Páginas vistas en total

viernes, 25 de noviembre de 2011

EL ODIO

Nosotros no sabemos que todo está conectado en un nivel profundo en el universo. Tenemos un ego que nos hace ver como entidades separadas de los demás y en general de todo lo que vemos. No somos conscientes de la interdependencia de los fenómenos por dos razones: no nos han hablado de ellos nuestros mentores y nosotros personalmente, por la hipnosis del condicionamiento social, no solemos investigar qué es la vida y de qué estamos hablando cuando hablamos de vida. Odiar a una persona siempre es la voz de una herida interna. Nadie puede dañarnos si no estamos ya dañados por dentro. Y si alguien nos daña por primera vez, siempre es producto de su consciencia limitada. Cuando odiamos estamos vibrando en una frecuencia baja y nuestro campo magnético es muy vulnerable. Cuando odiamos solo nosotros nos hacemos daño. El odio jamás arregla nada. Odiar es contaminar toda la existencia, ya que no hayn barreras reales entre lo que llamamos "yo" y el resto del universo. Cuando odiamos estamos diciendo que en realidad odiamos a toda la vida, porque no hay separación real. El odio es el producto de la memoria. Pasamos una experiencia actual por el filtro de la memoria. Solo nuestro ego odia, nosotros no lo hacemos porque nosotros sabemos que no hay hostilidad en eso "de ahí fuera" que nuestro ego considera amenazante. El ego ve enemigos por todas partes.  El odio es un mensaje de nuestro ego cuya función es hacernos sentir permanentemente amenazados y asustados . El ego no desea que sepas que en todo ser humano solo existe bondad y amor. El ego desea que sientas hostilidad, miedo y decepción por lo que hacen los demás. Nosotros generamos nuestra experiencia sensorial, por lo tanto cuando odiamos, odiamos algo que nosotros mismos hemos elegido a un nivel subconsciente a través de la ley de atracción. Odiamos porque creemos que nuestra fuente nos ha abandonado, lo cual es imposible. Odiamos porque creemos que el Amor nos ha abandonado, lo cual es absurdo. El odio no es más que una construcción mental que hacemos cuando no comprendemos una experiencia sensorial, la pasamos por el filtro de la memoria y reaccionamos como en el pasado. Pero ahí fuera no hay más que datos sin interpretar. El odio es producto de una ilusión y toda ilusión cae siempre ante la sabiduría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario