Páginas vistas en total

domingo, 26 de abril de 2015

¿PARA QUÉ LUCHAR?


No superes nada.
No luches.
No sortees obstáculos en la vida.
No te sobrepongas.
No superes una ruptura.
No superes tu situación económica.
No superes tu enfermedad.
Todo eso pertenece al viejo paradigma, en el que se entiende a la estructura de la vida como algo en lo que hay que ser más listo que ella, más astuto y protegerse todo el tiempo de ella.
 Como si la vida nos amenazara todo el rato. Aquello que nos hizo jamás puede ser una amenaza. La mente inventa todo peligro y luego lo experimenta.
No naciste para superar a la vida,porque la vida te hizo desde su mayor compasión y belleza. No puedes superar aquello que es insuperable.
Por lo tanto, abandona toda lucha.  En cambio....
Estudia a la vida.
Vuélvete sabio.
No hay mayor revolución que volverse sabio.

Para la mayoría de la gente, volverse "sabio" es aburrido, es penoso, es esforzado. Porque se confunde la sabiduría con el abandono de la diversión, del ocio o de del sexo. ¡Cómo si ser sabio implicara esas renuncias! Para nada. Ser sabio es ser natural, ya que salvo el humano, toda la naturaleza es sabia.

 Y sí, la naturaleza se divierte. 
Comprende sus razones por las cuales una situación es como es. Eso es ser sabio. No meterse a la fuerza en un monasterio ni dejar de ver a los amigos. 

Lee a la vida. Lee libros que te enseñen a leer a la vida. 

Monta en su movimiento. Todo es pasajero, todo es un irse y un venirse. Nada se mantiene mucho tiempo en la misma forma. Toda forma es pasajera. 

Todo, hasta la pobreza que ves fuera, es nacido en tu interior. La pobreza es una idea. Llevada a cabo, pero una idea. 
Nada existe fuera, ni una gota de lluvia es externa.
No salves al mundo de sus miserias, porque este es el gran truco del ego. Solo puedes salvar tu percepción.
Y cuando ya no luchas contra nada en tu vida, ocurre un verdadero milagro. 


Todo aquello por lo cual antes luchabas, superabas, te oponías porque la mente lo consideraba: "malo", se marcha solo. Y todo aquello por lo cual te desvivías, te esforzabas, ansiabas desde una carencia interior terrible...aparece. ¡aparece milagrosamente cuando tu mente se aquieta!
Y solo así, quieto por dentro, es cuando realmente ayudas a los otros.
Estar preocupado, vivir preocupado es antinatural. Es vivir muerto todo el día.
Es una anomalía. Es una enfermedad mental grave. Pero como todo el mundo la padece, la consideramos normal.
Mientras seas un luchador, mientras seas un "preocupado crónico" la vida será una fuerza opuesta y las cosas no sucederán.
Mientras seas un permitidor de experiencias, la vida será una hermosa canción. Porque ya no te opones a su inteligencia. Te acoplas a ella.
No necesitas suplicar a nada externo a ti.
No necesitas poner velas a ningún santo.
No necesitas idolatrar a ningún maestro fuera de ti.
Solo se necesita una profunda sed de sabiduría interior.
Sólo se necesita observar tu vida y verla como una flecha que te señala la calidad de tus pensamientos y emociones.
¿Hay enfermedad? ¿Hay carencia continua? ¿Hay conflicto con personas?
Ese es el espejo. No te critiques, no te machaques. Solo perdónate y perdona al espejo de la vida por mostrarte lo que está sucediendo en tu interior, a través de tu vida externa. Tu vida externa es el espejo de tu vida interna. No hay ningún culpable, y tampoco hay ningún salvador externo.
Tú puedes amar y leer a los maestros, pero si les idolatras, eso indica que aún no confías en ti mismo y que necesitas que otro lo haga por ti. Ningún líder espiritual te podrá salvar de la ignorancia que todos padecemos. El verdadero líder no busca tener seguidores, solo crea más maestros. Porque el maestro es siempre interno. Siempre. Un maestro de verdad solo crea más maestros. Un maestro de verdad, nunca se ve a si mismo como maestro. Todo en la vida es una flecha que señala a sí misma. Los maestros son solo flechas. No idolatres a ninguno. Son solo hombres con sus luces y sombras.¿Qué pasará si un maestro un día te falla, en su humanidad más humana? Por ello, solo ve a los maestros como hombres....con sus egos, sus aprendizajes, sus andares como el tuyo.
Perdónalo todo. Las cosas son como son. ¿Para qué oponerse? No te trata de resignarse, no se trata de auto-derrotarse. Si no de una aceptación interior que hace que no le pongas continuamente "tapones" de energía a la vida.
Si te despiden de un trabajo. ¿Para qué estar noches y noches sin dormir, sudando adrenalina, sufriendo? ¡es que viene otro trabajo! ¿Me entiendes, me sigues? La vida sabe porqué tenías que dejar ese trabajo. Es siempre evolución.
La gente que se aferra, nunca evoluciona. Cree que quedarse igual es protegerse. ¡protegerse de lo que nos hizo con tanto amor!
Perdona a tu cuenta bancaria. Es perfecta. Te muestra lo que necesitas aprender y te muestra que quizás no necesites más.
Perdona a tu cuerpo. La enfermedad que tenga es perfecta, sin ella no podrías curar tu mente. El cuerpo te señala dónde están los pensamientos pesados, siquiera malos, solo pesados.
Perdona a tus relaciones. Si hay conflicto con alguien, eso indica que hay una parte de ti espejada en lo que llamamos "el otro", que aún no ha sido perdonada.
Todo lo que llamas "otredad": el mundo, la gente, la situación del país, las parejas, los parientes, etc...es interioridad. Nace dentro.
Puedes curar todo de una vez. Y para siempre.
Perdonando a la vida y dejándola ser tal cual.
Hay una razón para todo. No somos más inteligentes que la vida. Hay una razón para esa deuda, ese divorcio, esa enfermedad.
Busca desentrañar el misterio. Y espera....
Si te relajas, si dices. "sí vida, ya lo he pillado....sí vida, ya lo he entendido no estás en mi contra....solo me estás enseñando" y respiras. Y te fundes con ella. Entonces, tu energía cambia y al cambiarte a ti mismo, tu mundo externo deja de oponerse a ti....porque tú ya no te opones a ella.
Tu estómago está haciendo proezas en este momento.¿Cómo esa fuerza no habría de ocuparse del resto de tu vida?
Es la mente la que debes adiestrar, no a la vida. La vida irá siempre por donde ella quiera.
La pérdida más terrible para nuestra mente, es vida para la vida. La vida jamás computa una "pérdida" ya que tiene una contabilidad completa siempre. Jamás hay "bajas", solo cambios en sus formas de energía. 
Nada se pierde en un universo de energía vibrando, todo se transforma.
Nada que no sea tuyo a nivel de consciencia, te abandonará jamás.
Si algo se va, es porque debía irse. Desde personas, hasta objetos, hasta situaciones.
No te aferres.
Nunca pierdes nada.
Solo es un cambio para tu mayor bien.
Permite al misterio operar en tu vida. El misterio, lo desconocido es tu verdadero amigo y no lo conocido.
El misterio te espera pacientemente hasta que le des la bienvenida. Entonces, cuando te abres al misterio, a lo desconocido....un flujo de cosas buenas llega a tu vida. Pero si te aferras a lo conocido...a tu barrio, a la misma gente de siempre, a la misma mente económica de siempre, a la misma mente emocional de siempre....entonces el tremendo océano de la vida no te puede proveer con nuevos regalos. Llega a ti y te halla muerto. Muerto de cosas conocidas.
Todo en la naturaleza se renueva diariamente a niveles insospechados para nuestra mente, que busca cada día lo conocido como forma de protección. Para la naturaleza lo conocido es muerte. La vida está hecha de misterio, de incertidumbre, de riesgo sostenido por la confianza.
Toda vida realmente admirable en seres humanos, se hace del equilibrio entre el andar sereno y en andar con riesgos. Si sabes que la vida te sostiene, entonces el peligro se convierte en una oportunidad de ser nuevamente cuidado. Sal de cualquier zona de confort.
Estás aquí de paso.
Ni tu casa ni tus posesiones, ni tu país, ni tu apellido, ni tus ídolos, ni tus mascotas, ni tus hijos, ni tu cuerpo siquiera es "tuyo". Es solo vida moviéndose. ¿Porqué aferrarse a cosas que no son nuestras sino que pertenecen a un flujo único?
Cuando sabes que eres el océano, las pérdidas que experimentes como ola son secundarias. ¡Te sientes el océano entero!
Nada puede perderse en él, porque todo es "él". Cuando sabes que eres el océano, no te aferras a las cosas. Hay gente que dice que no viaja porque no "quiere dejar su casa". Su "casa" es una idea mental. Cuando sabes que toda la vida es tu "casa", eso se espeja en la vida externa como una vida con viajes, con nuevas personas todo el tiempo, con movimiento y expansión en las que realmente todo en tu mundo externo evoluciona. Si somos el océano ¿porqué no movernos por él? El mismo océano te proveerá.
Si quieres viajar a Italia por ejemplo, pero te has aferrado a la idea de que viajar es muy difícil, que es muy complicado dejar la "casa y los negocios", que no hay dinero, que está muy lejos....eso quiere decir que tu casa mental es sumamente pobre y que no incluye a Italia.¡ Entonces nunca viajarás! Amplía tu casa mental y emocional al punto que viajar por Europa o dónde sea, sea una posibilidad. Nada es tuyo y a su vez todo es tuyo, por lo tanto puedes moverte en un universo dónde tú lo eres todo. Y eso incluye viajes, nuevas oportunidades laborales, nuevas relaciones. Todo es vida conversando con vida. ¿Porqué limitarse tanto? No hay nada lejos en un mundo de posibilidades infinitas.
Si cambias tu manera de mirar a las cosas...
Las cosas que miras....¡cambian!
FELIZ DOMINGO

1 comentario:

  1. Querida amiga,
    Muy interesante todo lo que dices, y con lo estoy plenamente de acuerdo. Visita mi blog y verás una imagen tuya, acompañando uno de mis poemas "No dejes de ser lluvia", cuyo prólogo es tuyo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar