiempo con el cuerpo del Universo. Recuerda que nuestros ojerosos amigos físicos cuánticos se están dejando la piel para que nosotros comprendamos estas cosas. Es decir que tú, tu peor enemigo y el resto del cosmos son la misma cosa. Imagina que ese entendimiento afecta directamente en las emociones que sientes por esa persona y que este nuevo y refrescante
descubrimiento de que ambos “sois la misma cosa hecha de vacío” hacen cambiar, a través del sentido común, tu hostilidad y comienzas a amarle o al menos a sentirte empático hacia él. Como dos personas que se sienten del mismo equipo de fútbol. No porque te lo diga nadie fuera de ti, que “debes amarle”, sino porque este nuevo entendimiento de la realidad te lleva directamente a la empatía por esa persona, al comprobar y saber que tú y esa persona compartís el mismo espacio unificado. ¿Y qué hay de nuestro pájaro del principio de este cuento? Nuestro querido y despreocupado pájaro “sabe” en su fuero interno todas estas cosas. Las sabe porque su instinto está totalmente desarrollado. El pájaro y toda la naturaleza conocen por experiencia propia que son “cuánticos “y por eso viven tan felices y cumplen su misión sin estrés ni preocupaciones tontas”. No han olvidado como tú y yo nuestra naturaleza esencial. Ahora que has traspasado los límites del mundo de la materia, quiero llevarte al mundo de tus sueños y anhelos. Para ello debes convertirte interiormente en ese pájaro y realizarte como él y ello implica que tienes como él, unas cualidades innatas, seas quien seas, vivas donde vivas, y sean cuales sean tus circunstancias actuales. Esas cualidades son tus talentos únicos. Ningún otro ser humano tiene en el planeta tus cualidades que son únicas e irrepetibles. Pienses lo que pienses de ti mismo y piensen lo que piensen de ti mismo los demás hay un don o varios que posees y que si los exploras y desarrollas te haces un bien enorme a ti mismo y a los demás. Conectar con tu potencial es conectar con tu naturaleza cuántica, dónde existes, como el pájaro en un campo de infinitas posibilidades a tu alcance. Pero para conocer esas cualidades debes hacer un trayecto, desarrollar un camino en el que pueda que existan obstáculos, creados por ti mismo de manera inconsciente para aprender como si fueras al cole, sólo que no se trata del cole sino de tu vida. Muchas personas en ese camino te instarán a desistir de alcanzar tus sueños, pero depende de ti confiar en tu potencial del mismo modo que el pajarillo de nuestra historia cuántica ha confiado plenamente en que hay un plan magistral de la Naturaleza para él y que es sostenido y amado por la increíble inteligencia que le ha creado. Esa inteligencia, le llames como le llames: Dios, Universo, Ser Superior, campo cuántico, no le des importancia a las palabras, he usado Dios, pero si tiene una connotación religiosa para ti no la uses, usa consciencia, o poder interior mejor…pero “eso” que es tú mismo te sostiene, te ama infinitamente y te ha dado la intuición para guiarte, del mismo modo que el pájaro usa su instinto para guiarse y ser plenamente feliz. Esa intuición no es racional, no está en el campo de la mente, es algo que sientes y que tiene unos síntomas. Se manifiesta a través de pistas y señales que el Universo te va dejando todo el tiempo como si se tratara de un juego de misterio que sostienes con Dios. Si te abres a tu intuición, si confías en esas coincidencias sincrónicas que todos hemos experimentado y de las cuales nos hemos beneficiado muchas veces, y te abandonas a la sabiduría de la incertidumbre, tus sueños están a tu alcance. Esas pistas y coincidencias que llamas “casualidades” son el lenguaje de Dios, del Universo, para contarte sus planes. Una llamada de alguien en quien estabas pensando, un letrero que ves en la calle, unas palabras oídas al azar, el título de un libro, una canción. Si estás alerta al lenguaje del Universo cuyo idioma son esas coincidencias, estás en el camino de tus sueños. Es la manera que tiene la inteligencia que te ha creado de susurrarte sus planes. Tus deseos más íntimos y evolutivos son los planes de Dios. Si usas tus capacidades para ayudar a los demás, tus planes están en consonancia con los planes de Dios, son sincrónicos y la ley de la atracción cuántica de la que hablamos antes, harán que se cumplan con facilidad. Pero debes hacer un pacto contigo mismo de honestidad y de sinceridad y responder a estas preguntas: ¿Qué he venido a dar? ¿Cuál es mi misión en el Universo? ¿Qué se me da bien hacer? ¿Cuáles creo que son mis cualidades personales y que nadie más posee? ¿Cómo puedo ayudar a mi prójimo humano? Recuerda, igual que el pajarillo cuántico, estás guiado por la fuerza que te construye a ti y a toda la creación y que te ama incondicionalmente y una vez que respondes a estas básicas y esenciales preguntas, el Universo te proveerá de todo lo que necesites: recursos económicos, humanos, información que necesites. Sólo debes amar desde tus talentos, desarrollarlos, y abandonarte a la confianza que hay un plan de Dios mayor a tu comprensión actual, para ti y que si vives en armonía como el pájaro con todo tu entorno, los desarrollas con paciencia, a sabiendas que darán sus frutos cuando maduren y sea el momento oportuno, no sucumbiendo a los obstáculos que son oportunidades de crecimiento, esos sueños se cumplirán. Cómo el pájaro de nuestra historia, canta a los demás tu mejor canción, no importa si los demás te aplauden o no. El reconocimiento puede llegar o no, la fama no es lo importante, sino que estás brindando tu más bella canción a los otros humanos. El pajarillo lo hace así, tú también puedes.