Páginas vistas en total

sábado, 3 de octubre de 2009

RESOLUCIÓN DEFINITIVA DEL ESTRÉS

RESOLVER EL ESTRÉS: SÍNTOMA DE CONEXIÓN CON EL CAMPO DE INTELIGENCIA

En todo el planeta sólo existen tres clases de personas: las que no han comenzado su camino de retorno a su naturaleza real, los que lo están haciendo y los que lo han recorrido completamente. Ese camino de retorno o de conocimiento de uno mismo, es lo que se llama: eliminación del ego humano o yo ilusorio. El conocimiento de uno mismo, no es el conocimiento del yo ilusorio y “su vida o su historia” sino saber quiénes somos en realidad, debajo de ese personaje: “yo y mi historia”. El conocimiento de uno mismo, es conocer de primera mano, sin que medie ninguna autoridad externa, la conexión infinita que tenemos con la vida, es decir con la inteligencia que sostiene a toda la vida. El conocimiento de uno mismo no consta de las mil páginas que puede elaborar un psiquiatra sobre tu pasado, tus traumas, tus deseos y temores y tus sueños. Eso es el conocimiento compulsivo del “personaje que crees es tú mismo”; pero no eres tú. Puedes ir a un psiquiatra durante 30 años y salir con una carpeta gigante que diga: Pepe Alvaréz, y sentir que ese expediente gruesísimo de pasado “es tú”. Eso es solo el contenido de la mente personal, lo que se le llama ego o yo ilusorio. Ilusorio porque la mayoría de la gente cree realmente que ese yo es ella. Quien eres de verdad es la Inteligencia total e infinita de la Vida. Podemos llamarle también consciencia, universo o el Ser. No me gusta usar la palabra Dios porque el ego la relaciona con un grupo egótico sectario llamado: religión, pero si no tienes ese concepto, puedes usar la palabra Dios también. De ahora en más le llamaré: Inteligencia.

¿Qué es el estrés? Todas las personas sufren en mayor o menor medida de eso que se denomina estrés. La mayoría piensa que vivir sin estrés es inevitable y que sólo los tontos, los ingenuos y los que “viven fuera de la realidad” viven sin estrés. Pero lo cierto que estrés es un cortocircuito en el flujo de la Inteligencia de la Vida. Lo cierto es que cuando tienes estrés no estás siendo “real”.La mayoría de las personas viven bajo la influencia de su yo ilusorio que es quien padece el estrés. El ego o yo ilusorio te hace creer que vivir con estrés “es ser inteligente”. De hecho cuánto más estrés tengas en la vida, cuánto más conflicto tengas en tus relaciones, o con el medio de subsistencia o trabajo, y con todo en general, la sociedad te pondrá un oropel de “persona inteligente”. Si todo el santo dices “es que estoy muy liado” el estrés es parte de tu vida, y el estrés es síntoma de desconexión con el campo de la Inteligencia, por lo tanto aunque tu ego te convenza que vivir así es ser inteligente (el ego no desea que le abandones jamás) vivir así es vivir estúpidamente. ¿Que la mayoría vive así? Puede ser, pero no todo el mundo quiere ser estúpido, así que hay mucha gente, grandes empresarios mundiales incluso , que ya no viven así. Hay gente que se cansa de ser estúpida. Porque ser estúpido cansa. Es un hecho. Pero mientras no seas consciente que vivir estúpidamente es algo que no deseas, no harás nada por resolver el estrés. De hecho te jactarás ante los demás del estrés que padeces y los demás te aplaudirán. Tener estrés, el rostro joven envejecido pese a ser joven, las arterias taponadas por la mala alimentación, las relaciones en tensión y estar permanentemente conflictuado con alguien y con algo que llamas “este mi problema” todos los santos días, eso está muy bien visto socialmente. Se supone que quien vive así es muy inteligente. ¿Pero esto es realmente así? Si estuviera frente a un auditorio o en una tertulia, ante la última pregunta saltaría todo el mundo: ¡es que tú no entiendes MI problema, porque yo debo mantener a una familia, tengo a mi madre enferma, mi jefe es un cabrón, mi exmarido se llevó a los niños, mi mujer me engaña con otro, tengo esta enfermedad, no puedo trabajar en lo que deseo, vivo en el extranjero, etc, etc! Esas justificaciones del estrés, las he oído a todas. Lo cierto que a quien le pasan todas esas terribles cosas, no es a ti sino a quien crees que eres. Tú eres Inteligencia. La inteligencia que construye toda la vida. Y punto. No existe otro yo real que ese: Inteligencia. Cuando te preguntas ¿qué desea de mí la Inteligencia? En lugar de ¿qué deseo yo de la Inteligencia o de la Vida? El sólo hecho de permitir que la Inteligencia te muestre el camino a través de esa pregunta, es indicativo de que estás siendo inteligente. Lo que tú eres contiene a toda la inteligencia del universo, porque ES toda la inteligencia del Universo. No existes desconectado como un trozo de existencia aparte, abandonado al azar en un universo cruel y aleatorio. Esa es la ilusión pentasensorial del ego, de quien crees que eres, creada para fines prácticos en la vida. Para que puedas experimentar el juego de la vida en una secuencia cronológica, también ilusoria, ya que sólo existe el Ahora, es decir este momento. Las dos ilusiones que componen el estrés son las siguientes:

1- Existo como un fragmento aislado en peligro de extinción y desconectado de todos y de todo

2- Existo como un fragmento aislado en el tiempo, un día empezó yo y otro día, el de mi muerte, morirá yo.

Esta sensación de desconexión con toda la Inteligencia del yo ilusorio, esta sensación de que eres un pedazo de existencia condenado a la entropía y a la desaparición inevitable tiene un síntoma: el estrés.

¿Cómo solucionas el estrés? Si es estrés es la desconexión con el campo de la Inteligencia, el no estrés es entonces la conexión con el campo de la Inteligencia. ¿Y cómo te conectas? Rindiéndote al orden natural del universo en el momento presente, sea lo que sea que esté pasando en este momento, lo que indica en términos cotidianos en que confíes en que eres guiado y provisto por la misma inteligencia que provee al resto de la Naturaleza. Eso es lo que se denomina: el estado de rendición o aceptación total. No riñes con el momento presente contenga la forma que contenga, sencillamente te haces amigo de lo que esté ocurriendo. Y como todo lo externo es reflejo literal de tu estado interior, esta rendición es la calma, la ausencia de estrés interior que es ELEGIBLE en todo momento, que reflejará una realidad externa acorde a esa calma. De repente el universo deja de ser hostil para ti. La gente colabora contigo, aparecen pistas o coincidencias muy significativas a las que prestas atención consciente, encuentras facilidad en todos tus asuntos.

En el estado más externo del mundo del trabajo, esta aceptación, esta calma interna, te lleva a preguntarte: ¿estoy en la tarea en la que plenamente desarrollo mi potencial? ¿Estoy dándole a la Vida todo lo que la Vida espera de mí? Si la respuesta es no, no reaccionas violentamente, sólo emprendes una serie de acciones guiadas por la Inteligencia, que te llevan a otro estado externo de tu labor. O aceptas lo que está pasando en tu trabajo con relajación, o tomas acciones serenas de transformación del entorno o abandono del entorno. Es decir que o hablas con los implicados de tu exceso de estrés, o abandonas ese trabajo. Pero sabiendo que quien sostiene todas esas acciones no es el yo asustado, el ego, sino el Yo, el Ser, la Inteligencia que eres en realidad. Esta rendición interior es la ausencia de estrés, te esté pasando lo que te esté pasando en el mundo de las formas, es decir sean cuales sean tus circunstancias. Hay personas que el corredor de la muerte o en campos de batalla, dónde el nivel de estrés es extremo, han experimentado el estado total de rendición al momento presente y una total presencia de paz, que jamás habían experimentado antes. En ese momento la conexión con la Inteligencia es plena. En cuanto a tu labor en la vida, de la cual obtienes tu subsistencia, el diálogo interno con respecto al dinero y la provisión de recursos, ya sean humanos como jefes o empleados o económicos simplemente, mejora notablemente. Sabes que pase lo que pase, aunque abandones todos tus trabajos previos al que realmente deseas, siempre serás provisto por la Inteligencia que provee a todas las formas de vida. Es decir que esas acciones de transformación de tu vida laboral, que puede implicar abandonar países, empresas, grupos, familias, etc…son acciones conscientes llevadas a cabo sin estrés, desde la paz, es decir que paz es Inteligencia plena. Te sientes abastecido y por lo tanto, esa sensación de plenitud se traduce en patrones externos de realidad más favorables en el mundo del dinero y la realización.Pero debes ser muy consciente de esto: debes buscar tiempo de reloj diario, para preguntarte: qué es lo que he venido a dar a la Vida. Quizás necesites escribirlo, pensar en tus talentos y cualidades si nunca has reparado en ellos, y contestar sinceramente si crees que estás en camino de manifestar ese deseo de la Vida en toda su plenitud. Debes sentirte protegido por la Inteligencia que eres. Desde la Inteligencia, desde la ausencia de estrés,si la respuesta es que NO estás en el sitio que realmente deseas, tomarás acciones de trasformación sin estrés ya sean de aceptación, cambio o abandono. Las tres formas de rendición al momento presente son estas : acepto lo que pasa, cambio sin violencia lo que pasa, o abandono lo que pasa. Lo contrario es la resistencia, y su síntoma habitual es la queja, es decir que pase lo que pase, yo me quejo, pero no tomo ninguna acción transformadora. El estrés es la queja bloqueante, que nada cambia, que no tiene como fin una transformación evolutiva: como pedirle al camarero amablemente que te caliente la comida si está fría. Esa acción, no es queja, es una acción que transforma. Pero si le chillas al camarero, y tiras el plato al suelo, entonces esa acción no viene de la Inteligencia, viene del yo y el yo no es inteligente. En el mundo del trabajo o de las relaciones, si te quejas a diario del estrés que padeces, pero no tomas ninguna de estas tras acciones: aceptación, cambio evolutivo o abandono, entonces sólo conseguirás que el momento presente que es el único que existe( al que has convertido en un enemigo), se muestre como tú lo has elegido: como un enemigo. Se puede vencer la ilusión del estrés, si eliminas las ilusiones del ego:

1- Soy UNO con la Inteligencia y soy todo el campo de la Inteligencia

2- El tiempo es una ilusión de la mente, sólo existe el Ahora y sólo puedo vencer el estrés no resistiéndome a lo que está pasando Ahora, con estas tres acciones: aceptación total y ecuánime de la sotuación, cambio o transformación de la situación a través de acciones ecuánimes (hablar con personas, mediando u observando alguna disfunción pero sin quejarte) o abandono de la situación (marcharte de la relación, del trabajo, del escenario del "hecho" que implica estrés). Estas tres acciones están por encima de las reacciones previsibles de "lucha o huída" del ego en peligro, que son necesarias para la supervivencia física. Si te persigue un tigre, o luchas contra el tigre,o huyes del tigre. No tienes más opciones. También puedes aceptar que el tigre esté ahí y te olfatee, lo cual es la aceptación en calma que puede hacer que la situación de estrés extremo cambie, si ves que huír no es buena opción. Pero en la vida diaria, tienes que apartarte como forma de estrés para que opere la Inteligencia Infinita. Eso es términos prácticos indica que dejas de preocuparte internamente y que comienzas a ocuparte externamente a través de aceptación de lo que "está pasando en el presente" con las tres acciones mencionadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario