Páginas vistas en total

lunes, 14 de mayo de 2012

DEJAR DE OBSESIONARSE CON UNO MISMO POCO A POCO

En la vida tendrás muchísimas experiencias. Hay experiencias formidables totalmente neutras (ni malas ni buenas) que colocarás en la carpeta mental : EXPERIENCIA MALA, y hay otras experiencias igualmente formidables y neutras (ni malas ni buenas) que colocarás en la carpeta mental: EXPERIENCIA BUENA. Durante la jornada casi todo ser humano (yo incluida) derrocha una cantidad impresionante de energía mental y emocional en la división de sus experiencias durante la jornada en colocarlas tanto en una como en otra carpeta. Este desgaste psicológico durante el día es desvastador y sumamente esclavo.
Esta división todo el día de nuestras experiencias en buenas o malas es la esclavitud que hemos elegido como paradigma para vivir una vida que es siempre perfecta y que podríamos decir que siempre está dentro de la carpeta: "COSAS BUENAS QUE ME PASAN".
Cuando a cada pequeño o gran cambio de nuestro día a día reaccionamos con esta división interna, eso significa sencillamente que vivimos obsesionados con nosotros mismos y "nuestra historia". En esa historia entra también unos "demás" que pueden ser la familia, el novio, la empresa, los perros, los padres, etc....es decir cualquier cosa que relaciones con esta estructura:  "yo o mío". Este pasar por día obsesionado porque "yo o mío" nunca se descalabren es agotador, o transforma nada, produce vejez prematura y enfermedades, repele al dinero y nos hace  vivir sin Visión ni Propósito.
La verdadera felicidad NO LLEGA NUNCA, desde fuera. Nunca jamás las cosas estarán lo suficientemente bien como  para que digas: "ahora sí, ya soy feliz". A los pocos días "pasará algo" que te tirará de nuevo por la borda ese premio tan ansiado que llamamos felicidad y otra vez la montaña rusa emocional, y otra vez decirle a los demás: "cuando esto pase, entonces sí podré disfrutar", "si me voy unos días, entonces sí podré disfrutar, si ella o él dejan de hacer eso, entonces sí podré disfrutar. Eso nunca pasa....la vida seguirá poniendo y quitando cosas de tu vida, poniendo y quitando trabajos, poniendo y quitando personas...poniendo y quitando "circunstancias". Entonces qué narices pìensa y hace una persona feliz? Algo harán los felices que uno no sabe....sí, efectivamente los felices son libres "de las circunstancias". No están obsesionados consigo mismos y y las historias que cuenta la mente con respecto a "todo" todo el día, dividiendo las experiencias en esas dos carpetas de cosas buenas y cosas malas. Los felices son personas estables ante lo que siempre es inestable: tu vida. Son personas con perspectiva, agradecidas a un nivel inaudito para los infelices que solo le ven la quinta pata a todo, todo el santo día. Los felices ven la vida en directo, sin interpretaciones sobre si "esto me conviene o no me conviene", dejan de dividir lo indivisible todo el día y solo ven vida Perfecta en todo. en las sábanas, en las gentes, en la lavadora, en el trabajo o ausencia del mismo, en lo que viene o va...porque los felices saben que todo viene y va...entonces, una vez que sabes que todo viene y va....resulta que que todo aquello que temes perder, lo sueltas y cuando sueltas...pues las cosas llegan con mayor énfasis. Dejar de obsesionarse con uno mismo es un proceso que dura toda la vida...para mí no hay ninguna experiencia más gratificante que esa libertad. Estar todo el día reparando al yo y agotados porque ese yo no se descalabre, es para mí la muerte. La muerte para mí no es que un día mi forma cambie, sino vivir en base a mi yo y sus hambres permanentes. No es que no tenga sueños, es que estos ya no me quitan la alegría de vivir. Me veo como "transparente", como si no tuviera ese perímetro que permanentemente tengo que defender, tengo que curar o tengo que dignificar...ese yo que parece siempre insatisfecho, molesto, irritado, mal amado, pobre, enfermo, indignado, no correspondido, harto, hasta las narices, no valorado, etc, etc...Dejar de obsesionarse con uno mismo es un milagro.

3 comentarios:

  1. Gracias. Yo soy una persona obsesiva que esta pasando por un proceso casi igual de sufrir por no querer sufrir o tener miedo a sufrir y es algo dificil dejar esta obsesión.

    El dejar las cosas suena... dificil, como querer romper un hábito de toda la vida, solo que mas etereo y confuso ¿Algunos pasos que tomastees para dejarlo? Ya se que cada persona camina su propio sendero, pero es siempre saber y poder aprender algo de las experiencias de otros.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reflexión. La verdad es que a menudo nos ponemos miles de trabas sin darnos cuenta de ello, hasta estar envueltos en una espiral sin fin de obsesiones y paranoias que al fin y al cabo solo nos arruinan los que podrían ser los momentos felices de nuestras vidas!
    Aprender a vivir libre es un arte!

    ResponderEliminar
  3. Excelentes ideas, librarse de ese tipo de obsesión por tener todo controlado es muy desgastante, tus palabras me ayudan un poco más a comprender qué me pasa y cóm puedo aliviarlo, gracias!

    ResponderEliminar