Páginas vistas en total

domingo, 23 de mayo de 2010

HOMBRES ADICTOS A LA CONQUISTA

Algunas mujeres me han pedido si puedo escribir sobre porqué algunos hombres son mujeriegos y conquistadores múltiples. Hombres que no son capaces de establecer un vínculo afectivo maduro y que trascienda los primeros días, pese a que quizás se den las condiciones para establecer ese vínculo. Yo no estoy experimentada en ese tema, pero lo investigué un poco estos días para escribir esta entrada.

Según Gregg Braden, autor de la Matriz Divina, si eres un hombre que continuamente se está "enamorando" de una nueva mujer, eso tiene una razón espiritual profunda. Sientes en cada mujer que conoces y te "ilusionas" que recuperas un trozo de ti mismo. Un trozo que sientes has perdido en cada experiencia del pasado que implicó una pérdida. Esto que te pasa es serio sólo si te impide consolidar una relación a largo plazo, más allá de los primeros y excitantes días del enamoramiento.
En cada mujer nueva, sientes que te "recuperas a ti mismo", pero esta conducta es muy dañina. Porque se juega con sentimientos ajenos. Esto le puede pasar a una mujer, pero es más factible en hombres. Lo cierto es que el varón por lo general necesita al menos una vez en su vida, sentirse muy deseado y solicitado por muchas mujeres. Es como una fantasía universal masculina que no tiene nada de malo ni pernicioso, si se la afronta y se es sincero con ella. Si el varón no está muy consolidado internamente, este harén femenino le darán una ilusoria sensación de poder. El problema realmente es la incapacidad para descubrir en ellos, cuando una mujer vale la pena y vale la pena detenerse en fomentar un vínculo. Todo hombre que sea mujeriego debe comprender que se está haciendo daño y está haciendo daño a otros seres sintientes. Es una incapacidad espiritual de ver el amor en todo y es como un "hambre" de aprobación externa que nunca acaba ni es saciado y termina por minar relaciones que podrían haber sido fructíferas. Si realmente te sientes a gusto contigo mismo no necesitas conquistar mujeres a cada rato. A la larga esta experiencia no es agradable. Y trae consecuencias kármicas, es decir que experimentarás en tu propio ser, sin saberlo, las consecuencias de este accionar inconsciente. Lo que un hombre que tiene esta adicción debe preguntarse es ¿quién soy, porqué hago esto, es realmente gratificante jugar con los sentimientos de otros seres humanos? ¿Qué busco en una mujer? Soy de la humilde opinión, sin ser psicóloga , que toda mujer madura que ha buscado su propósito espiritual debe saber decir que no a estos hombres, o sólo mantener un lazo muy ligero. Estos hombres necesitan buscarse interiormente. Tener una relación fructífera en la que haya crecimiento mutuo, un proyecto que se comparte, y sensualidad y experiencias diarias es bello. Pero si no logras como hombre, vencer esa adicción, no podrás lograr esta experiencia. Las mujeres que son atractivas también tienen que tomar decisiones sobre si van a elegir a una persona o van a elegir a todas. Es una decisión diaria que hay que tomar si uno va a elegir crecer con alguien o no va hacerlo. Y claro en esa decisión debes como hombre, sacrificar cosas. Pero dejar ir algo de menor valor por algo de mayor valor. Esa es la clave para trascender los primeros días del enamoramiento y entrar de verdad en una relación. El enamoramiento es como "el recreo", pero la relación es "estar en clase" . Ambas etapas son importantes. Pero debes aceptar que una persona al poco tiempo ya no es tan estimulante, porque se va entrando en otra clase de misterio. Y que esto pasará con todas las mujeres que te encuentres. A las mujeres que deseen establecer un vínculo sólido sólo puedo decir, desde mi corta experiencia, que hay que trabajar la autoestima y buscar hombres que ya hayan abandonado esa adicción o nunca la hayan tenido. Una mujer puede atraer el amor de su vida si se prepara para ello y sabe decir que no a algunas experiencias. Pero hay que saber estar alguna vez con un mujeriego. Es parte de la vida, sin romperse por dentro, toda experiencia es válida.

8 comentarios:

  1. Me ha ayudado muchísimo esta reflexión. Definitivamente, sigo cuidando mi autoestima,
    ¡y lo que me queda por cuidar!
    El problema es identificar al depredador de los sentimientos: ¿Cómo lo localizo, dónde se ubica, en qué lugar se aloja? ¿Siempre viene vestido de play boy? ¿Y si me jura amor eterno y yo sello ese hechizo?

    ResponderEliminar
  2. Querida Leonor, en primer lugar me gustaría saludarte y preguntarte cómo has llegado a este blog. Esto me sirve muchísimo para mi próximo libro que será sobre estos temas. Tener seguidores que no conozco me da mucha alegría. Con respecto a tu pregunta, el tema amoroso no lo domino mucho, pero ya sabéis que os expongo lo que viene de mi alma. Todo está en tu auto-estima y en las vibraciones que emites. Si no te sientes muy valorada por ti misma, es muy probable que atraigas hombres que son depredadores emocionales. Ellos no lo hacen por maldad, es sólo ignorancia. Para atraer una relación estable debes establecer un vínculo contigo imperturbable y eso exige mucho mimo y paciencia contigo. No puedes manipular sentimientos ajenos. Sólo puedes emitir las sensaciones de romance y apoyo que deseas experimentar. Cuando estas sensaciones sean muy firmes, pasarán dos cosas: se irán de tu vida los hombres que no te valoran o aparecerá una nueva persona que vibre como vibras tú. Sólo puedes controlar lo que sientes por ti. Si notas que un hombre no te está valorando, es un síntoma de que tú no te valoras. Comprendo lo difícil que esto a veces. Los hombres mujeriegos, sólo pueden atraer mujeres que se amen poco.Del mismo modo que el maltratador físico sólo puede atraer mujeres que se sientan muy mal con ellas mismas. Las mujeres que se aman mucho no vibran en esta frecuencia y siquiera se encuentran con éstos. Todo depende de cómo te sientas contigo misma. Cuesta, lo sé, yo misma lo estoy investigando...pero sigue pensando que un gran amor te espera si te sigues amando a ti misma. Los demás sólo catalizan el amor que llevas dentro. No te lo dan, sólo lo catalizan. Encantada de ayudarte con mi corta experiencia.

    ResponderEliminar
  3. Querida Cristina: Te conocí en el chat de Victor Espejo y me parecieron tan sabios tus consejos que decidí leer todo lo que escribías en tu blog. Me encanta cómo escribes, eres toda dulzura, profundidad y trascendencia, así que estoy interesada en seguirta para aprender más cosas.
    Me gustó mucho cuando escribiste en el chat que te hacías regalos sin esperar a que un hombre te los haga, me parece una idea genial y muy práctica, porque eso hace que no nos desilusionemos y que tengamos aquello que realmente "deseamos". La he puesto en práctica conmigo misma, pero sé en mi fuero interno que todavía tengo que quererme más de lo que "pienso" que me quiero.
    Hoy hablaba yo con un amigo de lo "obsesionados" que ambos estábamos con ser amigos de nuestros ex, cuando ellos en realidad nos están poniendo un muro para que no nos acerquemos con ese sentimiento porque quieren alejarse y emprender nuevas aventuras. ¿Es posible establecer esta relación de amistad o es mejor no franquear el muro porque el otro no quiere que lo traspases? ¿O eres tú , inconscientemente, quien no quiere traspasar ese muro?
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Leonor. Le pregunto a la gente de dónde me conoce porque me interesa saber cómo han llegado a este blog. Eso me ayuda a consolidarme como autora. El tema sentimental es un desafío para casi todo humano, así que no te preocupes, no estás sola. Todo lo que te pasa en la vida tiene una connotación espiritual. Eres Espíritu que viene a expresarse cada vez mejor en su experiencia humana. Debes recurrir a ojo interior del entendimiento y buscar con él el sentido de todo lo que te pasa en el mundo físico. Tenemos que estar dispuestos a soltar todo el tiempo las formas físicas que manifestamos en nuestra vida. El universo es una continua renovación de sus formas, pero los humanos, gracias al ego, nos aferramos. Crecer es renovarse y para renovarse hay que estar dispuestos a dejar marchar aquello que no nos deja avanzar. No te enamoras de personas, sino de "experiencias que deseas sentir, de sensaciones que deseas experimentar". Debes dar foco masivo emocional DIARIO, a esas sensaciones de plenitud, de ser amada y sostenida, de tener un romance con el universo y escribir en un papel exactamente cómo es la relación que deseas tener con un hombre, imaginarle en tu vida a través de la visualización diaria y permitir que eso llegue a ti, sin ansiedad. Para que se manifieste una pareja comprometida tienes que llegar a una meseta de autoestima inalterable. Si no llegas a ella, no estás lista aún para atraer a un hombre que realmente te valore. Amarse a uno mismo no es fácil, yo me machaco mucho. Pero los demás espejan nuestra relación con nosotros mismo y con la fuente, que es lo mismo. Nutre tu relación con el Espíritu, dile al universo con exactitus que quieres y dale foco masivo emocional a esas sensaciones. Espera con fe. Para atraer una pareja que nos valores, debemos no necesitarla en nuestras vidas. Desearla sí, pero no necesitarla. Ya que la necesidad es una vibración de "falta de", de "carencia", de "no soy feliz si no tengo esto"...y la LDA, (ley de atracción) te devolverá eso...es una ley matemática. Si le das foco masivo a esas sensaciones, se irán de tu vida el hombre inapropiado y aparecerá el apropiado. No te aferres a nadie. A veces nos equivocamos de persona, esto es natural. Sólo puedes cultivar la relación contigo, todas las demás son secundarias a esta.Busca tu propósito espiritual. Por ejemplo el mío es ayudaros y eso me da mucho placer. Estar con un hombre también claro, pero ayudar a otros es algo superior. Un abrazo enorme y gracias por confiar en mí.

    ResponderEliminar
  5. Hola Cristina.
    En primer lugar quisiera felicitarte por tus trabajos, tanto los literarios como los pictóricos.
    En cuanto al texto " Hombres adictos a la conquista" me gustaría comentar que me produce cierta desazón ver algo de victimismo en las mujeres con respecto a este tema. Es siempre la misma "película" en la que el protagonista es el hombre que decide, hace y deshace, y la mujer la pobre víctima siempre como objeto pasivo. Considero que debemos hacernos dueñas de nuestros actos, que cuando hemos estado con hombres así, no ha sido engañadas, sino que hemos decidido vivir esa aventura por decisión propia, conociendo las posibles consecuencias, o al menos imaginándolas. Recuerdo haber escuchado infinidad de veces como, cuando una mujer ha comentado una relación con un hombre, en la que él no ha querido involucrarse y se ha quedado en un par de noches de sexo, había otra que le decía que se había aprovechado de ella. Es que no tenemos voluntad? Somos marionetas en manos de los hombres? Nosotras no hemos disfrutado? Ya está bien de victimismos. También hay mujeres a las que les gusta solo la conquista, o desean sexo ocasional sin compromisos, lo que cambia es la actitud de los hombres que consideran que ha estado bien el tiempo que ha durado y no se hacen planteamientos del tipo: “ Que tengo yo de malo para que no quiera seguir conmigo…?”. Que nos pasa a las mujeres? Por qué nos queremos tan poco?

    ResponderEliminar
  6. SÍ, claro, el victimismo no es bueno, es parte del viejo paradigma. Quizás esta entrada no esté bien planteada. Pero me pidió un amigo que intentara investigar porqué no puede centrarse en sólo una mujer, más que los primeros día y que está sufriendo por ello. Otras mujeres me ha pedido que comente el tema y claro, he expuesto que no soy experta. Pero lo cierto es que todo tiene que ver con nuestra energía. Y lo que pasa a hombres también le pasa a mujeres, claro. En la entrada sencillamente no puedo exponer todo el abanico de psicología que implican las relaciones, es sólo para explicar qué le está pasando a alguien que comienza una relación con visos de solidez, y no puede continuarla por la adicción a la aprobación ajena. Por lo general, y sólo por lo general, los varones están más expuestos a esta adicción, pero también le pasa a mujeres. En este entrada sólo se intenta explicar qué le pasa a un hombre que no puede parar su adicción a la conquista, qué le pasa espiritualmente. Puedes experimentar cualquier cosa sin romperte por dentro. Pero si alguien desea solidez en una relación, dejar marchar a personas inmaduras emocionalmente (aunque hayas disfrutado con ellas) es una forma de encaminarse. Es una manera de dejar de ser víctima tomar la decisión de no buscar compromiso con hombres que no pueden darlo aún. Y las personas que no se sienten bien consigo mismas al punto de hacer naufragar sus relaciones estables por un ansia continua de seducción, pueden equilibrar esas energías, de modo de flirtear ocasionalmente, pero de no sabotear construcciones profundas que implica ir más allá de los primeros días. Cuando la relación ya no es tan estimulante. Hay hombres que no pueden pasar de esta instancia, se verifica más en varones que en mujeres, según estudios. Pero como dices, se da en los dos sexos esta adicción . Hay mujeres que son verdadera depredadoras! En ningún caso he planteado el victimismo. Te agradezco tu inmensa colaboración para mejorar mi blog. No soy experta, sólo una humilde aprendiz. Muchas gracias por colaborar.

    ResponderEliminar
  7. me ayudo a comprender pero es inconsciente esta actitud no es para tratar mal a las mujeres pero me gustan no todas pero solo aquellas que tienen tienen un matis pero sin hacerlas daño ni perjudicarlas una amistad profunda eso yo hago.

    ResponderEliminar
  8. Llegué aquí cuando, preparando una reseña sobre el trabajo de un amigo mío que es artista plástico especializado en retratar mujeres; yo buscaba una palabra para describir el apasionamiento que éstas me producen y heme ahora escribiendo, luego de leer tu post que felicito.

    La verdad, respeto tu punto de vista pero no comparto tu tesis, sobre los hombres mujeriegos, conquistadores múltiples, incapaces de establecer un vínculo afectivo maduro sobre la cual, opino que es muy sesgada o que, en todo caso, está propuesta desde un antejuicio conveniente para el género femenino... y nos colocas a los varones en la posición de victimarios (los eternos "malos de la película").

    Tengo 45 años, soy divorciado y soy padre (tengo un hijo de trece años) y si bien no funcionó la relación con mi esposa... con ella tengo una amistad excelente. Y la verdad, como hombre, en este momento yo no estoy interesado en tener una relación seria con ninguna mujer pues lo primero que tengo como prioridad y responsabilidad, es el cumplir con mi rol como padre; en segundo lugar está mi desarrollo como hombre de negocios y en tercer plano, quedan mis aficiones.

    Sin embargo todo ello no me inhabilita como varón y ya que no tengo impedimento para estar con ninguna, debo confesar que soy un mujeriego en el buen sentido del término (si acaso cabe) pero nunca miento ni infundo falsas expectativas pues, definitivamente, concuerdo contigo en que no se debe jugar con los sentimientos ajenos y en que es "kármikamente" muy negativo.

    A veces tengo relaciones pasajeras pero a veces algunas duran más y hay mujeres que verdaderamente me han marcado, pero definitivamente yo siento que aún no ha llegado aquella que me llene plenamente como mi segunda compañera de vida.

    No puedo negar que en algunas oportunidades yo mismo he estado a punto de perder el control pero son más las ocasiones en las que me he tenido que ponerme firme frente a una mujer que, a sabiendas que no quiero nada muy formal o duradero, ha querido plantarse a mi lado ¿y sabes qué siento cuando sucede eso? que soy como un objeto, que no se me valora como ser humano sino como una cosa.

    Yo creo que en la vida lo más importante es avanzar con responsabilidad, sinceridad y sobre todo, sin hacer daño a nadie y al contrario, tratando de aportar positivamente en cada relación, todo lo que se pueda. Mi posición es que de acuerdo a ello... nadie tiene que sentirse engañado, defraudado ni salir lastimado o lastimada y mientras se cumpla con esto como código de conducta, pues no veo por qué el ser mujeriego sea algo malo.

    Saludos desde Perú.

    ResponderEliminar