Páginas vistas en total

domingo, 18 de abril de 2010

EN LAS CENIZAS DE LA DEVASTACIÓN, BRILLA UN DIAMANTE


Quiero agradecer a todas las personas que me ha comentado que leen este blog, sean o no seguidores, por su invalorable aporte a mi aún torpe condición de escritora. Todo el contenido está meticulosamente estudiado antes de aportarlo a vosotros, intentando documentarme lo suficiente y buscar dentro de mi corazón… esta voz disfrazada de palabras.


ENTRE LAS CENIZAS DE LA DEVASTACIÓN, MIRA BIEN…EL AMOR BRILLA COMO UN DIAMANTE.

Nunca hubo más comienzo que el de ahora

Ni más ancianidad ni juventud que ahora.

Y nunca habrá más perfección que ahora.

Ni más infierno o cielo que ahora.

Walt Whitman

Cuando sientas que la devastación ha llegado a tu vida en forma de una experiencia de pérdida, una expectativa no resuelta como tu mente esperaba, un dolor emocional intenso, una enfermedad, un enfrentamiento con otro humano, una sensación de poca valía personal….mira bien. En medio de las cenizas, brilla el amor como un diamante. Es en esas situaciones culminantes que más debes rendirte al Ahora. Rendirte no en términos de derrota, sino de entrega al momento con todo lo que este contenga. Sea lo que sea que contenga el Ahora, es perfecto. .Debes rendirte a la Inteligencia inherente a todas las cosas. Al mundo de las diez mil cosas como llama Lao Tsé al mundo de la experiencia. Parece que en esa situación extrema (extrema para el ego juez) el amor se ha retirado. El ego, nuestro falso yo opina que en esa situación que estás viviendo tan fuerte emocionalmente, el Amor se ha apartado de ti. Pues no sólo no se ha retirado, sino que te susurra (el amor nunca grita) que está más presente más que nunca y que avisa, a través de esa experiencia emocional fuerte, que has perdido el contacto con tu fuente de paz interna. Mires dónde mires, si refinas tu consciencia, verás Amor. ¡No puedes ver otra cosa, porque no la hay! Aunque las voces interiores del ego juzguen la situación como desamorada, el amor no puede estar ausente. Ya que todo en el universo es Espíritu, Energía, Inteligencia….todos nombre de lo mismo: Amor.

Sólo necesitas que el ego se calme. Puedes decir: “puedo elegir la paz o esto”. Elijo la paz. El ego dirá muchas cosas: que eres poco amado, que no mereces ser atendido, que lo que está pasando está muy mal, que la otra persona te ha herido, que tú eres tonto, que siempre te pasa lo mismo, que deberías preocuparte mucho, etc, etc. Deja que el loco que todos llevamos en la cabeza diga su discurso un ratillo. Míralo con compasión, como quien mira a un perrillo ladrar y ladrar. Sé un testigo del loco que llevas en la cabeza y ríndete…al momento. ¿Qué significa rendirse? Que pase lo que pase, esto también pasará y que aunque ahora no veas el significado de lo que ocurre, más adelante el mensaje sonará con claridad. En medio de esa devastación brilla el eterno diamante del Amor. Que pase lo que pase estás sostenido y eres amado, aunque en ese momento el ego diga todo lo contrario. Mira a tu alrededor, mira los objetos, las personas, los muebles, las plantas, las mascotas, el tráfico, los semáforos, los viandantes, los árboles, el cielo, las constelaciones lejanas, los microbios, los insectos, las motas de polvo, los autobuses, las luces de la ciudad, el silencio del campo, un mendigo orinando, otro borracho, una pareja besándose, otra peleando, un anciano mecerse en su bastón….¿hay algo en todo eso que no contenga amor? Cuando sientas que el amor te ha abandonado…espera. Yo lo sentí hace unos días… Mira bien. Busca el diamante. Por doquier el Amor levanta sus tejidos y te envuelve en su cándido abrazo, en su eternidad que te pertenece. En su brillo que ahora emana de ti. No pienses que no sufro por escribir estas cosas. No pienses que he superado la adversidad por compartir contigo, cómo superarla. Sencillamente te hago testigo de mi alquimia. De mi transformación de mi plomo en oro. De mi carbón en diamante.


Fotografía: Carlos Velazquez

2 comentarios:

  1. Hola sigo leyendo tus magníficas entradas. Yo también he reconocido que detrás de cada experiencia dolorosa, siempre está el amor. El amor por uno mismo, nuestra propia esencia que permanece imperturbable. Por cierto, el periodista al que aludes antes es David Cantero, el de los telediarios de los fines de semana. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga! Muy bella estás en esa foto! gracias por leerme. Bueno, parece que no hay ni un sólo humano en el planeta que no haya venido a aprender a soltar, amar sin apego, permitir, comprender, conocerse a sí mismo. Yo soy sólo un alumno más del cole. La entrada que más me gusta de este blog es la de los cuatro pactos de amigabilidad con el universo, que anda por ahí. Te invito a leerla. ¡yo misma la leo! teniendo en cuenta que cuando escribo, no soy Cristina, sino alguien más profundo, la verdadera identidad que soy. Te quiero mucho por ayudarme a ayudar!! Y tú también me ayudas. Un beso enorme

    ResponderEliminar