Páginas vistas en total

lunes, 10 de diciembre de 2012

QUE ES LA EDAD

Nuestro cuerpo es una idea en nuestra mente. Del mismo modo que lo es la idea que ese cuerpo ha nacido en un espacio- tiempo y que morirá en otro espacio tiempo. Pero la energía cuántica que es nuestro cuerpo no solo no tiene solidez, sino que tampoco tiene tiempo. Experimentas un cuerpo porque en el juego de la evolución existe esa expresión . El espíritu se expresa como mente y la mente crea la noción, "la idea" de cuerpo en tu mente. Por extraño que le resulte a nuestra mente lineal, experimentas siempre TODO el cuerpo del universo, ya que el material del que está hecho todo es energía y esta energía no es estática, sino que está en continuo intercambio con  el cosmos. Pero en la percepción pentasensorial, mejor dicho en nuestro cerebro, experimentamos la idea de poseer un cuerpo separado del resto del cosmos. Esto es solo una ilusión sensorial. Como lo es la idea de "solidez de las cosas". La edad exacta de tu cuerpo, en el plano "real" es decir en el plano cuántico es 0, o podemos decir que tienes eones de edad, la edad del universo. 
 A medida que crecemos, esa "idea" que es el cuerpo va mutando y entonces es cuando "creemos" que envejecemos y que "perdemos" en un futuro que no conocemos, algo llamado "mi vida". Como cada humano experimenta en su realidad el contenido exacto de su subconsciente, al ver a envejecer a otros, "copiamos" ese patrón pasajero de conducta de la energía y envejecemos según la tribu que conforme nuestro entorno.  Se ha comprobado científicamente que personas que tienen problemas psiquiátricos, los cuales   le hacen perder la "noción del tiempo" envejecen a un ritmo más lento que quienes tienen muy presente la "idea" que el tiempo es una flecha disparada hacia delante. Los átomos de tu cuerpo no tienen edad ni espacio. Experimentas, según los surcos guardados en tu cerebro subconsciente, una determinada "idea" del cuerpo físico. Las personas que viven intensamente el "ahora" tienen una idea de cuerpo cuántico muy cercana a la realidad de lo que "es" realmente su cuerpo y se mantienen jóvenes. Cuando te relacionas con otra persona, la edad es más bien su evolución mental en el desarrollo de ciertas habilidades conscientes para gestionar experiencias. Un bebé tiene exactamente la misma edad que una anciana de 86 años en el nivel del material que es su cuerpo, ya que los quarks que componen "todo" están en un 99,99999 vacíos. Esto indica que la materia es básicamente "vacío". Ya no hay tesituras que se opongan científicamente a esta noción. La diferencia entre el bebé y la anciana, estriba no en el material de su cuerpo, que son objetos mentales, sino en la evolución de las "ideas" que van conformando la vida de los sujetos. La pirámide de Keops y tú tienen la misma edad desde el punto de vista "real" del material cuántico que lo componen. Dicho contenido energético no está "quieto y petrificado" sino que es fluido y está en continuo intercambio con el contenido cuántico de todo el cosmos. Esto marca un nuevo rumbo en el entendimiento de la enfermedad y de la vejez. Hay sujetos en Africa de más de 80 años que pueden correr verdaderas maratones, debido a que la idea que han "copiado" de sus tribus es que el cuerpo puede hacer eso y por lo tanto lo hacen. En este momento todo tu cuerpo es el resultado de tus ideas subconscientes. El cuerpo es una idea, por lo tanto también lo es la "edad del cuerpo". Si te colocaron  en un recinto en el que solo hubiera niños y no conocieras otra cosa, si nunca hubieses conocido la idea "del deterioro del cuerpo",  si jamás en tu vida hubieses visto a un "viejo" tu idea del cuerpo sería diferente y su percepción también. Te verías mucho más joven que ahora, ya que los humanos "copiamos" lo que vemos. No serías un niño siempre, eso no ocurriría, pero tu cuerpo mostraría otra imagen más juvenil. Somos apenas una circunvalación en el campo total energético del universo, un oleaje en el océano de la energía total del cosmos. Si pactas una nueva realidad con tu subconsciente de lo que es el cuerpo, lo cual lleva su proceso de entendimiento, la idea de edad de las personas sería diferente para ti. La energía es atemporal. Lo cual no indica que "sea muy anciana" sino que no tiene tiempo. El tiempo es un objeto mental creado por la misma mente para experimentar el juego de la Vida. Pero siempre se está en el Ahora. Tu cuerpo interior, la energía que eres, es eterna, por mucho que esto le cueste comprender a la mente lineal que solo puede comprender la flecha del tiempo y no es capaz de aceptar la noción de "no tiempo". Pacta una nueva realidad con tu cuerpo energético, que no tiene tiempo y sentirás más vitalidad, juventud y salud.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Algunas gotas...

ALGUNAS GOTAS DE SABIDURÍA


1- Siempre has sido, eres y serás el testigo silencioso de todos los asuntos que crees que son "tu vida". Ninguno de esos asuntos es relevante, sino el testigo que los observa en paz.

2- Nada es más importante que tu estado interior. Nada en absoluto. Todo lo externo que experimentas y has experimentado es solo un eco, una estela tridimensional de tu estado de consciencia.

3- Si no cambias por dentro, día a día recrearás el mismo mundo pero en versiones ligeramente diferentes. Serás fracasado, pobre u enfermo en diferentes maneras, pero si no te sientes rico, exitoso y sano, solo habrá ligeras variantes de un mismo mundo basado en el miedo. 

4- Un día ya no podrás buscar ningún culpable fuera de ti y también tú dejarás de sentirte culpable. Ese día es un día  grandioso, es el día que decides que todo lo que te pasa es por tu estado interior y no culpa de los demás. 

5- Eres vida única y extraordinaria. No tienes una vida ni la tendrás jamás. No perderás jamás "tu vida", ya que eso no existe. Solo en la percepción crees que esa forma percibida por los sentidos es "tu vida", más es solo una ilusión cerebral. Eres uno con todo el universo, eres todo el universo y tienes sus funciones y capacidades para crear.

6- Nunca te falta nada ya que eres vida única, solo experimentas el contenido energético de tu vibración. Si esta es baja experimentarás sensaciones de carencia y situaciones que lo respalden. Pero siempre estás abastecido por la fuente de todas las formas. 

7- Nada de lo que llamas "tuyo" lo es. Nada. Eso son solo etiquetas del ego. Si tú y todo lo que es vida es una misma cosa, nada es tuyo ni de nadie, son solo ilusiones de propiedad de nuestro ego. Saber esto te quita el terror a la pérdida. No puedes perder algo que no tienes. 

8- El silencio es tu verdad. El pensamiento compulsivo es tu mentira. Ningún pensamiento te define ni te definirá jamás. Eres y punto. Sin etiquetas. Eres lo mismo que los delfines y las flores. Por lo tanto posees su misma inocencia y dignidad. No necesitas demostrar nada ante nadie ya que todos somos uno. Pero se te ha dado el derecho a alcanzar tu versión mejorada. Cuando la alcances no serás más que ahora, solo te habrás expresado más.  

9- Tu verdadera misión es estar tranquilo. Lo que hagas es secundario. Cuando eres capaz de estar tranquilo, tu hacer es eficaz y limpio. 

10. No existen cosas extraordinarias y otras ordinarias. Solo la mente egotista hace estas diferencias. Hay la misma y exquisita belleza en un jefe malhumorado que en un paisaje de playa. Todo es milagroso y extraordinario si se refina la percepción. Saber esto te conecta con lo mejor de las personas. Desaparecen los enemigos que creías que tenías. 

11. Eres amor. Esa es tu naturaleza. No hay rincón que no sea amor, pero el miedo hará que veas rincones falto de él. Esta carencia de amor es ilusoria. 

viernes, 2 de noviembre de 2012

APRENDER A DEJAR DE SUFRIR

Vivo en un continuo sentimiento de amenaza y destrucción. Siento todo el tiempo que mi vida puede ser amenazada, que todo lo que importa puede destruirse en cualquier momento. Mi sensación desde que me levanto es de una especie de gran frustración y quejido crónico, algo que por otro lado considero normal. ¿Acaso no vive todo el mundo así? 

Usted sencillamente es usado por su mente. Todos esos sentimientos pertenecen a un árbol: Usted cree y se percibe como un yo aislado en continua amenaza, vive en base a un pensamiento, porque solo es un pensamiento: "tengo un yo que los demás quieren herir, que puede quebrarse en cualquier momento, que odia y ama según sus estados de ánimo, un yo separado de la existencia, solo, abandonado a un destino indiferente" Esa voz en la cabeza la tiene casi todo el mundo, pero eso no significa que esos pensamientos reflejen la realidad de su ser.

La vida en general no me interesa en absoluto, saber qué es  eso de la Vida como algo integrante de todo, me tiene sumamente indiferente. No me interesa en absoluto nada que no tenga que ver con mi historia personal, mis afectos y mis resultados. Todo el día pienso solo a lo concerniente a lo que llamo "lo mío" y sufro casi todo el día por esto. Solo me interesa que lo "mío", es decir mis posesiones, mis relaciones y mi mundo no se alteren por nada. Cuando voy por la calle jamás estoy en paz, no me interesa nada que no sea pensar en mis asuntos. Así ha sido desde que he nacido. A veces he tenido algunos momentos de bienestar, pero apenas ha habido un cambio en mi vida, esos sentimientos han pasado a la frustración inmediatamente. Siento que existe un mundo externo que no tiene nada que ver conmigo, y que soy víctima de ese mundo. Algunos tienen suerte y no son víctimas de ese mundo. No pienso jamás que los demás puedan sufrir lo mismo que yo, solo me interesa mi propio dolor y hablo de ello a los demás todo el tiempo que puedo, o me lo callo y voy por la vida con un humor sombrío. 

Lo que usted es y la felicidad no tienen ningún opuesto. El Ser que es su esencia más allá de todos esos guiones cinematográficos con sus verdugos y amigos, ambos intercambiables, reside en el reino de los no pensamientos. La iluminación no es que usted deje de pensar, sino que usted observe a sus pensamientos como si observara a un perrillo que ladra y ladra y sea capaz de elevarse por encima de esos guiones de cine, en los que usted siempre sale herido. Usted piensa que la vida, que su vida, es ese pequeño yo y vive en base a él, en base a que ese pequeño retazo de existencia aparte, jamás sea herido, o corrompido de algún modo. Como esa es su percepción de la realidad, verá retazos en todas partes y hablará una y otra vez de lo malo que es el ser humano. Ese es su estado de consciencia y eso será lo que experimentará en su mundo físico, en el mundo de las percepciones. Usted en realidad está percibiendo solo un baile de moléculas sin interpretación previa, pero su mente le dirá que ese baile es hostil para usted, que la existencia está en su contra y así nacerá para usted el miedo y todos sus derivados: ira, envidia, autocompasión, odio, rencor, dolor emocional en todos sus grados. Usted ha tomado esa decisión inconsciente: hacer del mundo perceptual su enemigo. Por ende eso será lo que vivirá. Solo le interesarán las noticias que tengan que ver con lo que usted ha inventado sobre usted. Su frecuencia vibratoria será afin a todo ese drama y lo re-creará en su vida una y otra vez. Habrá perdido de vista algo que es usted todo el tiempo, el ser incorruptible que es más allá de todo placer, de todo dolor, de toda "circunstancia" y será un mendigo y un esclavo de su mente. Solo lo dominará el miedo y el miedo guiará todos sus actos y palabras hacia los demás. Hablará d miedo, y actuará desde el miedo. Ese será su mundo y hasta que no se eleve por encima de sus propios pensamientos experimentará un mundo hostil, con algunas pinceladas de bienestar o mejor dicho, placer efímero, pero no será capaz de sentirse realizado solo por vivir, su guión cinematográfico sobre lo que usted cree ser se apoderará de usted desde temprano. Pero hay un instante en la mañana, en la que usted no es usted, no tiene ese yo, antes de cualquier pensamiento sobre lo que considera que es la vida, su vida, existe como una esencia, como una presencia constante y eso es usted.

Pero si vivo pensando que no tengo un yo ¿qué pasará conmigo y mis relaciones? No me volveré acaso un ser indiferente a los demás  y frío . No puedo creer que exista una vida sin sufrimiento ni dolor. No deseo eso en mi vida, pero no concibo vivir sin pasión. Yo creo que la pasión estriba en sufrir mucho por todo. 

Ahora usted está muerto en vida. La vida única le pasa por un costado y no la ve porque está poseído por su mente. Así que no perderá su vida si vive con la mente más tranquila, no puede perder algo que usted es. Y ahora usted no ve la realidad de los otros seres humanos, porque no percibe su propia realidad. Está atrapado en un mundo de formas destinadas a desaparecer y lo único que desea ahora, sin saberlo, es huir del dolor y conservar el placer. Eso, es la esclavitud, eso es la muerte. Que millones de personas vivan así, no significa que eso sea  una vida plena- La vida en su magnífico esplendor no es percibida como tal, sino solo formas que o le gustan o le disgustan y usted pasa todo el día en esta dolosa dualidad: esto me gusta, esto no me gusta. Así fragmenta mentalmente algo que es único y dinámico, la vida única que existe inherente a todo. Más allá de sus disgustos y gustos intercambiables, usted es siempre esa presencia silenciosa, sin guión cinematográfico dramático, sin amenaza del medio ya que usted es el medio que percibe- Hasta que no comprenda esto, su vida es una sumatoria de sufrimientos intercambiables. Buscará continuamente culpables "externos" de su falta de plenitud y estos verdugos solo son personajes que se repiten hasta la saciedad. El amigo de hoy, será el enemigo de mañana. Así funciona la mente del ego, esa falsa percepción de usted mismo- Usted ha incorporado la idea de que existe en un tiempo cronológico, con un pasado que solo se repite, cuando usted en realidad siempre ha existido ahora. El pasado que le hostiga es una idea que tiene en su mente ocurriendo ahora, el futuro que tanto le inquieta, es solo otro pensamiento ocurriendo ahora. Mientras usted sea un mendigo y un esclavo de su mente, su frecuencia vibratoria se mantendrá baja, por lo tanto deberá experimentar la vida única como sufrimiento. Hasta que no sea un compasivo observador de sus pensamientos repetitivos, el dolor existirá siempre. Las formas son pasajeras y usted querrá retenerlas a toda costa. Usted perseguirá así siempre una ilusión. Pero usted puede elevarse sobre eso y trascender su idea del mundo. La mayor parte de las veces, las personas tienen que experimentar un quiebre profundo de su "mundo", a través de una enfermedad, una pérdida importante, un hecho muy dramático para abrirse a la dimensión real de su ser. Solo cuando su mundo se quiebra en todas sus formas, usted puede ver que existe intacto más allá de todo ese dramatismo. Eso es el despertar y toda la humanidad está destinada a ello. Un día se reirá de sus falsas percepciones y podrá sentir la calma chicha del Ser que es Usted, la calma subyacente a todo lo que existe. Esa calma es su esencia profunda y puede saber que es una experiencia cuando la siente cuando las cosas "van mal". Usted ya sabe que las cosas "van mal" muy a menudo, así que cuando sienta paz pese a esa falsa percepción de que todo "va mal" usted ha conquistado algo precioso, una joya, su brillo interior más allá de toda forma efímera. Comprenda que todo en su mundo está destinado a disolverse en el mundo no manifestado de las formas, si no se aferra a ninguna forma, puede vivir en paz en el mundo de las formas. Pero ya no tendrá esa tortuosa sensación de gusto o disgusto hacia algunas de ellas. Ya no estará fragmentada la vida a su alrededor, ya no sentirá que debe elegir entre el bien y el mal. Estará curado por lo tanto su mundo externo espejará esa cura. Solo entonces usted será útil. Su paz emanará con tal fuerza que atraerá todo lo que necesita sin necesidad de tortuosos esfuerzos y su presencia calmará a otros. Su paz será consonante con la paz de los demás y entonces usted realmente estará haciendo algo por "el mundo", no a través de la queja crónica. Si de verdad quiere mejorar este mundo, estese en paz cuando las cosas de su "mundo" vayan mal o muy mal. Su paz es el regalo que usted hace a la Vida que lo ha creado. Su paz es la música de su espíritu más allá de la percepción del mundo externo. Usted ya no tendrá un yo pesado y cansino que todo el tiempo los demás deben atender y satisfacer. Usted ya no está ahí para ser herido, corrompido, roto, ofendido. Usted ya no existe como un yo pequeño hambriento de aprobación. Usted ya no se percibe separado de la Vida que lo ha creado y la disminución del miedo será el síntoma que notará- No vivirá con emociones bajas, sino con una alegría que no conoce opuestos. No es una euforia tonta, no es la alegría del placer, es un bienestar sosegado y calmo, incorruptible.

domingo, 7 de octubre de 2012

LOS SOCIOS

Solo hay una cuestión científicamente verdadera sobre la vida que parece no refutable: La Vida que somos es Una energéticamente y todos los seres vivos somos Uno. Cuando dividimos a la Vida y  Todas sus formas en lo más pequeño que nos lo podamos imaginar llegamos a un mundo totalmente ajeno a la percepción. Un mundo dónde solo hay vacío y energía. ¿Es molesta esta concepción del mundo? ¿Es inaceptable? ¿No soy capaz de filtrarla a mi experiencia vital cotidiana? La única razón por la que una persona no pueda concebir intelectual y emocionalmente esta unidad energética de "todo" es porque estamos tan atrapados en la experiencia sensorial, tan apegados a la idea de separación de las otras formas de vida que nos devuelve nuestra vista y demás sentidos, estamos tan hiptonizados socialmente con este materialismo que nos parece absurdo que todos los seres vivos compartan una misma unidad energética, que toda la Vida sea una. ¿ Pero quien se siente tan amenazado ante la idea tan radical que a un nivel de "pequeñez" uno mismo y las demás personas seamos la misma cosa? A nuestra personalidad o ego. Nuestro Ego tiene una misión: que no sepas nunca que jamás has tenido, ni tuviste, ni tendrás enemigos...ya que si el sentido común nos dice que la ciencia ha demostrado que todos somos Uno, eso indica que soy uno no solo con mis amistades más afines, sino también con mis verdugos, con esas personas que me "irritan". Nuestro átomos y los de nuestros verdugos están en continua intercomunicación con el cosmos. Es decir que parte de nuestra materia está formando ahora parte de la materia de la persona que peor nos cae en este momento. ¿Si sé eso podré perdonar a mi enemigo? El perdón es algo imposible cuando nos domina la visión separatista del Ego. ¿Qué significa entonces que alguien me caiga tan rematadamente mal? Significa que esa persona, que ese Ego, expone emociones y características que me son propias pero que por nada del mundo deseo reconocer que tengo en mí y haré todo lo posible por ocultarlas. Todos hemos pasado por situaciones en las que hacemos sociedades o tenemos parejas con personas con características que nos hacen irritarnos mucho. Es imposible a nivel energético que esa persona se te presente si no hay una lección espiritual profunda ligada a esa conexión. Algunos autores suelen llamar a este aspecto nuestro no resuelto ni amado por nosotros mismos: "nuestra sombra". No son en absoluto aspecto erróneos nuestros, sino subpersonalidades del ego que se mantienen ocultas y cuando las vemos espejadas en otros, explotamos o nos sentimos muy incómodos. El espejo del mundo hará que adores estar con personas que reflejan tus aspectos amados por ti y que desees potenciar y que te irriten las personas que espejan tus sombras. Uno nunca puede escapar de su sombra por muchas sociedades que rompa o por muchos divorcios que tenga.  La sombra reaparecerá bajo otro disfraz en cualquier momento. ¿Qué hacer entonces? Reconocer que todos tenemos aspectos sombríos, no amados de nosotros mismos y perdonar esos aspectos. Reconocer nuestra intolerancia, pereza, falta de optimismo y comprender que todos tenemos aspectos egóticos que sanar. Nosotros también alguna vez fuimos inflexibles, mal educados, no llamamos cuando dijimos, no fuimos optimistas como esos socios que tuvimos. A medida que una persona va comprendiendo la naturaleza energética del mundo, va perdonando a su propia sombra y es capaz de detectarla cada vez que se siente molesto con otra persona. esto no implica que algunas sociedades o amistades deban romperse para avanzar en el camino espiritual, pero hasta que no curamos y comprendemos esos aspectos nuestros, la sombra hará lo que pueda por manifestarse en otra persona, otra sociedad, etc. Todas las personas tenemos el concepto de "soy bueno" y el otro es "malo". Pero el universo no funciona así. No funciona a base de exclusión  sino a base de inclusión. Cada vez que nos enfocamos en los aspectos negativos de otra persona estos crecerán como espuma. Cuando disolvemos una sociedad o una pareja, debemos enfocarnos necesariamente en los aspectos positivos de esa persona y reforzarlos mentalmente. De ese modo en la próxima sociedad o pareja obtendremos esos aspectos positivos y los negativos irán desapareciendo. Todo aquello a lo que te resistes, persiste. No tenemos porqué mantenernos de por vida en sociedades que no nos hacen bien, pero si comprender qué aspectos nuestros están reflejados en ese socio o jefe que nos irrita tanto. Una vez que somos capaces de amarnos a nosotros mismos, pese a nuestras sombras, la vida te pone en sintonia con seres más afines y cuyo propósito es parecido al nuestro. En la andadura espiritual, por mucho que rompamos todas nuestras relaciones, si no perdonamos nuestros aspectos no amados, estas sombras seguirán existiendo. Todos somos Unos y todos nos espejamos todo el tiempo. Nos somos ni malos ni buenos radicalemnte , sino que durante el día nuestro estado de consciencia va cambiando y a veces "reflejamos altas vibraciones" y otras bajas vibraciones. Por eso cuando a algunos maestros  iluminados se le pregunta sin ellos son ya "buenos el todo" estas personas suelen decir que no lo son, pero que ahora son "íntegros". Han sabido integrar todos sus aspectos sombríos  y perdonarlos. ¿Cómo sabes que ya has integrado alguna sombra? Cuando otra persona deja de irritarte con su actitud que antes te parecía insoportable,  y puedes observarla con compasión y cariño, pensando "yo también soy así de vez en cuando y aún así me amo". Esa es la maravilla de la Unidad de la que todos provenimos y somos. Una persona íntegra no es alguien " más bueno que los demás", es un ser humano que ha avanzado espiritualmente al punto que puede observarse en los otros y reconocer a su propio ego reaccionando al ego de los demás. Cuando eres consciente del ego que habita en ti, puede reconocerlo en los demás y perdonar con facilidad. Si reconoces al Ego pones consciencia y entonces el ego desaparece. Ya no hay ofensa, ya no hay reacción emocional desmesurada, ya no hay acusación ni enemigos. Hay claridad y espacio alrededor de la reacción. Ese espacio es la consciencia consciente de sí  misma. La bondad es solo eso. 

lunes, 10 de septiembre de 2012

VIVES EN UN UNIVERSO SENSIBLE A LA EMOCIÓN HUMANA

1- Tu mundo es hechura de  tu mente. No estás separado de lo observado aunque los sentidos lo muestren así. Solo lo "sientes" así por el condicionamiento de los sentidos y por creer a otros que no han investigado la verdadera naturaleza de lo que llamamos realidad. Esos dos factores te hacen creer que vives en un universo estático y malévolo  al que tú solo debes resignarte. La sociedad  y tus mentores (padres, profesores, parientes, etc...)  te han enseñado que eres una víctima y no un creador de tu vida.

2- Ya se sabe científicamente que lo que llamamos "materia" responde a la emoción humana. Vivimos en un universo sensible a la emotividad humana, esto los científicos le llaman "frecuencias". Emociones positivas y de fe en el universo proporcionan universos amables a los humanos. Emociones negativas y de desesperación, proporcionan universos hostiles.

3- Debes obligarte a ti mismo a hacer de la felicidad una prioridad y dejar de reaccionar todo el tiempo a los acontecimientos con frecuencias bajas, es decir con emociones negativas. Debido a que habitamos un universo que responde a la emoción humana. Esto se conoce como "ley universal de la atracción" y no para jamás. Cada vez que tienes una emoción estás en una frecuencia determinada, esa frecuencia sintoniza con acontecimientos del espacio tiempo  que siempre ocurre en el ahora, que llamamos "circunstancias".

4- Para obtener acontecimientos del espacio tiempo en el Ahora favorables a ti, debes madurar en consciencia  y aprender a ver al universo como un todo amable. Dijimos que los científicos que investigan la naturaleza de la realidad ya saben de forma irrefutable que la emoción humana "moldea" el mundo del sujeto, por lo tanto aprender a estar satisfecho y alegre pase lo que pase en tu vida, debe convertirse en una gimnasia diaria, incuestionable.

5- Para aprender a ver al universo en el que habitas como un todo amable que responde a tu emoción, debes hacerte responsable de lo que atraes a tu experiencia dejando poco a poco el personaje de víctima y asumir que eres un creador. Un creador aún no hábil, pero un creador al fin.

6- Solo, y esta condición es indispensable, cuando veas en todo momento al universo como un todo amable que no está separado de ti, sino que "es" tú, los acontecimientos del espacio-tiempo que atraigas como un imán serán de naturaleza amable y feliz. En este estado desaparecen con agilidad las enfermedades y lo que usulmente llamamos "problemas".

7- Recuerda siempre que vives en un universo sensible a la emoción humana. Cuanto más reafines tus emociones positivas, más cosas "buenas" atraerás. Solo debes implantar este chip en tu mente: "Vivo en un universo amable conmigo". Cuando tu cerebro acepte esto como algo cotidiano, serás dueño de tu vida. Y comprenderás que el sufrimiento que has vivido o vives se debe a que tu estado emocional es de baja frecuencia. Pero debes observar tus emociones.

8- No es necesario que siempre estés "contento", eso no es posible, pero es imprescindible que vivas tus experiencias con paz. Debes dejar de reaccionar ante todo como un animal, como un depredador y favorecer las emociones positivas.En definitiva, debes aprender a vivir sin miedo. Recuerda que vives en un universo amable. Sentir eso te da paz. Puede que no des brincos, pero te da paz.  La paz calibra altísimo y esa paz te garantiza una vida placentera. Nunca olvides que habitas en un universo que responde a tu emoción. Sentirte satisfecho, pase lo que pase en tu vida, te garantiza buenos resultados.

jueves, 6 de septiembre de 2012

EL ARTISTA QUE HA DE VENIR

EL ARTISTA QUE HA DE VENIR



El artista que ha de venir (I)

EL SIGNIFICADO FINAL

Crear es una forma de meditación, de conexión absoluta con nuestro verdadero Yo que está libre de las ataduras de la mente: preocupación por la subsistencia, por la aprobación ajena hacia nuestra valía, por si somos amados o no. La mente que está en el estadio de la creación es una mente poderosa porque ha conectado con su verdadero potencial, está totalmente en el presente y esa disponibilidad para estar atento al presente es el acto más digno y alto de que puede alcanzar la consciencia humana. Yo busco sanar a través de mi arte. Cualquier manifestación artística tiene que producir una alquimia en el que es recipiente de ese arte. Pero sólo un artista anclado en la profunda humildad del conocimiento de sí mismo, puede crear desde una napa más profunda al ego y sus continuas conversaciones sobre su superioridad por encima del resto de las criaturas. La ciencia lleva décadas demostrando la perfecta igualdad del universo, su simultaneidad y interconexión entre sus partes, pese a la miope experiencia sensorial.
El artista genio presenta un equilibrio entre los dos hemisferios cerebrales; pero sobre todo ha desarrollado el derecho y por ello incide en el homónimo del público. La capa intelectual desde la que crea incluye el uso de las facultades intelectuales menos usadas por las masas: la imaginación y la intuición. Factores claves de la inteligencia profunda.
Eso es inteligencia plena. Carece de relevancia la técnica, la dicción o el buen uso del idioma si el artista no logra acceder al subconsciente de la persona que contempla, escucha o lee.
Cualquier expresión del arte ha de prescindir del ego humano como epicentro. Se requiere otra clase de literatura, otro cine, otra pintura, que eleve la autenticidad del hombre. Es más fácil escribir o pintar el dolor humano, pero eso no es lo que se necesita socialmente. El desafío es crear firmemente sobre un hombre nuevo, más evolutivo, sin que el artista tienda a la cursilería ni que caiga en lugares comunes. Los crímenes, el dolor, el sexo visceral atraen mucho, pero forman parte de la vieja consciencia. La idea de futuro es que los artistas ayuden a que el hombre evolucione y viva en plenitud..
La concepción del tiempo que viene exige el estudio profundo y desapasionado del ego humano. Subsiste en la sociedad el papel arquetípico de la persona culta; papel especialmente interpretado en Europa. Cuesta erradicar los modelos ancestrales, con un ego exclusivista. Pero el creador que esté demasiado identificado con su falso yo será incapaz de canalizar una obra que transforme.
El ego rige las creaciones en el humano que continúa preguntándose quién o qué es. Encontrar a un creador que sea natural, que no se sienta superior a otras criaturas, que comprenda la naturaleza vacua del átomo que lo compone, que tenga autoestima y humildad al mismo tiempo, es aún difícil porque prima el viejo paradigma de pensamiento que se basa en que todo es de génesis externa.
En las próximas décadas el creador que no conozca las leyes
universales, que no tenga cosmovisión ni sea natural, no hará una obra que permanezca. Los humanos únicamente somos inteligencia finita expresando inteligencia infinita, no estamos por encima ni por debajo de ninguna otra criatura, siquiera estamos separados de ellas; tal consideración es sólo un informe de nuestros acotados sentidos y nuestro condicionamiento social y personal.
El artista tiene que hacer lo que de él se solicita sin confundirse o perderse
en el papel de artista o de ser culto. No es eso. Es la conciencia pura detrás de esos personajes que el alma va cambiando como si fueran vestidos. La obra del artista carece de trascendencia personal porque es la Vida la su creadora, y el artista es Vida.
Sin ego la vida aparece tal cual es. Sin las obstinadas interpretaciones de la mente que todo lo divide y juzga la vida es infinita, igual en todas sus partes, sin costuras, sin fragmentar, sin divisiones absurdas que sólo la mente inmadura provoca. Sin partes superiores a otras. En un universo interconectado y simultáneo como parece ser el universo que habitamos, ninguna parte es superior a otra porque ni siquiera existe el concepto ‘una parte y otra’, ya que todo el universo está ocurriendo simultáneamente sin distinción de lugar.
Se necesita un nuevo artista, más informado científicamente, con una humildad producto de su entrega al conocimiento de sí mismo, a la averiguación de su verdadero yo y no sólo de su personalidad finita. Es necesario un artista anclado en el Ser y a su vez capaz de expresar al Ser individualmente.

Cristina Bergoglio




miércoles, 29 de agosto de 2012

COMPRENDER PORQUÉ ENFERMAMOS


MI PADRE ESTÁ ENFERMO Y NO QUIERO QUE SEA ASÍ

P: Mi padre está muy enfermo en el hospital y no deseo que eso ocurra, me hace daño pensar en que puedo perderle o que sufra. ¿Qué actitud puedo tomar?

R: La enfermedad es siempre algo perfecto y jamás es algo “malo”. Sin la enfermedad nos hubiésemos extinguido como especie hace milenios. La enfermedad en el cuerpo físico es un excelente indicador de que hemos perdido la consciencia de nuestro bienestar interior (la única base “sólida” para la salud perfecta, aparte de los hábitos de vida)
Cuando un ser amado se enferma lo que sentimos es que eso “no debería estar ocurriendo” y si fuera por nosotros haríamos lo posible para borrar de la existencia esa situación. Sin embargo lo que queremos sentir cuando un ser amado se enferma, es no sufrir nosotros. Más que pensar “mi padre no debería sufrir”, en nuestro subconsciente pensamos: “yo no debería sufrir” y en último término es nuestro ego el que habla, nuestro yo falso el que dice: “yo no debería perder a nadie y menos a mi padre”.

P: ¿Cómo supero el temor a la pérdida de mis padres y qué hago en esta situación en la que toda mi familia no hace más que apoyar la enfermedad de mi padre hablando todo el tiempo de ella y dramatizando a más no poder?
La pérdida y la ganancia de la vida no existe. La vida es una y esta ni se gana ni se pierde más que en nuestra percepción de lo que creemos que es el cuerpo, interpretación que hacemos a través del  engaño de los sentidos y la hipnosis del condicionamiento social. Su padre no perderá la vida si es que muere, solo perderá su forma ante Usted. Lo cual es el destino de todas las formas. Pero la vida que es su padre sigue intacta. Solo perderá algo que siquiera Usted ni yo sabemos de qué está hecho.
Le ayudará infinitamente si en lugar de centrarse mentalmente en la enfermedad de su padre, hablar de ello todo el tiempo y emocionarse mucho con ello, hablar tortuosamente de los más mínimos detalles de la enfermedad con sus familiares y darle y darle más foco a la enfermedad, si logra serenarse y pensar en la salud como condición natural. Aquello en lo que nos enfocamos crece. Si ama a su padre, solo hable de salud y soluciones y aunque los demás le vean “indiferente”, hable y piense en salud.
El error que comenten todos los familiares alrededor de una persona que solo está manifestando el aprendizaje de una lección con su cuerpo, es de sumo dramatismo. Se habla y se piensa en ello casi las 24 hs del día, lo cual favorece el desarrollo de la enfermedad.  Lo que hay que hacer es apoyar al enfermo a desdramatizar sobre su situación y hacerle reír. La risa, siempre y en todo caso elevará la frecuencia vibratoria de la energía que es el cuerpo y la desdramatización hará que suba el sistema inmune. Eso le parece anormal y monstruoso a las mayorías de las familias, ya que se nos ha enseñado que la “preocupación y la dramatización” logran resultados positivos. Jamás logran resultados positivos. Nadie en el planeta se ha curado a través de un estado mental de suma preocupación, por el contrario, este estado de preocupación que parece inevitable, es evitable y es altamente prioritario, de suma prioridad, centrarse en la salud del paciente. Hablar de la salud del paciente. Siempre y en todo caso hay que hablar y pensar en el resultado esperado. Otra cosa es la RESPONSABILIDAD, pero esta no tiene porqué estar cargada de miedo y preocupación.


P: ¿Cómo hago para no parecer un indiferente ante mis parientes si no me preocupo por la salud de mi padre?


R: Le debe ser indiferente esto. Usted sencillamente piense en el cuerpo de su padre como si lo invadiera “una inundación de consciencia”, haga este ejercicio por las noches si de verdad desea que su padre se cure. Ahora, si quiere que siga enfermo, hable todo el tiempo de su enfermedad, céntrse en ella y  emociónese negativamente a favor de la enfermedad. De ese modo logrará lo que logran todas las familias: estropear más la salud.

¿Pero quedaré como un ser ruin si no aparento preocupado? Estoy realmente preocupado. No es eso acaso normal?. Si aparento no estar preocupado creo que no me lo perdonaré. Yo siempre me preocupo por todo lo que no sea bueno. 


R: Si le interesa que su padre se cure le será más fácil preocuparse que no preocuparse, le será más fácil hablar todo el día de los análisis de su padre y todos los detalles que hablar de la solución. Pero si le quiere de verdad deberá HACER UN ESFUERZO y enfocarse en la salud de su padre. No existe otro modo efectivo. La preocupación solo trae más motivos de preocupación.
Con respecto a que usted no desea que su padre esté enfermo, debe entender algo: el cuerpo de su padre le está dando un mensaje, del mismo modo que si Usted enferma también recibe un mensaje de su cuerpo. Usted no es quien para intervenir en las lecciones que su padre debe aprender. La mayoría de la gente aprende a través de la enfermedad a curarse interiormente. Debe respetar ese proceso de su padre, es otro ser humano aprendiz como usted.
Piense en salud, hable de salud, hágale reír, no dramatice con su madre y resto de familiares, no haga lo que hace la mayoría de la sociedad. Estimular la enfermedad sin darse cuenta.

¿Y qué  pasa si un día lo pierdo? No lo soportaré. No soporto las pérdidas de ningún tipo. Los padres no deberían irse jamás.

R: Todas las formas de vida son transitorias. Usted no puede decidir cuando es “correcto o incorrecto” que una forma  de vida  QUE NO LE PERTENECE A USTED, debe disolverse. Siquiera sabe lo que la muerte es. Sin muerte la vida no es posible. Son inseparablemente una. No son opuestas, sino complementarias. Su padre se irá cuando la vida lo disponga le parezca a usted eso correcto o no.
La vida es siempre prefecta. Es nuestra limitada mente en su estado inmaduro la que dice “un niño no debería morir, eso injusto”. En primer lugar para que usted esté aquí una infinidad de muertes tuvieron que darse.  Que no entendamos las infinitas leyes de la Vida no quiere decir que no sean perfectas.
Lo que usted siente es que “yo no debería pasar por pérdidas”,  esa es la voz de su ego que insiste en que usted es el único ser del planeta que sufre y que eso es “injusto”, sin embargo usted “perdió” la niñez, perdió “su cuerpo adolescente”, perdió su novia de la infancia para estar ahora casado con quien está….la pérdida como tal no existe, solo la disolución de formas que acontecen en nombre de la Vida. Toda disolución es siempre en nombre de la Vida. Las fuerzas destructivas de la vida (lo que llamamos muerte o pérdidas) son esenciales para complementar las fuerzas constructivas (lo que llamamos nacimientos y ganancias) Si en el universo que vivimos solo operaran las fuerzas constructivas y expansivas, el mismo universo colapsaría porque nada puede expandirse infinitamente. A nuestro ego   le molesta mucho las fuerzas destructivas y solo las acepta “cuando le conviene”. Por ejemplo a nuestro ego le parece bien que se destruya un atasco de tráfico pero le parece “mal” que se pierda determinado trabajo o que se muera “antes de tiempo” un niño. Pero esas percepciones de que está bien o mal que una forma se disuelva son solo del ego, el universo opera de manera perfecta siempre y en “sus tiempos correctos”. Cuando aceptas estos ritmos con sabiduría y compasión, estás listo para vivir sin sufrir innecesariamente. Podrás seguir experimentando incomodidades y hasta dolor físico, pero ya no harás de todo un problema. Ni un problema de la vida ni un problema de la muerte. Lo cual se traducirá en aceptar con infinita compasión los cambios naturales de la vida y no considerarlos “injustos”.

P: No deseo pasar por el dolor de ningún tipo. ¿Cómo supero eso? El dolor es parte de la vida, pero no lo soporto. 

El dolor no es usted. Sino es un residuo de la inmadurez de la mente que no acepta la transitoriedad de todas las formas y se aferra a todo. El dolor no es más que una falsa percepción de “hechos neutros” que siempre que ocurren son perfectos. La mente dice “yo no debería perder mi trabajo, yo no debería perder a mi esposa, yo no debería perder a mi hijo, a mi casa, a mi esto, a mi lo otro”. Sin esos "cambios" usted seguiría siendo un niño de 13 años. Seguiría en el útero materno! El ego dice : “yo no debería perderme a mí mismo”. Ese es el temor de su ego o falsa identidad. En su esencia usted no puede perder nada, es solo una falsa percepción, como cuando una ola rompe en el mar. Sigue siendo el mar. Parece que se va, que desaparece, pero solo se funde. En último término todo lo "suyo" un día más pronto o lejano se fundirá en el mar de la vida. Aceptar eso es la libertad, es la madurez, es el amor. 

No se aferre a nada, apoye a su padre comprendiendo que está en medio de una lección, apóyele riendo, apóyele cantando, apóyele ayudándole a expresar las emociones contenidas que le han llevado a la enfermedad. Porque está enfermo por no expresar determinadas emociones pensando que “es malo enfadarme, es malo expresar enojo”. Ayúdele a llorar positivamente y a reír mucho. Ambas cosas curan el cuerpo mucho más rápido, apoyado por la medicina claro. Apoye a su padre en su camino de crecimiento interior creciendo Usted, comprendiendo que la vida es toda una escuela para aprender a no enfermar. Un día la enfermedad ya no será un método de aprendizaje, por ahora los humanos aprenden así, a través del cuerpo. El cuerpo es sabio, nos da mensajes sobre distorsiones que hacemos de los hechos. Nos la pasamos interpretando mal todo, por nuestra memoria herida, pero en realidad lo que no hiere siquiera ha ocurrido en la mayoría de los casos. Vivimos en falsas ilusiones, interpretamos todo desde el miedo a ser heridos. Nadie puede dañarte en tu esencia. Nadie puede abandonarte ni dejarte ni hacerte mal, es todo un aprendizaje esto. Siempre estás intacto en tu ser interior, abandonando la inmadurez del ego, el cuerpo aprende a sanar. Y apara eso hay que reír, hay que des-dramatizar. De ese modo su padre expresará emociones positivas que son las que apoyan la salud. No haga lo que hace todo el mundo, madure y ría. El cuerpo está diseñado para auto-curarse. Tenemos todos una dimensión intacta en la que se halla nuestra mejor versión. En esa dimensión también estamos sanos y completos, libres y felices. Hallar esa dimensión diariamente es el trampolín para la salud y el bienestar en general. Pero debe asumir una gran responsabilidad: la de su mente y estado emocional y dejar para siempre de sentirse víctima por todo.

Al principio la victimización estará tan incorporada en Usted que le será  muy difícil salirse de ese arquetipo. Porque toda la sociedad nos entrena para sentirnos víctimas de los demás, lo cual es la razón de la enfermedad del cuerpo. Pero poco a poco comenzará a experimentar la responsabilidad de sus circunstancias y podrá cambiarlas en su interior, lo cual es el único método eficaz para cambiar las circunstancias. Comprenda que este estado de sentirse víctima y buscar compasión en los demás o auto-compasión no se  modifica de un día para el otro, por lo tanto entrará y saldrá de la enfermedad muchas veces, pero a medida que cambie su estado de consciencia, las enfermedades a las que se enfrente no serán tan devastadoras y podrá controlarlas con rapidez. Es extremadamente importante no identificarse con un personaje  de “persona enferma” y sacar a relucir todos los detalles de su enfermedad a sus amigos, sólo hágalo con su médico o terapeuta. El cuerpo es extremadamente obediente a su estado de consciencia. Mire como está su cuerpo y este le dirá lo que ha estado pensando últimamente. No se obsesione con este estado de baja frecuencia energética, es pasajero. Medite a diario y recuerde que su cuerpo es energía. La energía puede transformarse totalmente. En algunos casos, cuando la persona está lista, pueden ocurrir curaciones que los demás llaman milagrosas, pero son matemáticamente esperables si la persona ha cambiado radicalmente su identificación con la enfermedad. 

En todo caso reír es la mejor forma de ayudar a sanarse. Vea películas cómicas, esa terapia junto con los tratamientos médicos, le ayudarán a dejar aparcado el personaje de persona enferma. La enfermedad es solo un avisador, no debe tomarse como algo permanente.

Cristina Bergoglio, ex enferma de cáncer,  con motivo de una charla dada a un grupo pequeño a enfermos de cáncer y familiares  en el Hospital  Gregorio Marañón  de  Madrid. Unidad de Oncología.
Julio 2011.


lunes, 27 de agosto de 2012

EL SENTIDO SAGRADO DE LA DIFICULTAD

Desde que somos pequeños vamos persiguiendo el placer y huyendo del dolor en forma continua. Se nos enseña que cada vez que la "realidad" sea disonante con lo que desea nuestra mente caprichosa, es decir que cada vez que la persecución obsesa del placer no sea satisfecha, debemos experimentar un alto grado de incomodidad, violencia interior y frustración a lo que usualmente llamamos " problemas". Desde la visión general de los acontecimientos del universo el nacimiento de una estrella supernova y que se nos caiga café en la ropa son sucesos sin ningún tipo de evaluación emocional negativa, ni pueden ser circunscritos a sendas carpetas de acontecimientos "buenos" en la que apuntaríamos sin dudar el nacimiento de la estrella, y la otra carpeta de acontecimientos "malos, en los que podríamos incluir el dato de la mancha de café. Aunque la percepción nos indique un mundo de ilusiones, debajo de las capas de formas, moléculas y átomos somos ...nos guste o no la idea, la comprendamos o no: energía. Somos energía y todo es energía moviéndose a una altísima velocidad cuyas diferentes grados de velocidad  les solemos llamar "frecuencias". Todos los aconcecimientos del universo son energía moviéndose a diferentes velocidades. Esto se puede corroborar solo con el sentido común. Si tu mano es energía debajo de la percepción de "solidez" de los átomos, lo es también el jefe, la esposa, el perro, la casa y su hipoteca, el café, la macha de café  y también la estrella supernova. Hasta aquí estamos de acuerdo en que todo lo que nos pasa y en general todo lo que "pasa" es energía moviéndose. Un divorcio es energía moviéndose, ganar la lotería es energía moviéndose, una silla lo es, lo es el camarero del bar de la esquina también. No hay nada en esta existencia que pueda escapar a una tesis ya comprobada y verificada, aunque siempre dentro del marco de la investigación teorema y tesis: todo es energía. Lo es tu cuerpo, lo es tu entorno, lo es tu mascota. ¿Tienes argumentos lo suficientemente sólidos para refutar esta realidad? No vale decir que "ves" objetos sólidos con tu aparato perceptor y "aire entre ellos", como expliqué anteriormente eso es solo una ilusión perceptiva necesaria para vivir la vida. 

Ahora vayamos al núcleo de este artículo. 
Si se nos ha entrenado a buscar el placer y huir del dolor, eso indica que cada vez que "ocurre algo" que pone en peligro lo placentero, a ese cambio energético lo llamamos "dificultad". Desde el punto de vista de una universo igualitario en todos sus puntos, esa dificultad solo acontece en la mente del que la experimenta, no en la "realidad real". Para el universo no es una dificultad que te muerda un perro ni para el perro, pero para ti sí. De los tres, la dificultad solo la vez tú. Cuando adquieres una renovada visión de lo que la sociedad llama "problemas" y caes en la cuenta que esto es solo una interpretación emocional de hechos neutros, puedes vivir con incomodidades, pero ya no con "problemas". 
La dificultad es siempre una interpretación errónea de que las etapas incómodas de los procesos para alcanzar más placer y huir del dolor, son algo que llamamos "problemas". Por ejemplo, cuando nos echan del trabajo o nos divorciamos, no estamos realmente convencidos de que eso sea una dificultad, pero se nos ha entrenado a que todo tipo de cambio en las formas de nuestra vida debe asumirse con una carga emocional casi destructiva. Nos acostumbramos a una situación que catalogamos como placentera y nos aferramos a ella, pero este es un universo energético en el que nada se pierde pero todo se transforma. Esos cambios de energía los llamamos, casi a la fuerza: problemas. De ese modo experimentamos con sumo estrés el quedarnos sin ese trabajo y cualquier tipo de "ruptura" con una situación que relacionábamos con el placer. La dificultad no es más que una fase más de los procesos creativos del universo en el que creamos con el mismo. Para adquirir un nuevo trabajo hay que pasar sí o sí por la fase des-constructiva de lo viejo para que pueda crearse algo nuevo. Para conocer a una nueva esposa o esposo, también. Para comprarse un nuevo jeans, para que nazca una nueva planta de naranjo deben caer naranjos podridos al suelo, alimentar la tierra, etc. La naturaleza no llama "problemas" a esas fases, son fases tan excelsas como cuando nace un nuevo fruto. La fruta podrida en el suelo es tan necesaria como la semilla. Si logras tener una perspectiva más holística de todos tus acontecimientos llegarás a la conclusión de que nunca tuviste "problemas" en la vida, sino solo extremas reacciones emocionales negativas a acontecimientos que para la vida y el universo son "neutros". Son las fases necesarias en todo proceso creativo y tú como ser humano eres un creador indispensable. Para crearte una vida maravillosa debes necesariamente hacer las paces con los cambios y dejar de perseguir el placer y huir del dolor. Esos cambios no son dolor, sino solo cambios. Al ver esos cambios como sagrados e indispensables te amigas con las fuerzas que rigen la experiencia vital y eres capaz de convertirte en un atractor más eficaz de formas positivas. Renuncias a patalear cada vez que hay un cambio en las experiencias que producen placer y te rindes a esos cambios con entereza, sabiduría y aceptación. Esa es el gran sentido espiritual  y sagrado de la dificultad, hacernos más conscientes de nuestra grandeza creativa y aceptar con amor todas las fases del proceso. 

viernes, 24 de agosto de 2012

EL GRAN DÍA DE LA DIFERENCIA

En todo camino vital llega un día el gran día de la Diferencia. 

En ese día estableces un pacto que te aleja completamente de la vida que habías llevado hasta entonces. 

Cansado de transitar el sendero de la queja, la obstinación y la resistencia. Harto de sufrir por cada palabra de un semejante , por cada mínimo detalle de incomodidad vital, un día decides que vas a hacer una diferencia y que esta consiste en entrar en la gran alquimia de la Gratitud. 
Es como si de pronto cayeran todos los velos que te habían mantenido alejado de la perfección de este instante y corroboraras de una vez por todas, que sea cual sea la circunstancia vital que estés percibiendo con los cinco sentidos, eso está ahí impregnado de perfección, propósito y sentido. De manera que  comienzas a separarte emocionalmente de lo que llamas "mi gran problema" y puedes observar sin distracciones ni falsas interpretaciones la belleza y la perfección de todo lo que ocurre a tu alrededor sin ningún tipo de juicio. Muchos le llaman a este despertar "amar lo que es". Lo que "es" es sencillamente lo que estás percibiendo, lo que te está "ocurriendo"  y lo amas. No pones pegas, no te altera el ánimo, no te opones desde una actitud de resistencia. Comprendes, porque estás ya en una gran diferencia, que todo lo que te ha ocurrido hasta ahora es perfecto. Y desde esta nueva y diferencia percepción de tus acontecimientos, tienes el poder para transformar aquello que te produce incomodidad y no es lo buscado por ti. Pero nada de lo que te disgusta se alejará de ti hasta que lo ames. Hasta que llegue el gran día de la Diferencia. Debes amar tu falta de trabajo, de pareja, de dinero, de salud, de amigos, de lo que sea que nuestra percepción siempre distorsionada nos diga que carecemos. Porque la Vida es una única tela que todo lo sostiene y nada está separado en este universo interconectado, por lo tanto para que ocurran esas supuestas carencias, todo el universo debe moverse y participar. Eso significa que sea lo que sea que te ocurra es siempre perfecto, momento a momento es perfecto, diga lo que diga la agotadora mente con sus juicios. Cuando llega el día de la diferencia, ves esa perfección en todas las personas que te rodean, en todo los paisajes inclusos aquellos que aparentan ser hostiles, ves la perfección en todos los supuestos enemigos. En todos esos seres que se supone te traicionaron o no te amaron como "corresponde". El gran día de la Diferencia ya no estás herido cada instante por alguien, ya no eres tan vulnerable, ya no te irritan las pequeñeces que puedan hacer los demás, porque eres consciente que tú y esa persona comparten el mismo material, la misma perfección. Y aunque se entra y se sale continuamente del estado de la Diferencia al del Juicio durante el día una y otra vez, ya hay una meseta de serenidad juguetona e inquebrantable.
  Cuando adquieres la Diferencia, no eres superior ni inferior a nadie. No eres ni mejor persona ni peor persona que antes, solo más clara y real en sus percepciones. El síntoma de la gran Diferencia es la gratitud.
Agradeces todo, porque sabes que cada brizna de experiencia te ha sido otorgada por una fuente de vida desconocida, pero extremadamente generosa contigo. Ya no es importante el atasco, sino tener piernas. Ya no es importante si el otro dijo o no dijo algo conveniente, sino estar sano y vivo, tener consciencia de la Vida única que existe por debajo de todo. Esa gran diferencia te separa de un viejo y desgastado yo en el que la queja era el artífice de un destino y te vuelves más manso y ligero. Ves sin interpretaciones. Ves sin juicios. Ves que juzgar permanentemente a los demás, solo es una proyección de aquello en ti que aún no te parece perfecto. Aquello que juzgas de los demás, es solo aquello que aún no amas en ti mismo, por extravagante que esto le suene a nuestra mente. Y si percibes  que eres un ser único e irrepetible, un diseño suntuoso y preferente de la Naturaleza con sus fallos y virtudes móviles , puedes amarte tal cual eres y aceptar esa perfección inherente en ti y en todo lo demás. Acaba el juicio continuo hacia los otros. Esa cárcel tan entramada e inútil que solo nos lleva a la enfermedad del cuerpo  y los resultados vitales por arte de magia adquieren otra textura. Todo parece mejorar.  Amar lo que es es la gran diferencia. 
Amas lo que te pase, por tenebroso que parezca, por incómodo que sea,  porque sabes que ese muro, ese obstáculo, ese atasco vital, esa enfermedad,  están ahí guiadas por la perfección de la vida.  Están ahí como postes que señalan  la ruta  hacia tu mejor versión y dejas de odiar esos muros. Dejas de odiar esas irritaciones, esas incomodidades corporales, esos semejantes enemigos, esas dilaciones en los resultados laborales y amas lo que es, porque lo "que es" es perfecto para ti en ese momento.Y  entonces, en esa rendición a la Vida y sus desconocidas matemáticas, en ese dejarse caer en el gran río de la Inteligencia , un poder que desconocías comienza a operar en todos tus acontecimientos. No es resignación, es poderío. No es pasividad sino confianza.  Dejas de patalear por todo  y te entregas a ese flujo que en este momento divide tus células, mueve los volcanes  y hace que las panteras se apareen.  Porque nunca estás fuera de ese flujo, aunque quisieras no puedes estarlo... y es el  que realmente opera en tus asuntos. Comienza la confianza consciente en la Vida. La mente se acalla y es otra inteligencia la que opera en tus actos ahora. La inteligencia del Flujo y no de la mente. Comprendes que debes rendirte a ese flujo porque es verdaderamente inteligente. 
Ese es el gran día de la Diferencia. 

domingo, 19 de agosto de 2012

RECUPERAR ESA HABILIDAD

Más allá de todas las formas de vida que puedas percibir, más allá de todo los cambios de tus circunstancias siempre móviles, existe una vida única que no es afectada por esas turbulencias.
No importa cuánto estés identificado con un drama, con una historia personal problemática e infeliz, esa esencia existe como una pantalla de cine en blanco, totalmente imperturbable. Cada ser humano viene a la vida nada más y nada menos que a dar con esa esencia que es, con esa Vida única que es, da igual lo extremadamente dramática que su mente le diga que es su vida y su "historia".
 La esclavitud consiste lisa y llanamente en crearse en la mente continuamente una identificación  con un yo infeliz a lo largo del día y dejar de percibir la Vida que uno es debajo de los ropajes del momento y de las circunstancias. Se es un esclavo cuando se está incapacitado para dar con la esencia incorruptible que uno es debajo de las cambios continuos de la superficie. Es solo en la superficie dónde pasan cosas "malas". Te pase lo que te pase, nunca es lo que parece. Eres siempre una Vida única en continuo movimiento y conexión con lo demás. No eres tu historia infeliz, no eres tu enfermedad, no eres el pasado. Eres un flujo siempre vivo y cambiante que está vibrando y en conexión con el resto de la existencia. Esa es tu realidad "real y realista". Un campo de pura potencialidad.  La capacidad para percibir ese flujo incorruptible que uno "es" debajo de cualquier apariencia de "problema o enfermedad" es la verdadera felicidad y la única libertad que has venido alcanzar.  No es ninguna circunstancia pasajera. Si esas situaciones se "mantienen" es porque la persona las perpetúa con su estado emocional y mental. Estabiliza con ello lo problemático.Pero con un cambio de pensamiento hacia lo positivo, las circunstancias tienen que cambiar.

La capacidad de ver ese flujo de Vida a cada momento y en todo lo que percibes y dejar de ver enemigos por todas partes, problemas en todos los asuntos e identificarse momento a momento con un yo infeliz, desgraciado o carente es una habilidad que todo el mundo puede recuperar, no importa lo que la mente diga sobre lo infeliz que es tu historia. Todo el mundo tiene la habilidad de perder identificación con pensamientos que llama "mi historia infeliz",  y ver con absoluta claridad la perfección de la Vida en el momento. Sin ninguna identificación con ningún tipo de drama o enemistad. Todo el mundo tiene la habilidad de reírse de uno mismo y la intensa y placentera  identificación    que uno tiene con un guión cinematográfico conflictivo y triste. Todo el mundo tiene la habilidad de convertirse en un observador risueño y objetivo de su "drama" y desde esa  inconmensurable paz interior accionar de un modo no reactivo y repetitivo.

Todo el mundo puede percibir la Vida en estado puro y dejar aparcada su historia infeliz que no son más que una serie de pensamientos repetitivos sobre uno mismo. Todo el mundo tiene la habilidad de tomar contacto con ese poso de paz profunda que somos todos más allá de cualquier "cosa mala" y reírse a carcajadas de la forma en la que ha vivido en el pasado, haciendo de la preocupación un método de vida. Sea cual sea la historia infeliz que te has inventado sobre ti mismo, lo que te hicieron los demás, lo desgraciado, pobre  y solitario  que eres, no eres eso ni lo serás jamás. Eso es solo un guión inventado por la mente. No una realidad. Tu realidad real siquiera ha sido investigada. A menos que te hayas tomado la responsabilidad de investigar qué eres en un nivel profundo, ninguna de nuestras historias son reales. Solo cuentos que le contamos a los demás y a nosotros mismos. Solo son pensamientos muy contaminados sobre hechos cuya esencia profunda desconocemos.  Una vez que descubres esto las circunstancias de la Vida mejoran notablemente. Mejoran las historias, los guiones de cine de tu vida. Una vez que abandonas el gustillo por identificarte con un yo infeliz y contárselo a todo el mundo hasta la saciedad, el universo te provee de  todo lo que necesitas en el momento. Así de paradójica es la Vida!

Eres el flujo de Vida  en el ahora en continuo cambio y conexión con el resto de la Vida y criaturas. Sin historia infeliz continua, sin pasado, sin enemigos. Solo un flujo de energía moviéndose, átomos risueños tomando formas que cambian. Un flujo excelso e invulnerable   que puede ser percibido  en directo y en absoluto estado de maravilla y asombro, si se recupera esa habilidad...

miércoles, 13 de junio de 2012

PORQUÉ NO PUEDES VIVIR EN LA SACIEDAD

Cada día cuando te levantas, sientes que eso que llamas vida es una obra inacabada, que le algo le falta para estar completa, que es un cacharro estropeado por uno o varias razones. Vas al mundo y le cuentas a todos lo incompleta que está esa cosa llamada tu vida y le das todos los detalles de lo que le falta. Es un mueble siempre roto, al que le falta un cajón. Así pasas por el día, con esta sensación: "ay si mi mueble Vida tuviera este cajón, qué distintas serían las cosas". Desde ese estado interno emocional y mental de prisa continua por completar tu vida, desempeñas todos tus actos. Desde el más mínimo hasta el más sofisticado. Esa aunsencia de saciedad vital es un estado interno de consciencia que te hace correr, hablar y actuar como una marioneta. Es un hambre insaciable, porque esa cosa llamada tu vida parece que siempre está falta de algo para que por fin puedas decir "ahora sí voy a celebrar mi existencia". Ya se fue esa deuda, ya se curó ese pariente, ya resolví esta enfermedad, ya gané ese puesto de trabajo, ya tengo a esa persona especial en mi vida.
Pero qué pasaría si el universo nunca estuviera con un pata coja como tú crees y esa cosa escurridiza y tan mentada llamada tu vida fuera ya una entidad completa, impregnadísima de todo lo que necesitas, harta de saciedad. Qué pasaría si tú mismo ya no pudieras más con tus eternas quejas y berrinches sobre los deperfectos de ese  continente llamado tu vida y tomaras una desición radical: vivir en la saciedad vital. Descubrir por ti mismo que tu vida y Vida son la misma cosa y por lo tanto si Vida ya es en sí misma un fenómeno completo, entero, en el que nada puede faltar porque es una unidad saciada en sí misma....y tú como partícula de "eso" ya eres eso y contienes todas sus cualidades...entonces te percatarías de la tremenda disfuncionalidad que es vivir cada día intentando reparar esa maquinaria que llamas tu vida, como si fuera un electrodoméstico al que siempre le falta una pieza. Desde esa saciedad vital a la que te insto a vivir, podrías pensar, sentir y actuar como un ser completo ya y estos pensamientos, sentimientos y actos tendrían una calidad desconocida por ti hasta ahora: la calidad del estado de consciencia de sentirse satisfecho ya, ahora mismo, sin que haya que reparar nada en ese electrodoméstico llamado "mi vida". ¿Y esto significa que no debas cumplir metas ni lograr cosas? No, esto significa que tu estado de fondo ya no es de eterna y cansina necesidad vital, de eterna y agotadora hambre de más, sino de una entereza y completitud en el vivir que te haría tomar desiciones sumanente alineadas con tu bienestar. No es lo mismo enviar un e-mail profesional desde una hambruna vital jamás satisfecha, desde una ansiedad milenaria que casi todos llevamos a cabo, que desde una sensación visceral de que la Vida ya es completa en sí misma. No es lo mismo compartir con un ser amado desde esa desnutrición emocional que te han enseñado, de sentirte siempre falto de amor y de aprobación, que compartir con otro ser humano desde una saciedad amorosa, sabiendo que el amor te perteneces porque tú eres eso. No es lo mismo comprar un objeto, un vestido, un coche, una máquina, desde la sensación de que sin eso no eres completo, a comprarlo desde la absoluta convicción de que eres ya sin "sin eso" una criatura bella y entera.
La razón por la que no puedes vivir en la saciedad es porque te enseñaron desde pequeño a creer que la vida está siempre incompleta y que hay que repararla todo el rato con la prisa de un pelele. Y te enseñaron que todo el rato tienes que estar roto por dentro, afligido y ansioso porque ese mueble llamado tu vida no se arañe o rompa. Y lo ves todos los días en los demás y entonces concluyes que ese modo de vivir es el único. Personas totalmente completas en sí mismas te cuentan que sin la aprobación de otro ser humano no pueden vivir, entonces conluyes que vivir tiene que ser así. Lees los periódicos y ves la disfunción mental de todos esos seres y crees que realmente tienes que vivir persiguiendo la abundancia. Eres como yo y como todos un pelele en manos de una disfunción para vivir. ¿La pregunta es que hasta cuándo? Cuánto tiempo necesitas vivir en esa eterna hambruna vital sintiendo que si no se repara esta u aquella cosa nimia no podrás celebrar a la existencia. ¿Cuántas más quejas necesitas? Apúrate  en crecer en la saciedad porque vivir es un asunto serio que no tiene reemplazo. Apúrate a avanzar porque el barrio necesita gente alegre y satisfecha. Apúrate en percibir completa la vida que eres porque aquello que eres desea expresarse a través tuyo y te está esperando que abandones las excusas para hacerlo. Apúrate a percibirte completo.  Completamente vivo. Vive ya  en la saciedad.

jueves, 17 de mayo de 2012

ACEPTACIÓN

Para que hoy te despidan del trabajo, te quedes sin pareja o te duela el cuerpo han tenido que ocurrir cientos de millones de sucesos sincronizados en todo el universo. En ese despido ha colaborado el Gran Cañón del Colorado, en ese desamor las aguas de Venecia, en ese dolor corporal las cumbres de La Rocallosas, todas las golondrinas de París, las nieves de cualquier montaña, los arroyos de Estocolmo, todas las bacterias de las pezuñas de un gatopardo en la entrañable Africa, los ácaros de las alfombras pakistaníes, las células iniciales de un bebé en la India, las arrugas sabias de una abuela en Siria, el polvo interestelar de una explosión de supernova, la división de un cigoto...todo eso ha contribuido para que el hecho que hoy te perturba ocurra...por lo tanto...saca conclusiones, quizás la Vida siempre sea perfecta traiga la forma que traiga ya que para que solo una forma ocurra tiene que vibrar todo el universo. Entonces, si vives como si todo lo "malo" que ocurre es para la existencia algo perfecto, algo imprescindible en esa danza de miles de sucesos interlazados...el Infinito, con todas sus bendiciones, acontecerá en tu vida.

lunes, 14 de mayo de 2012

DEJAR DE OBSESIONARSE CON UNO MISMO POCO A POCO

En la vida tendrás muchísimas experiencias. Hay experiencias formidables totalmente neutras (ni malas ni buenas) que colocarás en la carpeta mental : EXPERIENCIA MALA, y hay otras experiencias igualmente formidables y neutras (ni malas ni buenas) que colocarás en la carpeta mental: EXPERIENCIA BUENA. Durante la jornada casi todo ser humano (yo incluida) derrocha una cantidad impresionante de energía mental y emocional en la división de sus experiencias durante la jornada en colocarlas tanto en una como en otra carpeta. Este desgaste psicológico durante el día es desvastador y sumamente esclavo.
Esta división todo el día de nuestras experiencias en buenas o malas es la esclavitud que hemos elegido como paradigma para vivir una vida que es siempre perfecta y que podríamos decir que siempre está dentro de la carpeta: "COSAS BUENAS QUE ME PASAN".
Cuando a cada pequeño o gran cambio de nuestro día a día reaccionamos con esta división interna, eso significa sencillamente que vivimos obsesionados con nosotros mismos y "nuestra historia". En esa historia entra también unos "demás" que pueden ser la familia, el novio, la empresa, los perros, los padres, etc....es decir cualquier cosa que relaciones con esta estructura:  "yo o mío". Este pasar por día obsesionado porque "yo o mío" nunca se descalabren es agotador, o transforma nada, produce vejez prematura y enfermedades, repele al dinero y nos hace  vivir sin Visión ni Propósito.
La verdadera felicidad NO LLEGA NUNCA, desde fuera. Nunca jamás las cosas estarán lo suficientemente bien como  para que digas: "ahora sí, ya soy feliz". A los pocos días "pasará algo" que te tirará de nuevo por la borda ese premio tan ansiado que llamamos felicidad y otra vez la montaña rusa emocional, y otra vez decirle a los demás: "cuando esto pase, entonces sí podré disfrutar", "si me voy unos días, entonces sí podré disfrutar, si ella o él dejan de hacer eso, entonces sí podré disfrutar. Eso nunca pasa....la vida seguirá poniendo y quitando cosas de tu vida, poniendo y quitando trabajos, poniendo y quitando personas...poniendo y quitando "circunstancias". Entonces qué narices pìensa y hace una persona feliz? Algo harán los felices que uno no sabe....sí, efectivamente los felices son libres "de las circunstancias". No están obsesionados consigo mismos y y las historias que cuenta la mente con respecto a "todo" todo el día, dividiendo las experiencias en esas dos carpetas de cosas buenas y cosas malas. Los felices son personas estables ante lo que siempre es inestable: tu vida. Son personas con perspectiva, agradecidas a un nivel inaudito para los infelices que solo le ven la quinta pata a todo, todo el santo día. Los felices ven la vida en directo, sin interpretaciones sobre si "esto me conviene o no me conviene", dejan de dividir lo indivisible todo el día y solo ven vida Perfecta en todo. en las sábanas, en las gentes, en la lavadora, en el trabajo o ausencia del mismo, en lo que viene o va...porque los felices saben que todo viene y va...entonces, una vez que sabes que todo viene y va....resulta que que todo aquello que temes perder, lo sueltas y cuando sueltas...pues las cosas llegan con mayor énfasis. Dejar de obsesionarse con uno mismo es un proceso que dura toda la vida...para mí no hay ninguna experiencia más gratificante que esa libertad. Estar todo el día reparando al yo y agotados porque ese yo no se descalabre, es para mí la muerte. La muerte para mí no es que un día mi forma cambie, sino vivir en base a mi yo y sus hambres permanentes. No es que no tenga sueños, es que estos ya no me quitan la alegría de vivir. Me veo como "transparente", como si no tuviera ese perímetro que permanentemente tengo que defender, tengo que curar o tengo que dignificar...ese yo que parece siempre insatisfecho, molesto, irritado, mal amado, pobre, enfermo, indignado, no correspondido, harto, hasta las narices, no valorado, etc, etc...Dejar de obsesionarse con uno mismo es un milagro.

miércoles, 9 de mayo de 2012

LA SENSACIÓN DE SER EL ÚNICO QUE PADECE

Todos hemos sido educados hacia la obsesión absoluta por nosotros mismos y lo que llamamos "nuestro problemas". Esta forma disfuncional de vivir y que va en contra de la Naturaleza es un Paradigma. Y como seres humanos llevamos en el mismo muchos siglos. Pese a lo obsoleto de este sistema de interpretación de los fenómenos vitales, pese a la cantidad de milenios que llevamos como especie funcionando en el arquetipo de la víctima, pocas personas en el planeta sienten universalidad. Es decir "un darse cuenta" que todo su dolor y preocupación son universales. Los estudios sobre el comportamiento humano revelan que casi 10 de cada 10 humanos siente que su "problema es único y especial y más grave que los problemas de los demás". Esta obsesión por nosotros mismos y esta ausencia de universalidad para ver nuestra vida nos hace vivir diariamente desde una estructura mental inamovible. Como la llama el autor alemán Eckhart Tolle, es la obsesión por "yo y mi historia". Esta forma patológica de vivir es ESTRUCTURAL, es decir que todos los humanos la tenemos como un chip instalado en nuestra mental. Y todos "nuestros problemas" son secundarios a esta estructura y por lo tanto intercambiables.
Nuestro Ego, que es la falsa percepción que tenemos de nosotros mismos, desea a toda costa no desaparecer. Y su trabajo de jornada completa es que el ser humano que vive desde esta errónea percepción se obsesione hasta niveles altísimos consigo mismo y lo que llama "mis problemas en la vida". Por supuesto nuestro ego desea que consideremos nuestro miedo a no tener, a estar solos y a estar enfermos, como "únicos y especiales". Es decir que no desea por nada del mundo que consideremos que sentir miedo a no tener recursos, a no ser amado y a la discapacidad física, como "universales". Nuestro Ego insiste en que "personalicemos el dolor". De esa forma nuestro Ego se garantiza que, aunque todos tus problemas ya lo padecen millones de otros humanos y otros millones han hallado el modo de resolver eso mismo, el Ego desea que consideres a problema como "más grave y especial" que el de los demás. De esa forma la estructura mental de "solo estaré en paz cuando ESTO acabe" se mantenga inalterable. Por supuesto: ESTO, es intercambiable. Lo que te preocupa hoy será reemplazado por otro ESTO, mañana y así día tras día, año tras año. La obsesión por nosotros mismos nos hace contarles a los demás siempre la misma historia sobre nuestras relaciones, trabajo y salud y así nuestro Ego está satisfecho. La infelicidad crónica se ha instalado y no hay nada que le interesa más a nuestro falso yo que nosotros estemos todo el tiempo en vilo y preocupados.
Personas que están leyendo esta entrada pensarán: "claro, es que ella no entiende mi problema con mi socio, que es sumamente especial y único. Solo cuando solucione mi problema con mi socio, estaré en paz". Otra persona al leer esto va a pensar: "claro, como ella no tiene a su hijo en el hospital, no puede comprender lo que siente una madre con su hijo enfermo". Otra persona va a rumiar para sus adentros: "claro, como ella vive en Europa y no es madre de cinco hijos, no sabe lo que es vivir en este país con estos gobernantes, si este maldito país cambiara sus gobernantes, entonces yo estaría en paz". Las historias son interminables e intercambiables. Da igual la gravedad o dramatización social que la gente haga de tu problema, sea lo que sea que padezcas, es solo un pensamiento  sobre algo neutral, que obedece a una estructura mental aprendida de un paradigma obsoleto: "JAMÁS ESTOY EN PAZ Y MI PROBLEMA ES ÚNICO".
Cuando eres consciente de que todo el mundo, todas las personas van a pasar por los mismos retos o muy parecidos, se despierta en ti una universalidad muy transformadora y una compasión hacia ti mismo y hacia los otros que te llevan a pensar: "quizás mi problema lo haya ya solucionado alguien en la historia" . Cuando se despierta la universalidad en un ser humano, la sensación de estar obsesionado por uno mismo decrece mucho y se vive de un modo mucho más liberado y útil a los congéneres.
Todo el mundo siente que los recursos le escasean
Todo el mundo siente que no es amado como corresponde
Todo el mundo siente miedo a estar enfermo
¿y?
Estas certezas abren en ti la posibilidad de ser universal y de dejar de personalizar el dolor y a partir de allí una persona puede dejar de atraer dolor o convertir en dolor todo lo que le pasa. A partir de esta universalidad una persona puede accionar desde otro estado de consciencia más global y menos obsesivo con uno mismo, lo cual solo trae resultados mediocres y faltos de perspectiva.