Páginas vistas en total

martes, 22 de septiembre de 2009

ELEGIR LA ESCLAVITUD O LA LIBERTAD

ESCLAVITUD O LIBERTAD

El gran desafío de todo humano es reconocer si cada decisión que toma, si cada creencia que alberga viene de la esclavitud o viene desde la libertad. Todo nuestro mundo personal no es más que la sumatoria de archivos mentales que hemos ido acumulando a través de otros y no nos hemos detenido a procesar esa información para decidir si realmente queremos vivir desde “esos archivos implantados” o abrirnos a unos nuevos. La libertad es para mí, comprender profundamente que en vivimos en un universo que responde literalmente a cada pensamiento y emoción humanas y que eso es “el material” con que cada humano, sea quien sea, viva dónde viva y sufra cuánto sufra, construye su realidad personal. No necesitas creer esto ciegamente, los físicos cuánticos, los psicólogos más avanzados y los neurobiólogos arribaron a esta conclusión hace bastante tiempo, sólo que ahora más que nunca esta información tan primordial se está difundiendo: la ecuación es exactamente al revés de lo que nos han enseñado: no piensas lo que piensas por lo que te ocurre…te ocurre lo que te ocurre por lo que piensas. Nos va a llevar toda la vida comprender las tremendas implicaciones de esta tesis avalada por la ciencia de hoy que dice que vivimos en un universo participativo, dónde nuestra mente lo es todo. No es que tenga alguna influencia, tiene “toda” la influencia en lo que estemos experimentando. De nosotros depende desear alcanzar la libertad personal de crecer interiormente y abandonar la queja poco a poco para irla mutando por el agradecimiento y la comprensión de lo poderosos que somos para crearnos una vida mejor. Para ello es absolutamente necesario abandonar el automatismo en el que repetimos nuestros patrones mentales con los que creamos nuestra realidad y abrirnos a la sabiduría interior. Si todo es mente, es allí donde debemos trabajar. No se trata de que me creas o no a mí, se trata del compromiso que quieras asumir con tu felicidad y para ello hay que seguir un camino de aprendizaje dónde básicamente se trata de desaprender todo lo aprendido sobre nuestra capacidad para crear. Hemos sido diseñados para crearnos una vida buena, somos merecedores de una vida realmente buena, pero esta no llegará hasta que no asumas un compromiso con el aseo de esas creencias mentales, esos “archivos” que tenemos grabados en la mente por herencia o por sencillamente, por costumbre. La vida es demasiado ilimitada, demasiado hermosa para pasar por ella como un sobreviviente que dedica las 24 hs a la queja continua por las facturas que afortunadamente tenemos que pagar porque eso indica que contamos con servicios, o por lo que los demás hacen o dicen de ti. No elijas esa esclavitud. Elije la libertad de ver en cada relación humana un espejo de tus luces y de tus sombras. Cada relación que tienes espeja una parte de tu ser, tanto las que amas como las que aborreces. Todas, desde las relaciones familiares, amorosas, laborales hasta la que tienes con los vecinos. Si te enamoras de la vida, ésta se enamorará de ti. Las relaciones personales son maravillosas, pero todas son espejos de la relación que tienes contigo mismo. Todos colocamos en los demás el poder de nuestra felicidad y los consideramos la fuente del amor, pero esto es una forma de esclavitud y responde a la ignorancia de no saber quiénes somos en realidad. Los demás son nosotros mismos, desde otro plano de la consciencia, aunque la percepción nos devuelva la información de que existimos como seres aislados. El amor es una cualidad del Universo. Es “la” cualidad del Universo. Para tener relaciones armoniosas necesitas enamorarte literalmente de ti mismo, de todos tus aspectos, porque los demás no son más que espejos. Aquellos que te atraen espejan lo que amas en ti, aquellos que aborreces, espejan lo que no aceptas de ti mismo. A veces los espejos son más sutiles y los demás espejan no tus cualidades negativas sino aquellas cosas que juzgas. Estos conceptos son el resultado de los últimos estudios de la psicología actual junto a los físicos cuánticos que ya corroboran que vivimos en un Universo participativo en el que tú eres el pintor y el lienzo de tu vida. Esto no es una tesis personal, es el producto de la investigación de los científicos que estudian la realidad a nivel de las partículas. Nos llevará toda la vida conocer y curar el espejo de las relaciones, pero vale la pena. El amor está aquí y ahora, es una cualidad de todo lo que ves y experimentas, sólo que relacionas al amor con determinada porción del campo cuántico al que llamas “una persona”. Pero esto es un error del intelecto que confunde el reflejo de la realidad con la realidad misma. Cuando se cura la relación primordial con nosotros mismos, el Universo “espeja” esa cura en tus relaciones personales como por arte de magia. En esta magia cuántica aquellos que te irritan se irán de tu vida amistosamente y aquellos que amas se acentuarán. Llegará un momento es que seremos capaces de sentir compasión por todo y no juzgar a los demás, porque sabrás que cada persona que juzgas refleja un aspecto no amado de ti mismo. De hecho es magia literalmente. La que usas a diario para crear tu vida, sólo que ahora al saber esto, esta “magia” se vuelve consciente. Elije hallar tu vocación no importa la edad que tengas, desde la cual puedes tocar lo milagroso de la existencia, elije el agradecimiento diario por estar vivo, por poder cambiar tu mente, por poder degustar cualquier forma de vida que la existencia ha puesto para ti. Recuerda, no estás deprimido, sólo estás distraído. Distraído de la inconmensurable belleza que te construye, del tremendo potencial que tienes internamente para dejar de ser una víctima y un esclavo de las creencias sociales sobre si puedes o no puedes alcanzar tus sueños y transformarte en un mago, en un alquimista, en un creador consciente. Nunca has dejado de crear. Todo lo que te ha acontecido desde que has nacido lo has creado y atraído, incluso aquello que parece in-creable, pero comprender esto implica un compromiso mayor con el entendimiento que no puedo otorgarte en un sencillo artículo periodístico. Yo me creé un cáncer, soledad y pobreza, pero no por ello seguiré anclada en el dolor y en la carencia…porque hoy me he creado salud, prosperidad y armonía social. He comprendido que quejarme no sirve en absoluto, que demandarle a los demás amor no sirve en absoluto. El amor es una cualidad en sí misma que nos edifica como especie, como consciencia. Si amas, si te vuelves amoroso en ti mismo, si buscas sin pausa su tarea en la vida, si celebras cada día la existencia así estés postrado en una cama (situación que conozco) así tengas 5 euros en el banco, así no te amen como quieres… tienes la libertad de elegir otros archivos mentales que te hagan experimentar otra vida, una existencia destinada a vivir y no a sobrevivir. La realización depende de nuestro grado de compromiso con la claridad mental y el agradecimiento, con abrazar lo desconocido con confianza, con abandonarse a la incertidumbre como un aliado y al amor como una fuerza, no como una relación. Por herencia de creencias erróneas basadas en el antiguo paradigma que nos han inculcado, buscamos permanentemente la seguridad, pero esta seguridad siempre se nos escapa. La magia de la realización está en abrazar el misterio no lo conocido. Lo conocido está en el pasado, es lo ya ocurrido, es lo que te deja la mente llena de lastres. La libertad está en abandonarse a la sabiduría de la incertidumbre donde con el entrenamiento mental apropiado, puedes experimentar una vida mítica. Tus emociones y tus pensamientos son los instrumentos que tienes a diario para pintar el lienzo de tu vida. ¿Tienes algo más importante que hacer hoy que conocer tu verdadera naturaleza? Cómo sabemos cuando somos libres? No soy nadie para decírtelo, pero creo que la libertad comienza cuando celebras todo lo que te ocurre con humor, desde lo más horrendo hasta lo más sublime, cuando el agradecimiento por participar en el milagro de la vida se torna parte de tu instinto cotidiano, cuando el dinero es algo que sabes que vendrá por añadidura si buscas con pasión tus talentos únicos así tengas 90 años. Cuando sabes que el amor es una fragancia que te pertenece a ti, una fragancia que esparces a los otros, aunque los otros tengan otros sentimientos. Si amas a alguien que no te ama…que eso no destruya tu pasión por la vida, porque la vida te ama tanto, que su amor hacia ti es incondicional. Eres libre cuando ves al espíritu en todo, cuando ves al amor en todo, cuando el temor por la subsistencia disminuye notablemente dejando paso a una renovada y fresca certeza de que sólo por el hecho de existir estás sostenido y que has venido a la vida a dar algo especial a los demás. No siempre estarás contento y alegre, eso es imposible, eso no es humano…pero la libertad consiste en recuperar la meseta de tu bienestar interior cada vez más rápidamente y celebrar incluso la tristeza. Lo importante es que no te ancles en la tristeza…que la celebres un rato y verás que al no resistirte, la tristeza se irá naturalmente. Eres libre cuando la opinión ajena no altera tu sensación de valía interna, pero a su vez eres capaz de escuchar con alegría una crítica constructiva sin ofenderte. Eres libre cuando el día que ha pasado ha sido maravilloso per se, porque has experimentado el color, el sonido, las texturas, las formas, otros seres vivientes, te amen o no. Eres libre cuando tomas la decisión de elevarte por encima de lo que llamas problemas y hallas en ellos una oportunidad. Un hombre libre de sus miedos internos es un hombre poderoso y ser un hombre poderoso es ser un hombre amante, ecuánime, humorado, agradecido con toda experiencia, amalgamado a toda la existencia. Yo también sufro…de hecho he sufrido más de lo que un humano, en promedio, puede soportar en corta edad, según los psicólogos que me han tratado… He pasado por múltiples cirugías mayores, he padecido cáncer, he soportado la soledad extrema que acompaña al desarraigo y falta de recursos, me han sido infiel en numerosas ocasiones, he soportado malos tratos, entre otros horrores que me he creado inconscientemente. Pero aquí estoy diciéndote que puedes trascender cualquier cosa, que tus sueños están a tu alcance, que te mereces vivir plenamente y no sobrevivir si dedicas tu vida a aprender lo maravilloso que te considera el Universo. Te dedico esa libertad.

Cristina Bergoglio.

1 comentario: