Páginas vistas en total

martes, 25 de octubre de 2011

¿QUÉ NARICES ES ESO DEL EGO?

No existe ningún delfín en el planeta, ninguna montaña, ni margarita o bacteria que no vayan a tocar su cumbre como criaturas del universo. No existe ningún quark (la partícula más ínfima que se conoce) que no viva con visión y propósito.

La gran diferencia entre un humano y un perro no consiste solo en el desarrollo de la complejidad de su sistema nervioso, de su cerebro, sino en que solo los humanos tenemos algo llamado EGO. Salvo el ser humano, ninguna otra criatura tiene ese comentarista en la cabeza, que actúa siempre como un loro descontrolado, que está todo el santo día diciéndote tonterías  e insistiendo para que las creas. Algunos autores como Miguel Ruiz le llaman "el parásito" porque nuestro ego, nuestro falso yo, es realmente un parásito síquico que te come toda la energía. Esa es "su función". Si tú logras identificar al parásito en ti, yo le llamo "bichejo" y conoces su estructura, la felicidad comienza a convertirse en un asunto serio en tu vida y en una prioridad.
En estos momentos tú convives con varias dimensiones de ti mismo, que son en realidad todas las dimensiones del universo. Digamos que existes en varias capas. Según tu grado de profundidad en el vivir, puedes comprender mejor qué no eres. Lo que eres es algo insondable. Eres todo el universo y eso es algo que no se puede describir. Pero sí puedes experimentar estas certezas cuando hayas abandonado el dramatismo en el vivir.

Para acceder a una felicidad orgánica, a una felicidad asentada y consolidada que no la derriben a cada rato "las circunstancias" necesitas cultivarte. Necesita quitar capas y capas de condicionamiento adquirido. Necesitas domesticar al parásito, hacer las paces con el bichejo.

Convives en estos momentos con tu Espíritu Incondicionado, con quien eres realmente y con el bichejo, el ego. La mayor parte de la humanidad, sobre todo en Occidente, está entrenada a vivir solo desde las voces del bichejo.

Veamos qué narices es eso del parásito o Ego.
El Ego es una idea errónea que tienes de ti mismo, es un concepto, un "objeto mental" sobre ti como algo separado del resto de la existencia, de la fuente de su vida, de los otros  y en permanente amenaza. Esa es "su estructura". Esos son los cimientos del parásito: "EXISTO APARTE Y PUEDO MORIR EN CUALQUIER MOMENTO". Esa es la visión del mundo que tiene nuestro loro en la cabeza y ya sabes, su función es darte todo el día un telediario del horror sobre lo que es "tu vida" y "tus asuntos". El ego come algo diariamente y a todas horas, esta es su comida preferida: pensamientos compulsivos y negativos sobre tu vida, la Vida, la vida de los demás, etc. El Ego quiere que veas en el universo a un enemigo, esa es su función. Está todo el día machacando  el cerebro con pensamientos negativos, de miedo, de desvalorización, de ansiedad, de depresión, de tristeza, de impaciencia. Ante todo el ego no quiere que sepas quien eres realmente: Espíritu Infinito, no condicionado. El ego no desea que estés en paz. El Ego, el parásito, el loro en la cabeza, quiere que estés siempre inquieto y dramatizando por absolutamente todo. El ego quiere que pases por el día con una actitud de victima y que realmente creas que ahí fuera hay un gran enemigo que está ahí para quitarte tus cosas, tus afectos, tus juguetes y que en cualquier momento puedes morir desnutrido y enfermo y además, solo. Esa es su misión. El ego ha sido creado por la misma Consciencia Infinita, o al menos esa es mi teoría, para que exista algo llamado: evolución espiritual. Sin ego, sin ese tremendo coach que tenemos, no existiría el camino espiritual ni el desarrollo del potencial infinito del hombre.  No existirá la expansión humana. Cuando descubres la esencia del ego, su estructura, has dado un paso formidable como Ser- Humano (tus dos dimensiones importantes): EL SER Y EL HUMANO, lo no manifestado y lo manifestado. Porque ahora ya sabes que  narices es el loro ese que te machaca la mente todo el día con su continuo telediario de atrocidades sobre tu drama vital.
Hay una prioridad en el ego: no desea que veas tu grandeza, no deseas que sepas que eres Vida a secas y quiere que pases  todo el santo día en un estado de estrés por "tus asuntos".El ego quiere que estés toda la jornada pendiente de ti mismo y de tus problemas.  En otro plano de la realidad, el Ego quiere que vibres siempre en frecuencias bajas. Recuerda que eres energía vibrando en diferentes frecuencias. El ego quiere que pienses que la felicidad y el bienestar son siempre de naturaleza externa y que tú no tienes ningún control sobre tu energía mental. El parásito hará todo lo que esté a su alcance (el parásito te conoce bien, conoce tus puntos flacos) para que no descubras que tú eres PAZ INFINITA, una paz que está más allá de todo acontecimiento y que esa paz es siempre, SIEMPRE, tu responsabilidad y que solo tú puedes elegirla.
El parásito quiere que pases por la vida preocupado, ansioso, temeroso y siempre amenazado por algo que también es un invento del parásito que se llama: "los otros". Los otros son por supuesto, otros egos, otros parásitos. Has de entender esto usando tu voluntad y tendrás que pactar contigo mismo momento a momento durante el día: tu ego quiere tu infelicidad. Quien eres realmente quiere tu realización. Tu realización ya existe en tu depósito vibratorio. Tu realización existe mucho antes de tu nacimiento. Tú tienes un depósito energético  dónde todos tus sueños están ya realizados. Cada vez que emitiste un deseo al universo, se fue creando ese depósito. Cuando te sientes feliz y agradecido por todo lo que tienes, cuando trasciendes tu dramón vital, eres un homólogo vibratorio de tu depósito y es cuando se suceden los milagros y los sueños se cumplen. Pero te tienes que convertir en un entrenador hábil de parásitos. Tienes que convertirte en un experto de tu propio parásito y descubrir cuáles son los principales pensamientos negativos que consume a diario. Porque por ahí te tiene pillado el parásito. Esa es su comida favorita. Puede que sea que te sientes no valorado como profesional o siempre te sientes solo, o siempre estás enfermo. Por lo general la estructura del parásito en todos los humanos es "qué mal me va todo" Pero dentro de esa gastronomía del ego, hay postres y platos favoritos que solo le gustan a "tu ego" y se repiten la mayor parte del día, como por ejemplo: "nadie me quiere ni me valora".
Una vez que sabes qué narices es eso del Ego, estás listo para avanzar porque ya puedes cogerle por los cuernos cuando el ego pide cada día su comida. Y en lugar de dar de comer al bichejo, puedes alimentar su Espíritu, quien eres realmente. Un ser capacitado internamente para ser feliz sin causa alguna. La felicidad es siempre algo interior que luego se exterioriza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario