Páginas vistas en total

jueves, 6 de octubre de 2011

MÁS QUE HUMO

Las muchas cosas que pasan, los interminables sucesos de tu vida, todos los hechos por los que pasan son fugaces y transitorios. Esas experiencias llegan a ti siendo importantísimas. El ego las toma como algo absoluto e irreductible y entonces es cuando estás a merced del mundo. "Me robaron, mi esposa me dejó, me quedé sin trabajo, mi hijo se ha ido, el coche se ha roto, la crisis económica, ella no me quiere ni me llama, él no hace lo que espero". Todas las conversaciones entre las personas parecen estar llenas de estos contenidos, más todos son solo eso: contenidos intercambiables. Cada momento pasan cosas, todo el tiempo. En realidad siempre estamos en el Ahora y parece que pasa el tiempo porque su contenido es "móvil" y eso nos da la ilusión del tiempo. Pero todas las veces que pasaste cosas malas, cosas buenas, que estabas enfermo, que estabas enamorado, que se te vinieron abajo los sueños, que te premiaron, que disfrutaste, que no disfrutaste, que pagabas facturas, etc....todos hechos tan radicalmente importantes para el ego, pasaron ahora. Siempre fue Ahora. Cuando me operaron de cáncer, fue ahora. Cuando me curé fue ahora, cuando expuse aquí o allá fue ahora. Siempre he estado y tú también en el Ahora. Pero el mundo es tan convincente...las muchas cosas que pasan son tan relevantes para el ego que no te permite ver lo que son realidad: formas que llegan y se van, formas que vienen de la nada y en la nada se disuelven. Entonces las situaciones de vida eclipsan todo el tiempo la Vida por debajo, ese silencio profundo sin el cual las "muchas cosas que pasan" no podrían darse. Estamos en un punto de la evolución en el que el soñador puede soñar despierto. Crear formas en el mundo, jugar con ellas, disfrutarlas, pero sin perderse en el mundo de los sentidos. ¿Y cómo hago me dirás? Las muchas cosas que pasan me atrapan a cada rato....las facturas, los hijos, los amores perdidos, los amores ganados, los enemigos, ese que odio, aquella a la que envidio....mis ex-parejas, mis ex-jefes....todo eso llega fingiendo ser el eje central de tu vida, pero si lo analizas en profundidad, no es más que humo...todo eso que tanto te ha consumido la salud, la mente, las energías...ahora es Humo. Toda esa preocupación de hace cinco años, de hace diez años, de hace veinte años que te llevó tantas veces a la enfermedad, a la vejez, a no vivir....ahora es Humo. Una nueva civilización pide gente que se haya rendido ya al dolor...que ya lo de como sentado en la condición humana y lo vea tal cual es: humo mental. No se nos pide no actuar, quedarse mirando fijamente un punto en el techo...sino relativizar toda situación de vida y encender al máximo la conexión con la Vida que somos debajo de todos esos hechos tan extenuantes. Qué dicen las noticias en los periódicos y en la televisión? ¿habla algún periodista del Ser Interior que subyace debajo de todas las formas? ¿Hablan de cómo la mente crea la realidad y los supuestos problemas que no son más que diferentes ratas vibratorias de la energía? ¿Es esa información exacta? Tienes derecho a investigar por tí mismo qué narices es la realidad. ¿Sabe el presidente del País que su cuerpo está hecho de átomos que están totalmente vacíos? Investiga por ti mismo. No te quedes con los hechos de otros....el otro no es más que otro ego y es una cualidad del ego estar desinformado. Tienes el derecho divino de investigar a fondo al menos qué y quien no eres. No estamos aquí para pasar de una preocupación a otro como un mono loco, que no sabe otra cosa que hacer. Estamos para expandir los límites de nuestra percepción. La Vía Láctea se ha sostenido todos estos años en órbita pese a nuestras diarias preocupaciones por la hipoteca. Es evidente que la vida tiene una renta y que una cosa llamada dinero es muy importante. Pero quizás su fuente no sea la que pensamos. Despertar en el sueño implica crear formas desde un estado mental más ligero y despreocupado. Hace diez años estabas preocupado por lo mismo de ahora...recuerda todas esas noches sin dormir. Quizás haya que cambiar el enfoque. Pensar se ha vuelto una adicción, una disfunción tremenda que nos aleja de la perfección del momento presente donde "todas esas malditas cosas pasan". Siempre pasarán cosas, una tras otra...pero quizás no tengan tanta importancia. Quizás el mundo no sea tan sólido y radical y se pueda crear formas de un modo más armonioso. De todos modos ahora mismos las semillas de tomate del planeta están germinando ajenas a mis desamores y desengaños. Quizás no haya más que rendirse al momento y captar su Belleza, traiga lo que traiga, sin obstinarse en que eso que trae "está mal". Quizás no lo esté....este puede ser el punto de la transformación de tu vida. Cuando el presente ya no es un enemigo, el Ser y su Belleza entra en todo lo que haces y lo enciende. Es como si brillara en cada uno de tus actos. Los actos de los demás ya no te cautivan tanto ni los juzgas de un modo tan cansado. Los otros son forma jugando. Quizás la infelicidad no sea más que humo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario